8 años de LA ROCKA

LA ROCKA No. 143Cumplimos otro año de existencia. Arribar al más curvilíneo de los números entre balazos y granadas, decapitados, secuestros, corrupción gubernamental y, de pilón, lágrimas de quinceañeras yustinbiberianas, no nos permite celebrar como nos gustaría.

Es que estamos mal en la ciudad, muy mal. Tal vez atravesamos el peor momento en los cuatro siglos de historia de Nuevo León, y ante ello es válido preguntarnos: ¿conviene una fiesta ahora?

El pesimismo –no la desesperanza– ensombrece el aniversario de LA ROCKA. Nuestra entidad está condenada a sufrir varios meses (o años) adicionales de inseguridad y violencia a gran escala. Con esa perspectiva no se antoja algo más que un pastel en la intimidad de la oficina.

Pero en el mismo contexto grisáceo que nos toca vivir, reconocemos que es urgente emprender acciones que coadyuven a superar la crisis actual lo más pronto posible. Estamos obligados a actuar las personas, las instituciones, las empresas…

Los medios de comunicación en particular debemos participar con entusiasmo y sin escamotear a la sociedad nuestro enorme potencial como agentes transformadores de la realidad. Es hora de que todos los medios, desde los corporativos hasta los sitios web de una sola persona, aportemos para que Nuevo León (y México entero) salga del abismo.

Por cierto, será buen momento para ver si las empresas de radio y televisión prefieren seguir explotando el negocio jugoso pero repugnante que les representa programas nefastos y dañinos (ya sabemos cuáles son), o si cooperan en la reconstrucción social que exige Nuevo León.

“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, decía el Hombre Araña. Si los dueños y directivos de las televisoras y radiodifusoras tuvieran sentimientos arácnidos, seguramente cancelarían dichas emisiones y harían lo posible por sumarse al esfuerzo colectivo –incluso encabezarlo– que hoy requerimos en el Estado.
 

Pero cada quien lo suyo, dejemos que los otros medios actúen como mejor les dicte su conciencia. En el caso de LA ROCKA, aprovechamos la coyuntura del 8 aniversario de nuestra publicación para ratificar el compromiso –que siempre ha existido– con la sociedad y con los jóvenes en particular.

Para que quede más claro: LA ROCKA organizará, patrocinará y promoverá algunas actividades que esperamos contribuyan al saneamiento social de Monterrey y Nuevo León. Sin ser propiamente la función de un medio periodístico, sí podemos realizar el esfuerzo de intervenir y apoyar en rubros que han sido golpeados o son víctimas del descuido institucional. De algo servirá.

Tal vez lo más importante, sin embargo, es reivindicar la bandera de independencia y autonomía de LA ROCKA en términos periodísticos.

Además del embate del crimen organizado, Nuevo León sufre una era de contubernio entre gobernantes y medios de comunicación (no todos, pero casi) que también daña y debilita severamente el ecosistema social.

La repartición de tajadas millonarias de presupuesto oficial ha envenenado la relación entre el gobierno y los medios. La mayoría (de ambos bandos) prefiere quedarse con el botín que cumplir su compromiso con la población.

LA ROCKA podría fácilmente participar en ese juego perverso –tanta falta nos hace el dinero– pues contamos con una ventaja que casi ningún otro medio impreso tiene: un público muy numeroso, estimado en más de 100 mil personas por edición. A qué gobierno no le gustaría tenernos de su lado.

Pero aunque sea doloroso para las finanzas, preferimos conservar a LA ROCKA libre de esa corrupción que, por cierto, se manifiesta con toda claridad justo cuando los medios llegan a un aniversario: en tales ocasiones, sus páginas y espacios se llenan de desplegados de felicitación pagados por gobiernos de todos niveles, diputados y organismos que trabajan con dineros públicos. Un robo.

En vez de caer en la tentación de prácticas repugnantes, LA ROCKA ratifica su postura como medio crítico, autónomo en sus decisiones y línea editorial, ajeno a intereses partidistas-políticos-empresariales, independiente y únicamente comprometido con el ejercicio periodístico (y por lo tanto, con la gente).

Si ya duramos ocho años así, bien podemos aguantar ocho más.


Aprovechamos para agradecer a quienes de una u otra manera han brindado su apoyo a esta aventura editorial. Imposible nombrar a cada una de las personas que en el laspso de ocho años han contribuido a que LA ROCKA siga existiendo, pero la ayuda, el apoyo, el abrazo, el consejo que nos dieron alguna vez, han sido fundamentales. Gracias sinceras. 

Editorial publicado en LA ROCKA No. 143.



Intro 143
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...