'Con la muerte no termina la historia'

Ustedes y yo tenemos algo en común: no somos críticos de cine. Sin embargo, al ir viendo películas durante un largo tiempo por mero gusto personal, me he dado cuenta que uno de los aspectos importantes del cine, y del trabajo de un director, es la forma de contar una determinada historia.

El pasado domingo tuve oportunidad de ver la película Incendies, que en nuestro país ha sido titulada La mujer que cantaba; fue nominada al Oscar como mejor película extranjera.

Se estrenó en 2010 durante la edición número siete del Festival Internacional de Cine de Monterrey, sin embargo, apenas en este 2012 ha sido presentada en el circuito de cines comerciales.

A partir de la idea de que “con la muerte no termina la historia”, el director canadiense Denis Villeneuve nos muestra a los gemelos Jeanne y Simon Marwann, a quienes durante la lectura del testamento de su madre, ésta les da a conocer por medio de una carta que tanto su padre, al que daban por muerto, como un hermano desconocido, están vivos, y los insta a buscarlos, desatando con ello una serie de sucesos que los llevará a descubrir... otra historia.

El guión está construido en diversos capítulos, a través de los cuales se va develando una trama completamente nueva e inesperada.

Nosotros somos los espectadores que acompañamos todo el tiempo a los dos hijos en su búsqueda. Nos identificamos con su sentimiento porque el director se encarga de irnos mostrando el mapa paso a paso; no corremos, caminamos y atestiguamos.

Un rompecabezas exquisito que se forma con la libertad de ir uniendo piezas sin prisas ni antelaciones, cada una con la que corresponde.

No es contada, la historia, de una forma lineal, sino que va y viene en el tiempo; asiste al pasado no para recordar sino para descubrir. El presente no es tan seguro ni tan firme como se pensaba. Lo que creíamos conocer es nada.

Una película impactante que se quedará por mucho tiempo en nuestra memoria. Una historia que sacude y mantiene atento hasta al más irrespetuoso de los asistentes, y vaya que ésos abundan hoy en día en las salas.

“Con la muerte no termina la historia”, dice uno de los personajesm y creo que ahí, en esa línea, radica la apuesta del director canadiense.

Como una gran suma a la película hay que destacar el soundtrack, que incluye temas de Radiohead colocados de una manera excepcional en escenas donde la melancolía de la imagen parecía ser la misma de la canción.

Hay que decir que es una película larga (dura más de dos horas) y que podría resultar un tanto fuerte para algunos, sin embargo, aparte de mantener una historia sobre las atrocidades de la guerra en Medio Oriente, a su lado también se desarrolla una historia de amor que insta a terminar con una cadena de odio.

Si tienen oportunidad véanla, es una buena opción en las carteleras.



La mujer que cantaba
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...