Inspector en Estados Unidos: Crónica desde la carretera

Aquí se viaja en el tiempo de noche

Inspector en AustinAustin, Texas, es la primera parada de este fin de semana durante la gira por Estados Unidos de Inspector.  Esta parte comprende, aparte de la ciudad ya mencionada, Houston, Dallas y Las Vegas. Nada mal para trabajar justo en la mitad del mes de agosto.

Cuando pienso en esta ciudad irremediablemente la asocio con música. Sí, seguro es por los dos festivales importantes de música independiente que hay en esta ciudad (Austin City Limits y South by Southwest), pero también por conversaciones de amigos y lo que me ha tocado ver, que aquí la música está por todos lados. Austin se pronuncia con ritmo y melodía.

Del camino no puedo decirles mucho: me la pasé dormido. Cada vez es más largo el peregrinaje para cruzar la frontera. El calor no da tregua y al estar detenido en la fila avanzando a cuenta gotas, los climas languidecen.

Parece irónico pero en Estados Unidos es cuando más comida mexicana comemos. Esto es porque los empresarios de los conciertos la mayoría de las veces tienen algún patrocinio de estos restaurantes y es ahí a donde nos invitan. Con todo, no logramos acostumbrarnos a los “big sizes” en las comidas de este lado.

Deteniéndome un poco a pensarlo, la verdad es que hay una gran cantidad de restaurantes de comida mexicana de este lado de la frontera. Eso debería ser una referencia o simplemente un indicador la importancia de la comunidad mexicana y latina en esta país. Y he de añadir que en estos negocios, los cuales los hay de distintas categorías, no solamente son paisanos quienes los frecuentan.

Como el restaurante de “Nacho”, al que hemos sido invitados. Un lugar decorado con matices muy nacionales pero que no dejan de tener un aire exótico. Eso sí, nada de “mexican curious”. Es más bien como el México visto desde afuera.

Al salir del lugar no dejo de pensar en esas otras historias de las que habla J. M. Servín en su novela Por amor al dólar, las que no tienen que ver con desiertos, familias separadas, deportaciones y soledad, sino con pequeños y personales triunfos. Las historias de los que se quedaron y lograron entablar una buena amistad con el dólar. Y sí, no todos los paisanos aquí tienen historias tristes ni todos tienen el sueño de regresar un día a su país.

Después de la comida y algunas entrevistas para televisión regresamos a nuestro hotel. Los que han manejado en la carretera necesitan un buen descanso y los demás no desaprovechamos un rato para dormir “again”.

El downtown de Austin figura al lado derecho del freeway. Vamos camino al concierto. Algunos edificios se alzan rompiendo el infinito oscuro del horizonte mientras Bon Iver canta solo al piano. Resulta que justo en ese momento voy escuchando a este músico y por alguna razón me hace pensar en cómo puede ser una noche en alguna ciudad pequeña y silenciosa de los “united”. Eso me lleva a recordar la película Mi vida sin mí, ésta en su canción interpretada por Alpha, lo cual me lleva directamente al cajón donde guardo en la memoria la ocasión en que Inspector tocó en el festival South by Southwest.

“La Rumba” es el nombre del lugar del concierto de esta noche. Ubicado en una estacionamiento grande con distintos negocios uno al lado de otro. Distintos, pero con algo en común: son mexicanos.

Antes de nosotros está tocando un par de bandas que se empeñan en detener el tiempo. Entre la luz baja, frente al escenario, hay una espacio grande que bien podemos imaginar como una pista de baile.

Los que han llegado esa noche me da la impresión que van buscando un pequeño pedazo de ese México que se les ha escapado por una de las rendijas por donde corre la vida. Vienen por recuerdos y se llevan su buena dosis cuando las bandas que tocan les avientan al aire sonidos de Caifanes, El Tri, Enanitos Verdes y hasta Maná. Aquí el tiempo no pasa, ahí radica la felicidad y el gozo de los que bailan, cantan, gritan y reviven. Todos y cada uno se remiten al rincón de la memoria que más les plazca y ahí se acomodan, ése es el boleto por el que se paga.

Comenzamos a tocar. El centro de  la multitud apostada frente al escenario comienza a abrirse.  El ritual del slam ha iniciado y con él el exorcismo individual. Llega un momento en que es tan fuerte que más bien parece una pelea, sin embargo nadie sale lastimado y al contrario, puedes verlos sonrientes. En cada golpe una frustración fuera; en cada empujón la sensación de estar vivos; en cada grito reconocer su propia voz en la noche, esa voz que de día muchas veces ha tenido que guardar silencio y cumplir órdenes.

Dos chicas “skingirls” se dejan ir hacia el remolino. Bailan y levantan los brazos. Entre los muchos mexicanos aparecen también algunos “weros”. Mueven la cabeza, no saben cómo moverse pero eso no importa, disfrutan a su modo. La chica punk de los ojos verdes y brazos tatuados toma fotos y cerveza. Un hombre que intenta volar cae precisamente sobre ella y por un momento la escena es cómica. Recupera la compostura y los demás siguen empujándose, bailando y cantando.

El concierto transcurre. Las canciones más coreadas son obviamente las más conocidas y algún cóver que reconocen en una versión muy nuestra.

Hemos salido avantes.  Piden otra canción y regresamos, aunque es difícil tocar más: el público ha tomado el escenario y lo ha hecho suyo. Es su noche, son sus canciones, sus recuerdos, sus dólares y su nostalgia. Y si nosotros con nuestra música podemos llevarles un poquito de su y nuestro México, entonces, durante el concierto, estamos en el mismo recoveco del tiempo.


Última escena de "Mi vida sin mí", la música es de Alpha.



Tags: Inspector  Austin  
Primera función: Austin
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...