Como llegar a un lugar conocido

Hago una parada en medio de la noche y a mitad de una carretera en Texas. El camino de regreso a casa es largo.
 
Continúo el recuento.
 
Llegar a Houston siempre ha sido como llegar a un lugar conocido, no solo en su estructura, sino con otro tipo de lazos. Cómo no va a ser así, si me atrevo a decir que la mayoría de los regiomontanos tenemos algún amigo o familiar viviendo allá.
 
Después de la comida, algunos nos desbalagamos en unas tiendas cercanas al hotel, de esas que acostumbran tener buenas ofertas. Ahí pasamos el resto de la tarde cada quien por su lado.
 
El concierto tiene buena asistencia. El lugar es de dos pisos y con una gran espacio libre frente al escenario. Me da la impresión de que es utilizado con otro tipo de público y música cuando no hay conciertos. Eso lo corroboro cuando me encuentro un saco celeste de pana que es utilizado por una de las bandas regionales que tocan ahí otros días. Sin embargo, las instalaciones son muy buenas.
 
Cuando llegamos al lugar del concierto escuchamos un cántico como de esos futboleros y al buscar de donde provenía nos dimos cuenta que se trataba de la "barra" del Dynamo de Houston, equipo de futbol texano.
 
Con brazos en alto, cánticos y ataviados de color naranja fueron entrando al recinto, donde antes de nosotros tocaban dos bandas locales.
 
En el camerino nosotros conversábamos con los amigos que ahí encontrábamos. Ninguna sorpresa, todo como de costumbre, hasta que se escuchó el alboroto al exterior.
 
Justo con la penúltima banda —de punk, por cierto— se calentaron los ánimos entre los seguidores de dos equipos y, como lamentablemente suele ocurrir, llegaron al enfrentamiento, pero nada que trajera graves consecuencias. La seguridad del bar llegó rápido y se hizo cargo del asunto. Eso provocó un ambiente como si hubiera sido cortado de tajo y luego continuara.
 
En fin, rozando la media noche subimos al escenario. El concierto fue muy bueno con la respuesta del público que cantaba casi todas las canciones del set list.
 
Big Javy entabló mucho contacto con los asistentes. Algunos subieron a bailar al escenario y el concierto parecía una fiesta de viejos conocidos.
 
Terminamos después de hora y media dispuestos a pasar por algún "drive thru", cenar y descansar, que la jornada del concierto en Dallas nos esperaba ajetreada.

Tags: Inspector  Houston  
Inspector en Houston
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...