Bandas, medios y público: los novios enojados

Cayó en mis manos un ejemplar de la edición española de la revista Rolling Stone, específicamente el número de marzo del 2013, donde aparece en la portada Jon Hamm, la estrella de la serie norteamericana Mad Men.

Al darle una revisada rápida, sin detenerme en ningún artículo en especial, sino sólo en los encabezados, hay algo que llamó mi atención: hay muchos textos firmados por españoles. Ustedes pensarán que es obvio, pero en sí, es un detalle que sobresale.

En la edición mexicana, si ustedes la revisan, se darán cuenta que las entrevistas o reportajes centrales - y casi todos los importantes- están firmados por periodistas norteamericanos; es decir, prácticamente se trata de una réplica de la edición estadounidense. Hay algunos nombres mexicanos por ahí entre sus colaboradores, como Chava Rock, Chema Arreola, etc; sin embargo, los textos, en su mayoría, están firmados por plumas extranjeras.

En la edición española no nada más hay nombres importantes como Diego A. Manrique; no sólo hay columnas escritas por músicos o periodistas españoles; también se habla en gran parte de música y artistas españoles, es decir, de música nacional.

Me quedé dándole vueltas al asunto y he llegado una vez más a la idea de que en una escena musical son tres los elementos que la conforman y se complementan: las bandas (su música), el público y los medios de comunicación. Cada una de ellas depende de la otra para que funcione el engranaje.

Las bandas necesitan los espacios en los medios de comunicación para difundir su trabajo. Los medios necesitan lectores interesados en las bandas. El público necesita grupos locales de calidad con las cuales haya empatía y noticias sobre ellos a través de los medios. Y por último, las bandas necesitan un público que las escuche.

Desde que tengo memoria por andar tocando, la queja generalizada ha sido siempre la falta de espacio en los medios para los grupos locales o “under”. Pero no nos hemos dado cuenta que esto se trata de una relación de oferta-demanda. Es decir, en palabras directas: si no aparecen en los medios es porque no hay una demanda. La oferta, podríamos decir, son las bandas y su música, pero su mera existencia es suficiente. Con sólo existir no basta para generar una oferta.

No quiero decir que no haya música o buenas bandas en la ciudad, claro que las hay. Yo mismo he estado descubriendo algunas muy buenas.
Obviamente, habrá quien diga que ‘X’ banda o su música no son comerciales y por eso no entran en los medios. Debatir hoy en día qué es comercial y qué no lo es, es una pérdida de tiempo. Si haces música es para que sea escuchada por otros y, por ende, se necesita un medio de difusión. Ahora que haces música sólo para escucharla tú, pues es muy respetable.

Lo que sucede es que se ha roto el cordón que debería unir a todos los involucrados. Si los periódicos no hablan sobre bandas locales, o sólo publican de las más conocidas, es porque no hay una demanda. El público de estas bandas o simplemente de las bandas regiomontanas, no lo exige y no se interesa. Si fuera así, si los editores supieran que hay muchos lectores buscando esas notas, les aseguro que serían publicadas. ¿Cuántos de ustedes saben que en la edición del periódico El Sol hay un espacio dedicado exclusivamente a talento nuevo regiomontano? La verdad es que pareciera que a la gente no le interesa saber qué están haciendo las bandas noveles.

Pero, ¿por qué pareciera que a la gente no le interesa lo que se hace en casa? Porque los músicos locales no son pro activos. En resumidas cuentas: los grupos sólo esperan ser invitados a alguna tocada, suben su evento a Facebook y se acabó la promoción. No estoy generalizando, aclaro; sé de algunas bandas que buscan su propia forma de moverse; sin embargo sí sucede con la mayoría.

¿De qué quieren las bandas que se hable de ellos si no ocurre nada? No se puede escribir siempre de “tocan esto y sus influencias son tales”. No hay un discurso, no hay una postura: no tienen mucho qué decir. Eso lo he constatado yo mismo. Una banda debe saber promocionarse a sí misma y su trabajo. Una banda no sólo es de una tocada, debe siempre estar trabajando en algo. Para que la gente se interese en ellos, tiene que saber que están haciendo algo.

Justo en estos días se realiza un concurso para escoger a una agrupación que será parte del festival Corona Music, y lo que más me llama la atención es que veo nombres que jamás había escuchado. Bandas que se interesaron por un festival con miles de personas, pero que no hacen el “trabajo hormiga”. Los escenarios, tanto como el público, se van ganando poco a poco. El que gane este concurso, sin duda tendrá una oportunidad muy importante de ofrecer su trabajo pero ¿y después qué sigue? Estar ahí no les asegura ningún éxito; ése sólo llega con el trabajo de estar tocando y llevando su música a todos lados de la ciudad donde sea posible.

Por último, en lo concerniente a los medios de comunicación, estos atienden, como lo dije anterior, a una oferta y una demanda. Cada vez es menos rentable hablar de grupos locales porque no hay mucho qué decir. A eso hay que incluir la crisis actual en medios impresos en la que cada vez es más difícil publicar.

Las radios comerciales atienden a otros intereses; aún así, conozco programas donde pasan rock nacional, y cuando pregunto sobre las bandas locales, su respuesta es que no se acercan. Esto no quiere decir que todo lo que llegue tiene que ser programado. Tal vez no se programe en alta rotación, pero sí hay programas donde podrían tocar bandas locales. El punto es que ellos no buscan a los grupos y éstos tampoco a ellos.
De la televisión ni qué decir: sabemos la decadencia de nuestra televisión local.
Existen ‘los otros medios’, como las estaciones universitarias de radio y televisión, la radio estatal, y la radio, televisión y publicaciones por internet. En todos ellos es mucho más fácil recibir un espacio. Lo que ocurre es que en la mayoría de los casos estos medios son desdeñados, restándoles importancia por no ser los “masivos”. Tampoco ese desdén es tan injustificado. Hoy en día han proliferado páginas de internet sobre música en las que el ejercicio periodístico es nulo. No emiten opiniones, no aportan realmente nada nuevo, por eso a veces son poco leídas. Buscan su “acceso” (entrar gratis) a los eventos, pero no van más allá. Siguen mencionando cuántas personas fueron y a quién le aplaudieron más en sus reseñas y nada más. No estoy generalizando, pero en muchos casos así ocurre.

No hay crítica especializada. Necesitamos personas o periodistas que realmente manejen información; que entiendan lo que está sucediendo y lo sepan interpretar. Periodistas musicales comprometidos, que estén ahí donde ocurren las cosas. Aquellos que sepan ver lo que los demás no vemos de nuestra escena musical. Tenemos que aprender a criticar y ser criticados. Esa doble cara existente en la música en Monterrey no nos lleva a ningún punto.

En la década de los 90 ya ocurrió: las principales estaciones de radio tenían su programa de rock nacional y local. En televisión existió un programa emblemático,Desvelados, y después el espacio de Taller Abierto. En los periódicos hubo (y las hay aún, aunque más pequeñas) secciones dedicadas al rock local. Lo que hace falta es tocar la puerta y no sólo una vez. A veces esto se trata más de terquedad que de otra cosa.

El hecho es que no nos hemos dado cuenta que necesitamos unos de los otros: bandas, público y medios, y esta relación hoy en día parece de novios orgullosos y enojados: “que me hable el primero a mí”, “Por qué tengo que ceder yo”.

Las bandas o los músicos queremos tener más demanda. El público y los medios quieren tener más oferta.La oferta y demanda en la música local
LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...