Peña Nieto fue a Davos para peinarse bien el copete

¿Qué está haciendo el pobre de Peña Nieto en Davos? Misterio impenetrable.
 
Algún enemigo lo convenció de ir a la vaina esa donde una asamblea de notables discute las formas de pauperizarnos todavía más.
 
La escuadra mexicana daría risa de no ser porque precisamente representan a México. Veamos:
 
Felipe Calderón, quien sabe tanto como yo de finanzas, economía y política globales; el cuentachiles de Ernesto Zedillo, patriota que entregó los ferrocarriles a los gringos a cambio de una chamba más o menos flatulenta; el ya citado mexiquense, cuya mayor preocupación tal vez sea que los vendavales alpinos le desbaraten el copete.
 
Por qué no incluir en la embajada azteca a Fox, Medina, Maderito, Larrazabal –¿podrán competir sus quesos con los de Suiza?–, los hermanitos Moreira y ya, ahí le paramos.
 
¿Con quién y de qué va a hablar Peña Nieto? Los socios del club de Davos no van a ir al Cielo cuando se mueran, pero de tontos no tienen ni la punta de las uñas.
 
¿Platicarán con EPN de telenovelas, de la misteriosa muerte de la señora Mónica Prettelini?
 
No: Peña Nieto no sabe de qué murió su esposa.
 
¿La legión de perversos le recordará al precandidato que simplemente por razones de imagen debe comprarles a sus hijos fuera de matrimonio una que otra bolsa de sabritas de vez en cuando?
 
Lo que me aterra: ¿hablará en público el copetón?
 
Claro que algún siervo le escribirá el discurso, pero ¿podrá leerlo? ¿Y qué tal si se le ocurre tratar de hablar en ese curioso dialecto derivado del inglés?
 
Otra intervención en anglopeña y se cae el Big Ben, se ponen negros los acantilados de Dover y a los escoceses les da por usar calzones.
 
Hablo de gente hostil infiltrada en el equipo del ex Gober, pero rectifico. No: el adversario de Peña Nieto es Peña Nieto. Su arrogancia es como un enorme banco de niebla que le impide aceptar que, como toda la gente –bueno, en mayor proporción que las personas comunes– mete la pata.
 
¿Y cómo le vamos a pedir al sobrino de Arturo Montiel que desarrolle y ejerza la autocrítica?
 
Ellos son perfectos: nacieron para mandar y para robarnos.
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: La militarización de México se manifiesta, en ocasiones, de manera poco ortodoxa.
 
En Monterrey, troperos del Ejército participaron en la revisión de bombas, mangueras y contadores de varias gasolinerías.
 
En el puerto de Veracruz y Boca del Río, fusileros marinos hacen la función de agentes de tránsito. Los mandos militares están avalando que se humille al personal bajo banderas. Entonces, ¿para qué tanto entrenamiento, armas modernas y todo eso?
 
Los soldados, al igual que los civiles, tienen orgullo, y hombre o mujer que pierde el orgullo no vale nada.


Para eso nacieron
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...