Miércoles de Ceniza: días, meses, años de sangre

Miércoles de Ceniza: días, meses, años de sangre. En Nuevo León, la cosecha de La Muerte es generosa:
 
Apenas en agosto, el casino Royale; esta semana, el penal de Apodaca. ¿Qué sigue?
 
Mañana, el gobernador Rodrigo Medina y el secretario federal de Seguridad Pública, Genaro García Luna, se reunirán para llegar a un acuerdo sobre la población de reos por delitos federales recluidos en nuestras prisiones.
 
Será un diálogo entre hombres sordos y ciegos: no escuchan lo que no quieren escuchar; no ven lo que no quieren ver.
 
RM sabía que en el palacio negro de Apodaca la bomba iba a estallar en cualquier momento. Reporte Índigo lo confirma. Escribe el diario digital:
 
“Incluso las bandas dirigieron mensajes al gobernador Rodrigo Medina para advertirle lo que estaba sucediendo”.
 
Ni siquiera eran necesarios estos avisos. Dice Mauricio Fernández Garza, y dice bien, que “era de primaria” mantener en reclusorios separados a los sicarios de cárteles rivales.
 
Es difícil entender la escasa actividad neuronal de los hombres y mujeres supuestamente responsables de controlar a la delincuencia.
 
Tal vez no sea un problema de falta de inteligencia. Cuarenta y cuatro muertos, treinta sicarios liberados por sus propios custodios –con la complicidad de la cúpula–  nos dan derecho a pensar mal.
 
Ignoro si RM se da cuenta de que su futuro político está en el aire. Supongo que los políticos colmilludos entienden que la tragedia se reflejará en las urnas electorales.
 
Medina tendría que actuar con energía: algo que hasta el momento no le hemos visto. Reorganizar por lo menos el gabinete judicial y el equipo de seguridad; arrojar a las celdas a los empleados públicos manchados con la sangre de las víctimas.
 
Y hacer algo para abrir los canales de comunicación con la sociedad.
 
No es posible –ni productivo, políticamente hablando– cerrarse al diálogo, negar la información que por ley y hasta por conveniencia propia debe divulgar.
 
El escándalo es mundial y cobra más y más fuerza. Hasta la Comisión Nacional de Derechos Humanos se movilizó ya. Al reclamo de la ONU se sumaron Amnistía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
 
Todo el mundo dice lo mismo: si el gobierno de Medina no puede garantizar la integridad física de los reclusos, cómo va a poder proteger a la gente que circula por las calles o los campos.
 
Este señor, nuestro jefe de policía, el general Jaime Castañeda Bravo, ¿qué hace, a qué se dedica?
 
La calidad de la administración pública se nota en el profesionalismo de los colaboradores del jefe de gobierno.
 
Es triste, muy triste, y a la vez es para cabrear a Job tener que darle la razón al editorialista del rotativo defeño La Crónica, quien en una breve frase describió nuestra frustración:
 
 
Miércoles de Ceniza, jornadas de muerte y llanto. Con la tripa haremos el corazón. Hemos perdido todas las batallas, pero la guerra sigue y no podemos darle el adiós a las armas. Acobardados, confundidos, aturdidos, sin comandante ni orden de combate, tenemos que  dar la pelea como Dios nos dé a entender.


Vacío de poder
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...