Cosecha roja, ¿qué sigue?

La guerra se encona. De Torreón a Matamoros, el noreste arde.
 
Los penales de Nuevo León tienen, sin duda, el récord mundial de suicidios. Pobre tierra mía: los oficios más peligrosos son los de taxista y los relacionados con Seguridad y Vialidad, aunque por desgracia, los criminales están sacrificando a muchos jóvenes y niños.
 
Los narcos actúan con crueldad: supongo que su objetivo es sembrar el terror. Si esa es su meta, la están logrando. Es fácil controlar a una sociedad asustada.
 
Nuestros buenos vecinos y socios insisten: las matanzas que perpetran los cárteles son actos de terrorismo y los capos en cualquier momento se asociarán con Al Qaeda u otros grupos armados de integristas islámicos.
 
Esa alianza es viable.
 
El Estado mexicano no sabe, no puede o no quiere reprimir a las bandas de matones.
 
Si éstas se coaligan con los fundamentalistas musulmanes que hace rato cambiaron el Corán por la AK-47 y las bombas, entonces México entero será un escenario de fin del mundo: les daremos la razón a los mayas.
 
Pero no: en esa eventualidad, qué tanto tardan en llegar los gringos.
 
Mientras, ¿cuántas personas murieron ayer en NL? El tejido social está saltando en pedazos: desde nuestras viviendas nos vemos con recelo unos a otros.
 
Lo de menos es que nos afortinemos en casita: ahí también nos alcanzarán el granadazo, las balas perdidas.
 
¿Por qué esta saña contra criaturas y adolescentes, policías, sus familiares y los tránsitos? Es un asunto tan delicado y doloroso que no se vale especular.
 
Lo que vemos es un entendible malestar: ayer los agentes viales de Escobedo iban que no iban a la huelga. ¿Quién sigue, qué sigue?
 
En internet hay un sitio denominado El Diario del Narco. Ayer subieron un vídeo que graba las decapitaciones de dos halcones del Cártel de Sinaloa.
 
A uno le separaron la cabeza del cuerpo con una sierra eléctrica; con el otro emplearon arma blanca. Los verdugos, uno de ellos con atuendo militar de camuflaje, registraron las últimas palabras de una de sus víctimas. Dijo:
 
"Que si le piensan entrar al dedo (sic), que lo piensen bien porque no es fácil estar aquí y ya no vuelven para atrás. Con esa gente no se juega, que la gente del Chapo no es como la platican".
 
Al parecer se dirigía a los chamacos desorientados que en esta crisis absoluta ven a los matones como héroes. Los asesinos colocaron un mensaje sobre los cuerpos: "Esto les va a pasar a todos los dedos, Torretas".
 
Lenguaje codificado que entienden los pistoleros analfabetos. Lo que comprendemos todos es el idioma del terror.
 
Todo está en los libros; en su Edipo Rey nos dice Sófocles: "Así se me consume mi patria con infinitos muertos".
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: Oficialmente, no fue un atentado. Estalló un vehículo a cien metros del secretario norteamericano de Defensa, Leon Panetta.
 
El episodio ocurrió en la pista de aterrizaje de una base militar británica en Afganistán. En siglo y medio, los afganos han derrotado a tres imperios. Si no fue un intento por matar a Panetta, entonces ¿qué diablos fue?


Tags: narcoguerra  terrorismo  
El idioma del terror
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...