Cuba nunca fue el infierno, pero tampoco será el paraíso

Cincuenta y tres años de autoritarismo radical envuelto en un socialismo híbrido —mitad antillano, mitad estalinista— no fueron suficientes para educar al pueblo cubano en la cultura del ateísmo, una de las metas más importantes del materialismo dialéctico.
 
En Rusia las cosas fueron todavía peores: aquí y allá los templos se llenan de fieles.
 
En Santiago y La Habana hubo acarreados, pero también católicos sinceros quienes buscan, en el dogma y los misterios, el bienestar que no tienen.
 
La inmensa mayoría de las personas necesita creer en una confesión religiosa que los acerque a Dios.
 
Los italianos, para variar, dieron con la solución: vivir en la contradicción de ser comunista militante y católico practicante. Su organización ya es vieja y se llama "Comunistas Católicos de Italia". Ni la Iglesia ni el partido los ven con buenos ojos, pero a ellos les vale un adarme.
 
Quizás algo así surgirá en la Cuba que surgirá a la muerte de Fidel. Benedicto XVI mostró garra y casta, valor y temperamento. Se las cantó claras a Raúl Castro y la nomenklatura.
 
En el Santuario de la Virgen del Cobre rezó por los presos políticos que se agostan en las prisiones cubanas.
 
Se pronunció a favor de que se reúnan las familias separadas por la Revolución, y todavía le sobró aliento para orar por los negros —mí no entender: desde enero de 1959 hasta las más moderadas manifestaciones de racismo fueron puestas fuera de la ley con amenaza de graves castigos para quien discrimine a seres humanos de piel oscura— y Haití, país mártir que a dos años del macrosismo no ve la suya.
 
El presidente Raúl Castro Ruz y el sucesor de Pedro dialogaron en privado 55 minutos en el Palacio de la Revolución.
 
Es imposible disimular las fisuras que debilitan al partido y al gobierno.
 
Al término de la reunión, Marino Murillo, vicepresidente y zar de la Economía, declaró, tajante: “En Cuba no habrá reforma política”.
 
Bah: puede leer en voz alta todos los libros y manuales que se han publicado sobre el marxismo, irse a Nepal a subir al Everest o empuñar el machete y salir a la zafra: da lo mismo.
 
En cierto sentido, dice la verdad: en Cuba no habrá cambios; el actual sistema será destruido y otro régimen tomará el poder.
 
Uno recuerda con tristeza los años heroicos, cuando Cuba era la esperanza de millones y millones de hombres y mujeres.
 
Hoy, signo de los nuevos tiempos, el Papa oficiará una misa en la Plaza de la Revolución: plancha de concreto donde el joven Fidel, con la oratoria y el ejemplo, galvanizó no sólo a su pueblo sino a jóvenes, adultos y ancianos de los cinco continentes.
 
Por fortuna, mucho sobrevivirá al fracaso.
 
Te saludo, comandante Guevara. Los dioses te amaron: no bebiste el vino amargo de la derrota. Seguirán ardiendo chispas de lo que fue gigantesca hoguera.
 
Se derrumbó el edificio, pero nuestros hijos y nietos lo volverán a construir: la alternativa es el capitalismo salvaje.
 
La Iglesia católica sobrevivió a peores crisis. ¿Por qué no podrá prevalecer un socialismo humanista?


Socialismo humanista
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...