Prometen, para ya, ley contra el lavado de narcodólares

Por fin recibimos una buena noticia:
 
Mary Telma Guajardo Villarreal —no sé por qué creo que es norteña—, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, prometió que antes del 30 de este mes —día que termina el período ordinario de sesiones— será aprobada la Ley Contra el Lavado de Dinero.
 
La legisladora también se comprometió a incorporar a la legislación lo que hasta ahora es la iniciativa de la Reforma Política.
 
La agenda de San Lázaro está sobrecargada, pero Guajardo Villarreal garantizó que, por lo menos, los padres conscriptos darán luz verde a estos dos paquetes.
 
Manlio Fabio Beltrones y José Guadalupe Acosta Naranjo, presidentes de las Mesas del Senado y la Cámara Baja, respectivamente, apoyaron la posición de Guajardo Villarreal y dieron a entender que, de ser necesario, se tramitará la puesta en práctica de un período extraordinario de sesiones.
 
Y es que a todo el mundo se le está acabando la paciencia: el diputado del PT Mario Di Constanzo recordó que entre 2006 y 2009 se registraron 181 mil 901 reportes de “operaciones inusuales en el sistema financiero”.
 
Gran chasco: sólo se emitieron veinte sentencias condenatorias.
 
El Estado mexicano se ha estado haciendo pendejo solo desde hace décadas: nos quieren hacer creer que con matar o apresar a miles de felones vamos a ganar la guerra.
 
Podríamos dedicarnos durante varios siglos a fusilar a los sayones sin que eso signifique que se ha dado un solo paso en la dirección correcta.
 
Los capos pueden reclutar a miles y miles de niños, jóvenes y adultos de uno u otro sexo: medio México se está muriendo de hambre: para millones de personas no hay empleo ni escuela.
 
Además, los barones de la droga han manejado bien su imagen entre las capas más humildes de la sociedad.
 
Muchos padres de familia, peques, chamacos y gente mayor ven a los sicarios como héroes: captura su imaginación la figura del matón con billetiza en la cartera, ropa de marca y el fusil de asalto en la mano desafiando al cielo y al infierno.
 
Claro que en la vida real las cosas no son así: hay hampones que cobran menos de diez mil pesos al mes. El sueño se vuelve pesadilla, pero ya es demasiado tarde: no hay forma de renunciar al cártel.
 
Todos sabemos —menos papá gobierno— que el blanqueo de dólares es el talón de Aquiles de las redes del narcotráfico: la violencia no terminará si los dejamos sin dinero y aseguramos sus propiedades, pero sí se salvarán muchas, pero muchas vidas, y debilitaremos a las células del crimen organizado.
 
Hoy, la burocracia política y los señores de la droga están en franca competencia para robarle la esperanza a la juventud.
 
El precepto jurídico que está impulsando Guajardo Villarreal será más efectivo que las descargas de diez mil ametralladoras. Al fin vemos una luz al fondo del túnel. Espero que no sea el tren.
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: Hace mal Ivonne en festejar el fallo que la favoreció.
 
Lo suyo es una manifestación de inmadurez política. Está pendiente la audiencia constitucional y los abogados que llevan el caso en su contra todavía disponen de varios recursos legales.
 
La alcaldesa o ex alcaldesa —ya no sabe uno— debe recordar aquello de que del plato a la boca se cae la sopa.


Acuerdo bicameral
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...