¿Día del Niño? No hay nada que celebrar

Con el perdón de las buenas conciencias, me voy a adelantar a The New York Times antes que los colegas gringos nos ganen otra vez la nota e informen al presidente Felipe Calderón de algunas de las muchas cosas feas que suceden en México.
 
Tres millones y medio de niños son explotados al máximo por agricultores y latifundistas que les pagan un salario promedio equivalente a dos dólares diarios por jornadas laborales de sol a sol.
 
Gerardo Sánchez, líder de la Confederación Nacional Campesina, CNC, informó lo anterior al tiempo que pedía —con relativa tibieza— que interviniera la Legislatura federal que ayer terminó su periodo de sesiones.
 
Naturalmente, los chicos ni siquiera conocen palabras como Seguro Social, atención médica, alimentación adecuada, vivienda digna, vacaciones, reparto de utilidades y todo eso. Sánchez describe una visión del campo mexicano propia de la Edad Media.
 
Informa, además, que cada año cien mil peques mexicanos mueren a causa de la desnutrición. Esto es, en una década un millón de criaturas fallecieron de hambre, pues.
 
Le podemos poner otro nombre, pero es lo mismo.
 
Nadie puede acusar a la CNC de incorrecto comportamiento político: la central siempre ha estado con el gobierno, sea éste el que fuere.
 
Esta tradición de, digamos, disciplina, le da más peso a la denuncia de Sánchez.
 
El diputado federal Emilio Serrano —ignoro en qué partido milita, pero apuesto que no es panista— se unió al ralo destacamento de aguafiestas y soltó en San Lázaro la novedad de que entre tantas lacras que sufrimos, la del turismo sexual no es la menor.
 
Lo de menos sería que estos indeseables visitantes se arreglaran con adultos de este o aquel sexo.
 
No, el legislador puntualiza que habla de gente depravada que viene a México para abusar sexualmente de menores de edad.
 
Vaya novedad. En Tijuana casi todos los días secuestran a plebes y morritas —como los llamaban mis mayores— para venderlos a gente enferma.
 
Según el representante Serrano, hay en México 25 mil niños que sufren violencia sexual.
 
Me permito corregirle la plana al padre conscripto: no más en Cancún hay más chamaquitos víctimas de autoridades corruptas y hombres y mujeres hundidos en la depravación.
 
La UNICEF y la OCDE también lanzaron dardos envenenados contra el Estado mexicano por su indiferencia y/o complicidad.
 
No es un problema menor. Casi la tercera parte de la población de México aún no cumple los catorce años.
 
Manejamos unas cifras que se publicaron aquí y allá, pero es evidente que muchos otros millones de criaturas que deberían estar estudiando o de faena en un empleo decoroso, viven en el infierno.
 
Estamos destruyendo el futuro de México. Hay que salir a la calle a aullar, como pide Saramago.
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: Adiós Regina. Caíste como una guerrera y tu asesinato parece, por fin, haber despertado un tsunami de indignación. En lo que va del sexenio calderonista han sido abatidos más de setenta colegas.


'Es hora de aullar'
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...