Lo mejor del debate: la edecán pechugona

El debate resultó fatal: lo más interesante fue la edecán pechugona.
 
Quadri tiene una sobresaliente formación académica pero de política no sabe nada, y el Peje no vivió su mejor momento. Tenía suficiente munición para pulverizar a Peña Nieto y doña Jose.
 
No hablo de insultarlos: me refiero al juego dialéctico de aprovechar las corruptelas, complicidades y mediocridad tanto del actual gobierno panista como del antiguo régimen del PRI, para convencer al electorado de votar por la coalición de izquierdas.
 
Nada: gastó un quintal de pólvora en infiernitos. ¿Una jornada decepcionante? No, a menos que deseemos decepcionarnos a nosotros mismos. Es lo que hay.
 
Ya lo sabíamos. Está muy lejos de ser la mejor oferta del mundo, pero es lo que está disponible.
 
Andrés Manuel tenía todos los ases de la baraja: los intereses, mexicanos y extranjeros, que están detrás de Peña Nieto; sus alianzas con personajes nada recomendables; los poderes que gobernarán en su nombre si es que gana. No los aprovechó.
 
En fin: quedó en claro que entre el PRI y el PAN sólo hay diferencias de orden formal. Ambos partidos son peones en el tablero de la globalización: privatizar, despojar a los mexicanos de los servicios sociales, degradar aún más el sistema educativo, darle su champú de cariño a la Iglesia católica y todo eso.
 
El maestro Quadri es un brillante y talentoso tecnócrata desprovisto de sensibilidad política y social. López Obrador, torpón y lento sigue siendo la única fuerza política que se opone al cártel de la globalización.
 
Me resultó más interesante el posdebate: se llevó la medalla el doctor Juan de Dios Sánchez Martínez, médico de los de antes, universitario inteligente, culto, combativo.
 
Mexicanos como él nos animan a no arriar la bandera. El catedrático es de los hombres que no saben rendirse. Esa es, simplemente, la línea que debemos adoptar. Esta pelea va a durar muchos años. Y al final ganaremos, como siempre.
 
 


PIE DE PÁGINA: Es bellísimo el arcaísmo: “Ahora le doy cumplimiento a mi mujer”. El hongo michoacano Pilz cura todo, desde el cáncer hasta la impotencia.
 
Pero, al fin, alguien hizo algo bueno: antes de los diez o doce minutos de propaganda en la TV aparece un anuncio oficial:
 
No se crea nada. Este es no más un producto comercial. No le cura ni un resfrío.
 
Vaya: un acierto.


 


Esas cuatro opciones son lo que hay
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...