Candidatos sin ideas

Margarita Arellanes y Felipe Enríquez tendrían que haber rechazado la invitación que les hizo El Norte para debatir en su espacio y bajo sus condiciones.
 
Nadie niega que es el diario más importante de Monterrey —para no hablar de los otros periódicos de la familia Junco de la Vega—, pero, pienso, a los editores se les fue la mano: crean la impresión de que el grupo editorial da una palmada y los candidatos se apresuran a acudir. No es para tanto. Me niego a seguir ese juego.
 
Por un sentido elemental del decoro, la panista y el tricolor deberían dejar en claro que no son empleados del matutino, al que le encanta jugar al triple papel de fiscal, juez y verdugo.
 
Es verdad que a los aspirantes a la Alcaldía no se les nota mucha fibra ni imaginación. Deberían ver, escuchar y aprender:
 
El Peje hace un mitin a 36 mil pies de altura en un vuelo comercial y el nuevo presidente de Francia dispone que a los 34 ministros —17 hombres, 17 mujeres y pluralidad de origen étnico— se les rebaje un 30 por ciento del salario.
 
Lo único que le he escuchado decir a Enríquez es que va a contratar a mil 800 federales y nombrará como jefe de la policía municipal a un almirante o general.
 
Cierto: la violencia es el más grave y peligroso de nuestros problemas, pero ni el rango ni la experiencia castrense son garantía de buenos resultados. Para no ir lejos: ¿Cuántos generales han pasado por la Secretaría de Seguridad Pública de Nuevo León?
 
Por lo menos, el priista dice algo: a la blanquiazul hasta el momento no le he escuchado nada que valga la pena comentar.
 
Ninguno de los dos tiene estatura como político profesional: al igual que los tres suspirantes por la Presidencia de la República, nos prometen que darán la pelea a la corrupción.
 
Claro: no explican cómo lo harán. Se limitan a repetir un discurso que, supongo, puso a circular Iturbide.
 
Erradicar las mordidas, desde los veinte pesos con que ahora se conforman los tránsitos, hasta millonadas de dólares. Sí: linda intención. Quisiera que especificaran las medidas que tomarán para poner fin a las corruptelas.
 
Nuestros dos postulantes son francamente aburridos. Eso es lo de menos: lo que preocupa son la tibieza y la monotonía que nos ofrecen en plena temporada de procurar votos.
 
¿Dónde escondieron —si las tienen— las ideas, las propuestas? Enríquez no está aprovechando las perversiones y pifias de las administraciones panistas.
 
¿Por qué?
 
Lo que no disimula es que desde hace buen rato está esgrimiendo el hacha de guerra contra Rodrigo Medina. Si gana, el tedio se irá exiliado a Ulan Bator, pero pagaremos un precio muy alto: vivir en la capital del estado administrada por un edil en pleito a muerte con el gobernador.
 
Claro: como presidente municipal, Enríquez gobernará a Nuevo León. Estas cosas ya han pasado.


Qué aburridos
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...