Justicia, al estilo Rodrigo

El surrealismo nació en México y el gobierno de Nuevo León se manifiesta como el más fiel y perseverante alumno de esta cultura.
 
A las dos de la madrugada de ayer dos hamponcetes intentaron atracar a los treinta pasajeros y dos choferes de un autobús que venía a Monterrey.
 
En legítima defensa, los viajeros mataron a uno de los asaltantes e hirieron a otro. Los hechos ocurrieron a la altura de Paila, Coahuila.
 
La policía, naturalmente, no se presentó.
 
El vehículo llegó a Santa Catarina a las tres. La PF ya se había dado por enterada: llamaron a los judiciales y éstos se llevaron al pasaje y los conductores a su cuartel.
 
A las diez de la mañana se presentó el abogado —al parecer es penalista— Jaime Alberto Vega Cuéllar, quien se ofreció como representante legal de los detenidos. Sus servicios, precisó, son “pro bono”: gratis.
 
A las siete y media de la noche, la judicial ni siquiera había permitido que Vega se entrevistara con las personas retenidas, entre quienes se encuentra un señor enfermo, de 89 años de edad.
 
Parece que lo liberaron como a las nueve.
 
Los familiares de los demás, en espera, en la calle, con una temperatura de 40 grados.
 
Nuestros Sherlock Holmes de petatiux decidieron que ocho de los viajantes son los autores del óbito del malandrín. ¿Cómo resolvieron tan pronto el caso, qué pruebas tienen?
 
Misterio impenetrable.
 
Todo esto es de locura. El incidente se registró en Coahuila; la lógica dice que les corresponde la averiguación y todo eso a las autoridades coahuilenses. Aquí no hay un asesinato, sino una reacción de legítima defensa.
 
Para que no falte el elemento de la prepotencia, hasta las ocho y media de la noche nadie sabía dónde estaba el jefe de los judiciales, Guadalupe Saldaña —abogado, por Dios— o qué se encontraba haciendo.
 
Todo esto, mientras el presidente Calderón ponía en marcha una conferencia de procuradores de toda la República. Procuradores de justicia, no olvidarlo.
 
Los medios se interesaron en el asunto y la TV y la radio han estado informando desde las primeras horas de la mañana.
 
Pero la burocracia nuevoleonesa no se da por enterada: qué les importa a ellos.
 
Lo suyo es jurar con la mano en la Biblia, el Corán o el Talmud que en México no hay impunidad: los criminales reciben su justo castigo porque aquí se respetan hasta las comas y los puntos de las leyes.
 
Señor de los tres Clavos: el Estado mexicano nunca ha sido castillo de la pureza y siempre se supo que lo más podrido del “Sistema” (que sigue en el poder, independientemente de los partidos políticos) es el poder judicial.
 
Así, con minúsculas. No se merece el honor de altas y bajas. Pero nunca se había visto tanto cinismo.
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: El Departamento norteamericano de Estado coincide con Amnistía Internacional: los militares mexicanos han perpetrado numerosos asesinatos, secuestros y detenciones arbitrarias. Y, naturalmente, torturan a los civiles, sean narcos o gente inocente.
 
Es una condena oficial y pública de Washington al desprecio que muestra el gobierno de Calderón a los más elementales derechos humanos.
 
Los gringos también son hipócritas, pero eso es otro irigote.


Cinismo con ce mayúscula
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...