Terrorismo electoral en EUA

Nos quejamos del desaliño de las campañas electorales. Bah: los publicistas de nuestros candidatos son niños fresas comparados con sus colegas gringos.
 
Para guerras sucias, la que están librando en EUA los aspirantes a sacrificarse por el pueblo. Los republicanos, desde luego, ganan el campeonato.
 
Obama no es ciudadano norteamericano, su certificado de nacimiento es falso, dijo el martes en TV el magnate Donald Trump, quien en sus ratos libres de especulador inmobiliario —algo así como lo que hacen Margarita Arellanes y Felipe Enríquez, pero a lo bestia— es estrella de esa vaina que llaman “reality show”.
 
El sector primitivo de la sociedad norteamericana se vuelca contra los Obama: todavía no pueden aceptar que a su país lo gobierne un presidente negro.
 
Los ultras juegan muy rudo: a Obama hay que derrocarlo por cualquier medio, dicen unos. Los moderados piden calma: cuando termine su mandato lo juzgamos por alta traición. Las mujeres que lo apoyan son prostitutas, infama Rush Limbaugh en su programa de radio.
 
A trancas y barrancas, el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, amarró la candidatura republicana. Su promesa: desmantelar el primer día de gobierno los servicios de medicina social creados por Obama.
 
Resulta que el hombre nacido en Hawái es enemigo a muerte del empresariado. Hay un ambiente ominoso: el mandatario demócrata no quiere poner en orden a los musulmanes (así, todos ellos), pero para eso están los US marines, vociferan millones de fascistoides.
 
“Si los islamistas quieren de veras conocer a Alá sólo tienen que llamar a nuestros marines”, dice un mensaje en la web. Adelántate al futuro inmediato, reza otro texto; las cosas se van a poner tan feas que debes ir almacenando municiones (dan por sentado que todos tienen armas), comida enlatada y garrafones de agua.
 
El rey de los halcones —tocado con casco de acero en lugar de corona— es el general Patton, quien hace rato dejó este ingrato mundo. Pero sigue vivo en el corazón de los gringos machos muy machos convencidos a ultranza que los problemas, de cualquier índole, se resuelven a balazos o se quedan sin solución.
 
Si Patton viviera, escriben con nostalgia, les daría a los árabes a escoger entre aceptar la democracia o morir. La democracia es el American way of life: una hamburguesa MacDonald ensartada en la punta de la bayoneta.
 
Estos gringos del pleistoceno nos ven como criaturas de raza inferior: nacimos para servirles y México no es un país, simplemente somos su patio trasero. Si se reelige Obama nos irá mal; si gana Romney nos irá peor.
 
Por lo pronto, con toda la frescura del mundo ya están interviniendo en la quemazón de Sabritas.


Nos va mal, pero peor nos puede ir
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...