1929-2012

El problema somos nosotros: no quisimos crecer.
 
Pueblo de niños débiles, autocomplacientes y acríticos, optamos por la línea de menor resistencia y alegremente nos pusimos en manos del Estado paternalista.
 
Y ellos decidieron todo, hasta los libros y las películas que no debemos conocer. No siempre fue así. El año 29 es el parteaguas.
 
Los historiadores coinciden: fue, quizás, el mayor fraude electoral de nuestra vida republicana. El triunfo era de José Vasconcelos: el educador (fue secretario de Educación de 1921 a 1924 y todavía se recuerda su obra), el filósofo; el civil con las manos limpias y el libro y la inteligencia como patrimonio.
 
No fue posible: el espadón —al servicio de Wall Street y sus lacayos autóctonos— hundió a México en un lago de sangre y en el altar de Huichilobos burló el sacrificio y las ilusiones de los mexicanos: Plutarco Elías Calles y sus amos, los plutócratas, a punta de plomo y con fajos de billetes merdosos nos negaron la entrada a los espacios generosos y limpios de la democracia.
 
Ochenta y tres años después, los mexicanos despertamos. El México del Tercer Milenio tiene la oportunidad de tirar por la borda el fardo de un pasado de sumisión, abyección y fracasos.
 
Ahora no tenemos que escoger entre bajar la cabeza y aceptar el engaño o levantar barricadas y disparar contra los coraceros del rey. México forma parte del concierto de las naciones regidas por conceptos como civilidad, derechos humanos, respeto a las leyes.
 
En el 29 los mosquetones del jefe máximo apuntaban a nuestros mayores.
 
Pero eso fue hace casi un siglo. La alternativa no es tan dramática: no se trata de escoger entre la civilización y la barbarie.
 
Somos Hamlet multiplicado por millones: lo que está en juego es ser o no ser.
 
Ninguno de los caminos está libre de espinas, pero podemos escoger nuestro sendero. El chico travieso dependiente del padre arbitrario y despótico será mañana, si quiere, el ciudadano libre y dueño de su patria.
 
Nada es gratis. Siempre hay que pagar un precio. Vale la pena.
 
“Aunque eres rey, hemos de ser iguales”, le dice Tiresias a Edipo en la tragedia de Sófocles.

Podemos escoger nuestro sendero
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...