Con un bostezo oficial se condenan los hechos

Una de las primeras lecciones que aprendí cuando daba mis primeros pasos en el oficio, fue que los periodistas no somos noticia.
 
Desgraciadamente, los tiempos de sangre y miedo que vivimos anularon esa vieja y sabia regla.
 
Suman cientos los colegas muertos, desaparecidos, intimidados y cooptados por el narco y/o la policía; y de bombazos contra periódicos, ni hablar.
 
Monterrey no es la excepción. En la madrugada del martes estalló un artefacto explosivo ante la fachada del edificio de la sucursal Sierra Madre de El Norte. Y por la tarde, las oficinas del suplemento Linda Vista (Guadalupe) del mismo rotativo fueron atacadas con armas de grueso calibre y granadas.
 
Es el cuarto atentado contra el primer inmueble en cosa de dos años. El evento inquieta, desde luego.
 
El Norte-Reforma es el grupo periodístico más importante de México. Estos periódicos son incómodos para los tres niveles de gobierno, aunque raramente desvelan las corruptelas de las otras élites del poder.
 
El ataque ocurre pocas horas después que una juez muy discutida encabezó un operativo con gran despliegue de armas para arrestar a la reportera Sanjuana Martínez por una presunta falta administrativa que, en caso de ser cierta, ameritaría no más que una multa de dos mil pesos.
 
El Norte difundió el abuso contra Sanjuana, como ha publicado tantas notas que sin duda molestan igual al Presidente de México que al gobernador de Nuevo León o al alcalde de Monterrey, si es que lo hay.
 
Lo primero que viene a la mente es que el granadazo fue obra del narco.
 
¿Y si no es así?
 
Obviamente se trata de asustar a los Junco de la Vega. Los responsables de la agresión saben que mi gremio se caracteriza por la mezquindad y la insolaridad: muchos medios simplemente ignoraron el incidente. El buen éxito de Reforma-El Norte despierta, lógicamente, la envidia de muchos editores que no son periodistas.
 
Por lo demás, los que sí somos periodistas nos dejamos dominar por emociones negativas y, en ocasiones, por intereses sucios.
 
Los capos, o quienes sean los que dispusieron el golpe, tienen despejado el campo.
 
La autoridad, federal o estatal, se limitará a bostezar.

Doble atentado a El Norte
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...