Torturadores aplican la ley

Los militares mexicanos no torturan: someten al "personal detenido" a un "cuestionario inteligente".
 
Tampoco allanan domicilios. Irrumpir en viviendas particulares forma parte de "los operativos calientes".
 
En ocasiones, la persona interrogada muere o queda en tan malas condiciones que ya es impresentable.
 
Se procede a la inhumación clandestina, aunque el "culpable" todavía esté vivo.
 
Los "cuestionarios inteligentes" forman parte del manual o agenda de operaciones del Ejército. Los mandos subalternos, las clases y la tropa son animados a seguir el instructivo al pie de la letra.
 
Los sospechosos son culpables: "si no, no estarían aquí", como dice el policía turco de Ivo Andrić en El lugar maldito. En consecuencia, es válido martirizarlos.
 
El uno de mayo de 2010 el joven Jethro Ramírez Sánchez, en estado de ebriedad, participó en una pelea en una taberna de Cuernavaca. Fue a dar al cuartel del 21 Batallón de Infantería.
 
Por qué, nadie sabe.
 
Los castrenses lo llevaron a un sitio aislado en el estado de Puebla y lo enterraron vivo.
 
Este es uno de los raros casos en que se hizo una investigación.
 
Está preso el entonces jefe del batallón, José Guadalupe Arias Agredano, aunque el ex comandante de la XXIV Zona Militar con sede en la capital morelense, Leopoldo Díaz Pérez, nunca ha sido, digamos, molestado.
 
Los investigadores dieron en los archivos de la XXIV con el oficio 4102, en el que se asienta que "se remite el cuestionario inteligente a fin de que sea aplicado al personal detenido".
 
El dicho "cuestionario inteligente" dice en su entrada:
 
"Cuando se realice un aseguramiento por parte de esta unidad, en aplicación de la directiva  para el Combate Integral al Narcotráfico 2007-2011 y de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos" entra en vigor el empleo de las instrucciones del multicitado "cuestionario inteligente" para "que se desenvuelvan los entrevistadores con rapidez y normalidad".
 
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha recibido cosa de siete mil quejas por asesinatos, tormentos y suplicios, secuestros y toda clase de abusos presuntamente perpetrados por soldados y marinos.
 
Una de las últimas denuncias se refiere a la desaparición de seis civiles levantados por fusileros en Jilotlán de los Dolores, Jalisco, el uno de octubre de 2010.
 
Nada se sabe de ellos.

Este es un problema muy antiguo, sobre todo en los países hispanos. En 1906 don Miguel de Unamuno escribió:
 
"En estos días —primeros de año— andan por ahí en los periódicos con eso del fuero de guerra y la Justicia militar".
 
Agrega el polígrafo y educador:
 
"Es cosa terrible cuando en un proceso se trata, no de buscar al delincuente, sino de que el delito no quede impune, pues llega a darse el caso de que se invente aquel".
 
No todo está podrido en el Ejército, pero sí hay una parte del estamento armado que se gangrenó: son fiscales, jueces, torturadores y verdugos, todo en una.
 
Nos envían un mensaje: para imponer la Ley, hay que violarla.

Inteligencia bruta
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...