La última voluntad de AMLO

Desde luego es infantil eso de amenazar con que van a evitar que Peña Nieto tome posesión el uno de diciembre.
 
Podrán intentarlo, pero no lo van a lograr.
 
Como sea, nos daña la maldición gitana de López Obrador: toma de los edificios o instalaciones de medios de comunicación al servicio de la reacción o, simplemente, más o menos independientes al grado de ejercer la crítica contra el tabasqueño; cierre de autopistas y carreteras de peaje; boicot a Soriana y movilizaciones en las ciudades.
 
Se trata, pues, de poner bajo sitio a ignoro cuántos asentamientos humanos y desestabilizar a México porque Andrés Manuel no puede aceptar la derrota en las urnas.
 
AMLO se confirma como un político con vocación de suicida, quien arde en deseos de arrastrar a la hecatombe a lo poco o mucho que sobrevive de izquierda organizada.
 
Es un kamikaze: al grito de quien no está conmigo está en contra mía, se prepara para incendiar a México.
 
Morirán personas: cada mártir de la causa será una cascada de gasolina en la hoguera.
 
El de Tabasco acuñó un término novedoso: periodismo colonizante, y le pretende poner la etiqueta a El País.
 
Eso, también, es pueril: aquí vemos una manifestación de intolerancia, inmadurez y un ensayo de engaño.
 
Los periodistas fundadores del gran diario madrileño estuvieron en la oposición a la dictadura de Franco; y con el caudillo por la gracia del dios de los fascistas esos juegos se pagaban con la vida, la prisión o el exilio.
 
Toda la historia de El País es una crónica de pelea contra los crímenes y abusos del poder y la devastación moral y financiera de las corruptelas.
 
Pero, además de esta toma de posición que, repetimos, no es de hoy ni de ayer, los colegas hacen un periodismo profesional de gran estilo.
 
El País es uno de los cinco rotativos más importantes del mundo.
 
El pecado del diario fue sacar a la luz los defectos humanos y políticos del Peje. El País es tan ajeno al delirio de aquello que en el franquismo se llamaba vocación de imperio, como a la apología de los oligarcas.
 
El editorialista español simplemente escribió que el de Tabasco se ha convertido en un lastre para esa izquierda a la que ha hundido en la confusión.
 
No es el único en sostener ese punto de vista.
 
Pero el ex gobernador del D. F. es un Papa laico: infalible e intocable.
 
Si ha de perecer, que arda en llamas el mundo en una versión tercermundista de El crepúsculo de los dioses.
 
Sus epígonos, dogmáticos, sectarios, de roma y troquelada inteligencia, ven lo que quieren ver y escuchan lo que quieren escuchar.
 
Es como si nos dijeran: si la esperanza de un mañana en la socialdemocracia se hunde con AMLO, que así sea.
 
Sé que está fuera de lugar: Andrés Manuel no es del fascio, pero me viene a la mente el recuerdo de la última voluntad de Hitler: destruir Alemania y al pueblo alemán.
 
Entregar a los Aliados ruinas y cadáveres.

Su Santidad de Tabasco
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...