Y el Estado mexicano, ¿qué hacía?

HSBC es, nada más, la cereza del pastel.
 
El 79 por ciento de los sectores económicos del PIB mexicano está controlado —vía el sistema bancario— por los barones de la droga.
 
HSBC lavó 7 mil millones de narcodólares y los envió a Estados Unidos… en grandes sacos de lona, por avión y carretera.
 
 
Hasta hace días fingieron demencia. Hoy lo reconocen: saben que en México no les harán nada.
 
El gigante bancario ocultó la existencia de cuentas mexicanas en ese paraíso fiscal que son las Islas Caimán; hizo negocios con nuestro viejo amigo Zhenli Ye Gon —coopelas o cuello—, el Rey de las Metanfetaminas; y manejó montañas de billetes sucios con Al-Rajhi Bank, la entidad de bancos más fuerte de Arabia Saudita y, perfectamente documentado, una de las fuentes de financiamiento de Al Qaeda.
 
Gracias a HSBC el patrimonio de los capos mexicanos en Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia creció 735 por ciento en cuatro años.
 
Y qué, nos preguntamos más de cien millones de mexicas, qué carajos estaba haciendo el Estado mexicano.
 
Porque son los gringos quienes descobijaron a HSBC, concretamente un subcomité del Senado presidido por Carl Levin.
 
De no ser por este míster y su gente, jamás, pero jamás nos hubiéramos enterado de las cosas tan graciosas que hacen los señorones de la Hache.
 
La burocracia mexicana nunca se ha distinguido por su eficiencia, pero tampoco por su honestidad.
 
Son romos, pero no tanto.
 
Todo este juego de puercos despide una pestilencia de complicidad.
 
El abogado Vicente Fernández Fernández, maestro e investigador del Departamento de Estudios Jurídicos y Sociales del ITESM campus Ciudad de México, dice que las leyes mexicanas contra el lavado de dinero no son perfectas, ni mucho menos, pero lo peor es que el Estado no tiene la voluntad política de hacerlas valer.
 
El gobierno de México posiblemente les enviará un memo a los mandarines de la Hache, quienes estarán en Londres tomando el té de las cinco.
 
La bomba nos estalló en la cara porque los vecinos del norte la hicieron de tos.
 
El Estado mexicano les dedicará a los Haches una suave, no paternal sino más bien maternal admonición y eso será todo.
 
Washington no es tan tierno: les va a poner una multa de mil millones de dolarucos.
 
En 1802 Thomas Jefferson publicó un ensayo en el que advertía que cada banco es más peligroso que la invasión por parte de un ejército extranjero.
 
Se quedó corto.
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: Un saludo al amigo y editor Ángel Quintanilla, quien se restablece en su hogar luego de sufrir un infarto el viernes último.

Lavado de dinero en HSBC
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...