El PRI no tiene ideología, sólo intereses

En política se hacen y se vale hacer alianzas imposibles: la sal se mezcla con el azúcar y una cucharada de vainilla no mata a nadie.
 
Los ingleses, que son sabios en estos menesteres, acuñaron un dicho que ya se hizo viejo. “Politics make strange bedfellows”. Una interpretación a la mexicana sería: “En política se duerme con el enemigo”.
 
López Obrador, quien llevó a la izquierda a convertirse en la segunda fuerza política y electoral de México, ¿hubiera hecho mal si se acerca a negociar con Enrique Peña Nieto?
 
El priista necesita aliados: no tiene mayoría en el Congreso y las argucias de AMLO no han dejado de desgastarlo.
 
Andrés Manuel hubiera podido tal vez ganar para sus epígonos algunas Secretarías de Despacho, ventaja no desdeñable.
 
¿Qué, son irreconciliables las ideologías entre la coalición Morena-Movimiento Progresista-PT y demás?
 
Para empezar, el PRI no tiene ideología: sólo intereses. Y la filosofía política de la formación de izquierdas se limita a quemar incienso en el altar de AMLO.
 
Calderón ganó la carrera por cuerpo y medio. Abrió la puerta que conduce a los acuerdos y garantizó, por lo pronto, una parcela de poder para su partido, aunque los panistas no lo quieran.
 
Pero, recordemos, la política es faena que se hace con la cabeza fría y el corazón en llamas y para empezar, la asociación entre PT, PRD y todo eso no podía funcionar.
 
Ahora Jesús Zambrano quiere convencer a los ipecos que se unan a la demanda de declarar inválida la elección y nombrar un Presidente interino.
 
Demencial.
 
Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, declaró que Zambrano se comprometió a respetar el fallo que dará el Trife a más tardar el seis de septiembre.
 
Pero esto lo dice el de la IP, no Zambrano, Y el infaltable Monreal dale que le da con la propuesta de invalidez.
 
Para contaminar aún más el aire político, hace su presentación el asesor de López Obrador en asuntos internacionales; un tal Alfredo Jalife-Rahme, antisemita declarado, fascista disfrazado con la camisa roja y, vergüenza de vergüenzas, “catedrático” de la UNAM.
 
La Universidad es universal, desde luego, pero eso no significa que coexista con el fascismo, el racismo y todas esas aberraciones de que está hecho Jalife-Rahme.
 
 
Cierto: los comunistas de la vieja guardia compartían con los nacis el odio a los judíos, pero se supone que la izquierda tendría que aprender de sus trágicos errores.
 
La tolerancia es uno de los valores de la cultura y la civilización pero, ¿podemos ser tolerantes con los aspirantes a SS?

No al acostón: AMLO
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...