Cuando el Ejército no se puede imponer...

Qué haríamos sin el fútbol y la cerveza que prostituye a tan bello deporte.
 
Pues tal vez nos pondríamos a pensar en las deficiencias de nuestro país.
 
Posiblemente, por qué no, cosas más raras se han visto, nos decidiríamos a salir a la calle para exigir al Estado mexicano una eficaz y vigorosa estrategia de represión al narco.
 
 
Imposible saberlo: dos colgados y una mujer baleada en Monterrey; otra víctima en Juárez, N. L.; una veintena de muertos en San Luis Potosí ciudad; siete ganaderos abatidos en Sinaloa; cuatro mujeres estranguladas en Torreón; una cabeza en una caja de hielo en Chihuahua ciudad.
 
Y eso es lo que se sabe.
 
Lo peor ocurrió en la capital potosina. Primero encontraron una camioneta con catorce cadáveres por el rumbo de la carretera a Guadalajara. Esto fue aproximadamente a las cuatro de la madrugada.
 
Al mediodía estalló la furia del infierno: balaceras por el hotel Westin; el Tec de Monterrey; el deportivo La Loma; la escuela de Comunicación Social y las colonias Balcones del Valle, Lomas Cuarto Sector y otras.
 
Alrededor de las tres y media de la tarde los pistoleros tuvieron a bien retirarse.
 
Se dice, sin confirmación, que hubo otros seis muertos y se arrestó a varios sicarios  de "alta peligrosidad".
 
Por lo pronto, la burocracia no está muy comunicativa. El baño de sangre obliga a una reflexión: al parecer los catorce hombres sacrificados fueron levantados en Coahuila y transportados en un convoy de vehículos a la ciudad de S.L.P.
 
¿Y la vigilancia en las carreteras y los retenes a la entrada de los asentamientos humanos?
 
Qué decimos de la batalla de tres horas y media.
 
Obviamente el personal militar —de los policías, mejor no hablar— fue rebasado por el número y el poder de fuego de los delincuentes.
 
Malo, muy malo: cuando el Ejército no se puede imponer…
 
Los muchachos de verde olivo se la juegan en desventaja mientras el generalato grilla: los de tres estrellas quieren llevar cuatro. Nunca se había visto tanta ambición desatada en público.
 
O quizás sólo es la voluntad de sacrificarse por México. El general Galván debería recordar que los verdugos de hoy serán las víctimas de mañana.
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: jefe Alejandro Solalinde, usted es hombre de coraje y generosidad. Sea bueno con usted mismo y con nosotros.
 
No se deje de la jerarquía de su Iglesia ni del dengue hemorrágico.
 
Hay pocos hombres como usted.
 
Levántese y vuelva a hacer lo que mejor sabe.
 
Ya entrados en gastos, enséñeles a los aztecas que se puede y se debe vivir sin fútbol.

Jornada violenta
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...