Esta vez el golpe no vino del mesías tropical

Enrique Peña Nieto y un narcopriistaPalo dado ni Dios lo quita. La publicación en Facebook de las fotos en las que Peña Nieto parece darle calor político al narcopriista Rafael Humberto Celaya Valenzuela dejan, por lo pronto, con un ojo amoratado al mexiquense.

No es un KO político, pero es un golpe de cierta consideración.

Y los antecedentes del empleado del Chapo Guzmán confirman que el PRI —seamos honestos: al igual que todos los partidos— está infiltrado por los cárteles.

Es verdad que, particularmente en las campañas políticas, Juan y Pedro se acercan a tomar la foto del recuerdo con el candidato que va ganando.

Y es imposible organizar filtros efectivos que cierren el paso a los malos. Hasta ahí va bien la defensa del aspirante ganador.

Pero donde a la puerca se le tuerce el rabo es al leer la, digamos, hoja de servicios políticos del subordinado del capo sinaloense.

Celaya Valenzuela se hace notar en el sexenio de Vicente Fox por su cercanía con Ernesto Gándara Carnou, quien ocupó una posición importante en la Presidencia de la República.

Después, el tío aparece en el DIF de Sonora de 1997 a 2003; de ahí se desplaza a Hacienda, también del estado, al parecer entre 2003 y 2006 y de ese año al 2009 se pone la camiseta del Ayuntamiento de Hermosillo, donde cobra sus quincenas en la Administración de Agua.

Lo más jugoso viene luego: el chamaquito se presenta como precandidato —por el PRI— a la diputación federal correspondiente al Distrito 01, con asiento en San Luis Río Colorado.

Fracasa. El ungido del tricolor es Manuel Baldenebro Arredondo, a quien Celaya Valenzuela le echó la sal: perdió el domingo primero de julio.

Lo que vemos es un narcoburócrata trepador con una currícula nada brillante, pero currícula al fin y al cabo.  

El PRI no lo postuló, pero ahí andaba el don en los pasillos secundarios y, seguramente, en los sótanos del poder.

En el parque jurásico lo conocían. Al parecer, el Chapo vio en Celaya Valenzuela cualidades que otros ignoraron: lo envió, junto con un primo y paisano y otros dos asalariados, a Madrid.

Ya habían desembarcado 373 kilos de cocaína en Algeciras y se preparaban para ampliar la esfera de poder del Chapo en Europa cuando la Policía Nacional española les echó el guante.

El puñetazo, para Peña Nieto, Gamboa Pascoe, también astro del Facebook versión del narco y otros, no lo asestó el mesías del trópico.

Fue algo más serio. Si Peña Nieto y su gente conservan la calma, se podrán controlar los daños.

El torpedo, de relativamente escasa potencia, estalló muy arriba de la línea de flotación. Pero el mexiquense es un llanero a quien las circunstancias llevaron a las Ligas Mayores. Sus reacciones son lentas y flojas. O tiene malos asesores o son buenos pero no los pela.

PIE DE PÁGINA: El desastre no nos dejó gozar las fotos que tomó la NASA de Marte. Una gran hazaña de la raza humana pasó aquí desapercibida. Lástima.

Un narcopriista en la sopa
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...