...Y sus ciudadanos a pagar el pato

A nadie le gusta pagar impuestos, pero si la recaudación está invertida en obras y programas para bien de la sociedad, nos limitamos a refunfuñar un poco y sanseacabó.
 
En días pasados, Félix Cortés Camarillo recordaba que, cuando trabajó en Suecia, el gobierno le descontaba dos terceras partes de su sueldo. Le parecía justo: el Estado le daba garantías de salud y justicia, asistencia en caso de desempleo y todas esas maravillas del Primer Mundo que nos dejan con la boca abierta.
 
Pero Nuevo León no es Suecia y Rodrigo Medina no va a pagar de su bolsillo el adeudo que está aplastando a nuestro hogar y a su administración.
 
Jungle Rod y sus cortesanos son tan voraces e insaciables como insensibles y huérfanos de visión social.
 
Hace unos meses recorrí el Centro Comunitario Bicentenario y aquello me apantalló: una unidad de convivencia familiar, enseñanza y deporte en una de las zonas más peligrosas de Monterrey y los enormes espacios, limpios y ordenados, estaban llenos de gente.
 
Naturalmente, Jungle Rod considera como gasto inútil esas unidades creadas, principalmente, para ofrecer a los jóvenes esparcimiento sano, conocimientos útiles e interactuación con personas mayores y muchachos.
 
Mal, muy mal.
 
Medina nos quiere subir los impuestos, pero a lo bestia: entre las gracejadas del gobernador y su claque están la creación de un IVA estatal, el alza a la tarifa del Metro y extender, por lo menos hasta el año próximo, la vida de la tenencia vehicular.
 
Desde luego, el joven Rodrigo no tiene la mínima idea de lo que son las penurias de la inmensa mayoría de los nuevoleoneses: aquí no se brega por el bienestar, sólo por la supervivencia.
 
Hay un océano entre los sueldos y el costo de la vida: ¿qué porcentaje del ingreso gasta nada más en transporte el regiomontano con dos o tres hijos en edad escolar?
 
No creo que Medina conozca los precios de artículos y servicios básicos.
 
Y si lo sabe parece que no le importa. Tiene razón Mauricio Fernández: Medina vive en su mundo de sueños guajiros y ni siquiera se ha dado cuenta de que Nuevo León está quebrado.
 
Y el líder de la Caintra, Eugenio Clariond Rangel, hace bien al recomendarle al joven Ejecutivo que debe apretarse el cinturón, antes de pasarle a la sociedad la factura por los derroches del gobierno:
 
La famosa torre ésa de 34 pisos ha costado ya, oficialmente, 900 millones de pesos, lleva un rezago de tres años y apenas están ocupadas la mitad de las plantas.
 
Y qué decimos de los salarios de seis dígitos de la legión de burócratas “de primer nivel”. Está luego el nada desdeñable gasto del gober en promover su imagen:
 
Una millonada al día en los canales de tele: como si alguien creyera lo que dice.
 
Tenemos, como añadidura, el saqueo a nuestro patrimonio:
 
El escándalo de los más de 300 mil juegos de placas de que se enteró por la Prensa el buenazo de Pedro; las taquillas inventadas en el Metro por Mario; las cuentas que no salen en el Isssteleón —si alguien puede resolver ese problema es, precisamente, Jesús Arias—; los grandes pellizcos que le dio Laviada a Comunicación Social y ahora hasta afloran irregularidades en la TV oficial: como si tuviera audiencia.
 
No está el horno para bollos. Tan mal están las cosas que hasta los osos buscan comida y agua en las casas de Monterrey.

Nuevo León en quiebra...
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...