Desacuerdos fundamentales entre PRI y PAN

El PRI y el PAN coinciden en buena parte del contenido de la reforma laboral que nos pretende heredar Felipe Calderón, pero discrepan en puntos fundamentales, que marcan las diferencias de origen entre las dos formaciones electorales.
 
Manlio Fabio Beltrones se pronuncia por una nueva ley que, asegura, respetará los derechos de los trabajadores, pero al tiempo será flexible y moderna… whatever that means.
 
Los sindicatos corporativos con líderes inamovibles refractarios a todo lo que huela a rendimiento de cuentas, siguen siendo una de las bases de poder del tricolor. Hemos despertado muchas veces y los dinosaurios sindicales siguen ahí acompañados, ahora, lo que es peor, por algunos bebesaurios como Ismael Flores.
 
El Institucional no promulgará una legislación que obligue a estos caciques a informar con transparencia del manejo de las cuotas ni que los obligue a convocar a elecciones limpias para renovar los cuadros.
 
En esto, algunos panistas aún son fieles a los principios que dieron respeto a su partido. El diputado albiazul Luis Alberto Villarreal dijo ayer que votarán a favor de la iniciativa preferente de Calderón tomando en cuenta el "derecho que tiene todo trabajador a que su líder sindical rinda cuentas; el derecho que tiene todo trabajador a tener democracia interna dentro de su sindicato (sic) y el derecho que tiene todo trabajador a tener informes transparentes por parte de los gremios de este país".
 
Las diferencias, como se ve, son irreconciliables. Por si fuera poco, el titular de la comisión correspondiente de la Cámara de Diputados, el cetemista Carlos Aceves del Olmo, confirmó que no hay ningún entendimiento entre estos partidos.
 
Es en el campo de la oposición al ordenamiento legal que quiere imponer Calderón, donde se amplían las bases de acuerdo. El sindicato del IMSS ya se pronunció contra el esquema presidencial; el sindicato de la UNAM se manifestó en el mismo sentido y pidió a los legisladores "rechazar en su totalidad dicha iniciativa y no negociar en partes".

Algunos legisladores priistas coinciden, por debajo de la mesa, que el pago por horas, las limitantes al derecho de huelga y la injerencia del gobierno en la autonomía de las formaciones sindicales son otros tantos atentados contra la débil defensa legal que aún le queda a la clase trabajadora.
 
La repulsa al programa de Felipe Calderón cobra fuerza: Silvano Aureoles, líder de la bancada del PRD —siempre en San Lázaro—, denunció el bárbaro asalto contra los más elementales intereses de obreros y empleados asalariados, y Ricardo Monreal, dirigente de la fracción del Movimiento Ciudadano en la Cámara baja, anunció para ya acciones de protesta pacífica dentro y fuera del recinto legislativo. Mañana habrá una marcha organizada por el frente de repudio que partirá del Ángel de la Independencia para cerrar con un mitin en el Zócalo.
 
Bien por los peleadores. No comulgo mucho con La Jornada, pero estoy de acuerdo con el editorial que publicó el día 15, cuyos tramos más importantes dicen:
 
"A dos semanas de que venza el plazo para que la Cámara de Diputados dictamine el proyecto de Reforma Laboral enviado por Felipe Calderón el 1.º de septiembre, bajo la figura de 'iniciativa preferente', son cada vez más inequívocas las señales de que el propósito real de esa propuesta y del proceso legislativo correspondiente no es la creación de empleos, como afirman sus promotores, sino el avance de la agenda empresarial en el marco legal que regula las relaciones de trabajo.

"Luego de una reunión privada con representantes de las tres principales fracciones parlamentarias —PRI, PAN y PRD—, la dirigencia del Consejo Coordinador Empresarial manifestó ayer (día 14) que los legisladores 'van a discutir y van a empujar un acuerdo para sacar la Reforma Laboral', la cual, como han afirmado diversos especialistas en la materia, destaca por su carácter ofensivo a los derechos de los trabajadores y por la incorporación de reivindicaciones añejas del sector patronal: ampliación de la contratación temporal, abaratamiento del despido, legalización del outsourcing y limitación del pago de salarios caídos en los conflictos obrero-patronales y del derecho de huelga, entre otras modalidades que encajan en el eufemismo de 'flexibilidad laboral'".
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: Los 131 reos del penal de Piedras Negras no se fugaron por el famoso túnel, sino que salieron por "la puerta grande", dijeron ayer el procurador de Coahuila Homero Ramos Flores y el titular de Seguridad Pública, Jorge Luis Morán. Hubo por parte del personal del reclusorio "una total complicidad, colusión y traición".
 
Salieron muy amantes de las novedades estos empleados de los hermanitos Moreira.

Aumenta oposición a la reforma laboral
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...