El Estado mexicano no puede dar garantías de seguridad

Piedras Negras fue zona de guerra en la noche del miércoles al jueves. Oficialmente, sólo se lamenta una muerte: una dama inocente a los hechos.
 
Pero si la balacera duró varias horas y se extendió a casi toda la ciudad, ¿será verdad que sólo hubo una baja mortal?
 
El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, estuvo en la que era conocida como "la frontera blanca" el miércoles, temprano. Lo acompañaron algunos mandos militares y el quisque éste que desde el Palacio de Gobierno está destruyendo a Coahuila.
 
Poiré y compañía dizque analizaron el escándalo anterior: los 130 señores que salieron del penal por la puerta grande. El titular de la Segob soltó el rollo de rutina: garantizamos la seguridad de la sociedad, etcétera, etcétera, etcétera.
 
No tengo en claro si don Ale ya se había ido o aún estaba en Piedras, cuando por toda la ciudad aparecieron mantas advirtiendo a la población que en la noche habría tiros y granadazos. Y así fue.
 
Al parecer la gendarmería municipal o, por lo menos buena parte de ella, se unió a los sicarios y disparó contra los federales. Es la cultura de la azulada. Ahí están los policías de Zuazua, N. L., que no cantan mal las rancheras.
 
Total, noche de terror en esa comunidad que era tan amable y especial: uno de sus atractivos era el horno de fundición de acero más pequeño del mundo. Eso se acabó.
 
Saltillo también nos ofreció un documental de combate. Allá, los malos comandados por una pistolera apodada "la tía" atacaron a plomazo limpio el edificio de la Procuraduría.
 
Sin duda, las estructuras del crimen organizado despertarán la envidia del Estado Mayor alemán. Todos los días detienen a grandes jefes y las cuadrillas de matones siguen funcionando con la misma letal eficacia. A quién buscan engañar con eso de que cada matoncete apresado es un narco poderoso.
 
Y estos 18 sayones que cayeron en Parás, qué estaban haciendo a la luz del día, en el casco del municipio, mostrando su ferretería. Y, lo peor, la autoridad municipal no los vio o qué.
 
Bueno, cerramos con machetazo a caballo de espadas. El sábado anterior fue allanada la casa del agregado militar de la embajada de Estados Unidos en México. Échate ese trompo a la uña. El almirante Collin J. Kilrain es especialista de altos vuelos en la represión al terrorismo. Vaya, es asesor del presidente Obama. Y ni en su casa, en Lomas de Chapultepec, está seguro.
 
No le pasó nada y creo que nunca sabremos lo que realmente ocurrió. Pero, vamos, si el Estado mexicano no puede garantizar la seguridad de un pesado como el general de la mar, entonces a qué le tiras, mexicano.
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: Hoy se reúne el Pleno de la Cámara de Diputados para aprobar el dictamen que refrenda la iniciativa de Felipe Calderón para poner de rodillas a las clases trabajadoras.

Unas 40 mil personas cercaban anoche el edificio de San Lázaro: obviamente, la mal llamada reforma laboral —sería más preciso llamarla contrarreforma— persigue el propósito de romper el espinazo de los restos del sindicalismo mexicano que aún sobreviven. Capitalismo ya no salvaje, sino bárbaro. El valor del trabajo cae a cero.

Veremos. La pelea no empezó ayer.

Escenas de guerra
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...