Crece el escándalo en caso Belden

Es un juego macabro. Las personas que enviaron los textos a los medios de comunicación persiguen el propósito de confundirnos a todos y sembrar la desconfianza.
 
Para lograr esto último no necesitaban esforzarse tanto. Hay muchas cosas que llaman la atención. El intercambio de mensajes tiene lugar después del asesinato de Hernán Belden. Los homicidas jugaron sucio: cobrar dinero por un rescate que no podía ser. Hasta ahí, la trama es entendible… si es que los recados los escribieron los victimarios.
 
Lo que sigue, el pretendido juego político, es un ensayo de ineficacia que raya en lo pueril. Repito: las personas que se comunicaron con la familia de Belden quizás no sean los criminales. Pero si lo son, estaríamos ante un escenario trágico y grotesco: matadores profesionales pretendiendo manejarse como instrumentos de una conspiración política. Burdo, nada inteligente.
 
La intención de involucrar a Mauricio y de hacernos creer que el homicidio se debió a un triángulo pasional se pierde en un amplio espacio de tontería. También se pretende complicar al panista Víctor Fuentes, pero todo el tinglado montado de una manera tan tonta que, en mi humilde opinión, el único objetivo que lograron fue desorientarnos más de lo que ya lo estamos.
 
Quizás lo que realmente les interesaba era desprestigiar a personajes del panismo local: aprovechar un atentado que indignó a todo Nuevo León para obtener dividendos políticos. El gobierno le pide a todo el mundo que no se politice la tragedia. Eso es imposible: el sacrificio del ex diputado quedó asentado de inmediato en la agenda de la política sucia.
 
Y la Procuraduría no ayuda a tranquilizar a la opinión pública: no especulen, pide. Pero no cumple con su obligación de informar: ¿decisión política o la rutinaria falta de profesionalismo en la investigación?
 
En fin, se observa también en los escritos de los supuestos secuestradores asesinos un estilo que no es el de las narcomantas y diversos mensajes que con frecuencia divulga el narco. Es una redacción más o menos gramaticalmente correcta, con una construcción aceptable, y la ortografía y ausencia de acentos y mayúsculas son deficiencias que forman parte de la cultura o incultura cibernética. Los sicarios no escriben así.
 
Tenemos luego la coordinación en los horarios de entrega a la Prensa escrita y electrónica: a la una de la madrugada es relativamente fácil cambiar la primera página; para radio y TV no hay problema, pero ya no es hora para tratar de indagar quién y por qué se hicieron los envíos. ¿Conocimiento de la técnica y vida interna de los medios?
 
El escándalo crece y por el momento hay muchas preguntas, pero creo que ninguna respuesta.

Agenda de la política sucia
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...