Moverse en camión: riesgo de muerte

El dúo dinámico María de Jesús Aguirre-Ervey Cuéllar es garantía de las penas y dolores que seguiremos sufriendo los peatones.
 
La abogada Marichuy ya nos condenó a pagar tarifas más altas por el suplicio de viajar en los armatostes urbanos y suburbanos que ni en África usarían para transportar a seres humanos.
 
Y el abogado Cuéllar necesita ver la tele para enterarse de que hay miles de vehículos varados en tal o cual vía rápida (je je) y solo así se entera de que debe enviar uno que otro mordelón para respetar las formas y darle al pobre hombre ocasión de que se embolse algún billete.
 
Aguirre todavía nos hizo saber, hace unas semanas, que la Agencia Estatal del Transporte no tiene vela en el entierro del costo del pasaje. Pobrecita: conmueve su ingenuidad. No sabía que tiene voz y voto con suficiente peso para jeringar a millones de nuevoleoneses condenados a ese círculo de Dante que son nuestros camiones.
 
La lluvia agrava los problemas del usuario. Ventanas que no cierran, asientos que además de desatornillados, se mojan a lo bestia, pasillos resbaladizos. Claro que doña Marichuy no sabe ni quiere saber de estas cosas. Ella está en la AET para proteger a Ismael Flores, abanderado de las masas obreras quien, en sus ratos de ocio, maneja dos que tres negocios.
 
A la abogada le puedo revelar tantos secretos de Estado, pero le exijo discreción: algunos aurigas son buena onda, otros no, pero todos o casi todos entienden como una tarea a cumplir la de dar arrancones de película mexicana cuando el pasajero recién abordó la nave del mal. La idea es derribarlo, supongo. La forma de frenar tampoco es del todo ortodoxa: aquí el propósito es que el viajero que va sentado se caiga. Naturalmente, los carros no tienen amortiguadores, de suerte que el viaje es un masaje de huesos.
 
Y de don Ervey qué decimos: las brujas de Macbeth hicieron llover sus maldiciones en FU Gómez, a la altura del puente que lleva al complejo médico donde está la clínica dos del IMSS. Hay un parabús, pero un sitio de taxis ocupa los accesos; los carros se mueven todo el tiempo, con lo que obligan al género humano a bajar al arroyo para esperar el camión. Riesgo de muerte: eso es.
 
Naturalmente que es un tramo muy transitado: rutas camioneras, carros de alquiler, autos particulares. Y uno tiene que plantarse casi a media calle, con bólidos motorizados amenazando con laminarnos. Pero, qué placer adicional el de vivir la vida cuando a tantas emociones hay que agregar la bendición de la lluvia.
 
Don Ervey ya se va…, espero, aunque me temo que el sucesor será peor. Las víboras de café dicen que viene de una quesería de Oaxaca, si no es que le dan el cargo al propio Jonás.
 
Pero nos quedamos con Aguirre por lo menos el tiempo de supervivencia que le resta al niño Rodrigo. La burocracia política existe para robarnos y amargarnos la vida. Y tienen, los tlatoanis, el cinismo de exigir que tomemos sus mentiras como la palabra del Ser Divino. Sí, Chucha. ¿No quieres, además, un helado de limón?
 
Consejo mal intencionado a choferes y automovilistas: agénciense uno de esos celulares que toman fotos y cuando el tránsito los esté extorsionando, capturen en la pantalla su perfil griego o su heroica cabeza romana. Les garantizo buenos resultados.
 
 
 
 
PIE DE PÁGINA: A lo que hemos llegado. La Federación quiere exhumar los despojos de los padres del Lazca para hacer pruebas de ADN.

Existen para robarnos y amargarnos la vida
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...