Sube Arellanes al patíbulo por su propio pie

Hemos escuchado muchas veces las mismas promesas que hicieron Margarita Arellanes y los demás alcaldes.
 
Todos los ediles que ha tenido Monterrey ofrecen erradicar la corrupción y afinar hasta la perfección la máquina de la administración. Mucho compromiso verbal difundido en los medios a tanto la letra y, al terminar el trienio, más podredumbre, más ruinas en lo moral y lo material.
 
Arellanes y el almirante hacen mal en ofrecer resultados positivos en equis o… bueno, equis plazos. Eso no es posible. Pueden dar una especie de "quinazo", como el que subió los bonos de Salinas de Gortari al principio de su sexenio, pero garantizar, ella que en cien días y él que en dos meses, notaremos los regiomontanos cambios favorables en el manejo de los asuntos citadinos es jugar a vernos la cara de tontos.
 
Estamos hablando de décadas y décadas y décadas de una corrupción que se agravó con el poder del narco. Antes nada más nos robaban. Ahora nos asesinan, nos secuestran, nos extorsionan. ¿En verdad cree la panista que en cien días podrá decirnos con la frente en alto que resolvió este o aquel problema?
 
Desde hace cosa de veinte años, Ayuntamiento es en Monterrey sinónimo de lo peor. Es inolvidable aquel desplegado que publicaron los ipecos acusando a Maderito de "niveles intolerables" en las corruptelas de su gobierno.
 
¿Por dónde va a empezar Arellanes? Me pregunto si la alcaldesa pensó en el daño que sufrirá su carrera política al incumplir con plazos que nadie le exigió. Pero ya lo dijo y no hay marcha atrás. Finalmente, la Presidencia Municipal de Monterrey siempre o casi siempre ha sido tumba de políticos.
 
Creo que el almirante Augusto Cruz Morales también pecó de imprudente: dos meses es un lapso muy breve para que la sociedad vea en la policía y en los tránsitos un principio de profesionalismo, limpieza moral y respeto a las leyes y los derechos humanos.
 
Y suponer que al mismo tiempo que sanea estas dos corporaciones va a poder poner un principio de orden en Comercio y Alcoholes, es soñar despierto.
 
Tampoco se le exigieron plazos determinados para depurar las plantillas de personal bajo sus órdenes. La tecnología ayuda, claro, pero lo decisivo es la voluntad política. Arellanes es de aquí: terminará el trienio y lo más probable es que se quede en Monterrey, pero el marino es ajeno a nuestra metrópoli.
 
En el antiguo régimen, la Secretaría de la Defensa o el Estado Mayor Presidencial le imponían el jefe de policía al gobernador en turno. Esto de tener militares al mando de Seguridad Pública no es una novedad. Venían de fuera, terminaba el sexenio y se iban.
 
¿De dónde salió el marino, quién lo recomendó? ¿Se reflejará en su relación con el general Del Real la tradicional rivalidad, ahora agravada, entre el Ejército y la Armada?
 
Maquiavelo es un hombre muy sabio. Escribió: "La primera opinión que se tiene del juicio de un príncipe se funda en los hombres que lo rodean". Agrega el florentino: "Y cometido un primer error, hubo que seguir por el mismo camino".

Promesas y plazos
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...