Afloran más abusos de empresa coreana

El Estado mexicano se porta como si los capitalistas extranjeros que invierten en México fueran dioses que nos regalan la vida: para corresponder a su generosidad las otorgamos un fuero que no tuvieron ni el Ejército ni la Iglesia católica en sus buenos tiempos.
 
Las plantas de corporaciones globales no tienen por qué cumplir con las leyes mexicanas: bastante favor nos hacen al instalar sus usinas en nuestro país.
 
Ahora resulta que después de varios años de operaciones, el gobierno de Querétaro descubre que la sudcoreana Sam Won —donde un capataz golpeó a un obrero mexicano— no tenía permiso ni licencia ya no digo para fabricar lo que fuere sino ni siquiera para encender la luz.
 
La burocracia queretana también se asombra al enterarse que los de Corea del Sur no les daban el día de descanso semanal a sus trabajadores. Desde luego, les negaron las prestaciones de ley, no les pagaban horas extras y cuando a algún jefecillo, jefe o jefazo le daba la gana, corría al trabajador mexicano: los despiden sin indemnización pero, eso sí, no a todos los madrean.
 
Igual, la CTM se manifiesta sorprendida y cabreada: ahora pide que al karateca Kim Jaeoak, quien puteó hasta hartarse a Jorge Alberto Zamora Esparza en público y con vídeo y todo, le apliquen el 33.
 
Supongo que el cetemio tiene su contrato de protección con la compañía proveedora del gigante Samsung, pero los redentores del proletariado nada sabían de los abusos que Sam Won comete contra los asalariados hasta que se hizo el escándalo de la golpiza y lo que siguió: asesorado por la abogada Jazmín Sánchez García, una valiente mujer, Zamora presentó una doble demanda por despido injustificado y agresión física. Claro: lo despidieron. Este es México.
 
Zamora negoció con los de Sudcorea y, después de dos años de faena, recibió 53 mil pesos como indemnización. El procurador Arsenio Durán Becerra citó al de las artes marciales, pero éste le sacó la lengua y no fue.
 
Don Arsenio declaró a la muy tímida prensa (en minúscula) de Querétaro que la procu está analizando las medidas que debe tomar.
 
Y el secre del Trabajo, Tonatihú Salinas Muñoz, escandalizado por los atropellos que desde hace años lleva al cabo Sam Won, decidió ordenar el cierre temporal de la firma esa que produce moldeados por inyección de productos plásticos. Nadie sabía nada.
 
Querétaro no tiene el monopolio del servilismo: igual trato de privilegio se les da sobre todo a las maquiladoras de la frontera norte pero, en general, a todas las empresas de capital foráneo. Es un acuerdo: invierte aquí y no tienes ni siquiera qué pagarle el sueldo mínimo a la fuerza laboral. Los sueldos son de los más miserables del mundo, pero los globalizadores ni eso quieren pagar. Y ahí está, como siempre, la CTM para solapar las pillerías del gran capital.
 
¿Qué carajos nos pasa? México tiene mucho qué ofrecerle al inversionista: no es necesario tocar el suelo con la frente para besarle los pies.
 
Tenemos los mexicanos un serio problema de desestabilidad espiritual, de buscar —hasta ahora infructuosamente— nuestra identidad. A los complejos históricos de los tercermundistas, convencidos por las potencias imperiales de que son razas inferiores, agregamos ahora la abyección de un Estado que nos ve como estadística. ¿Merecemos esto?
 
La ignominia de los poderes es el martillo que golpea los clavos de la tapa del ataúd donde la oligarquía quiere que descanse, por los siglos de los siglos, el cadáver de nuestra dignidad. Porque hasta eso nos niegan: el derecho al decoro sin el cual el hombre se vuelve menos que animal: un ilota.
 
Poinsett entendió nuestra debilidad anímica y nos envenenó para hundirnos todavía más en el absurdo de negarnos a nosotros mismos.
 
"…Procuramos ser resignados, pacientes y sufridos. La resignación es una de nuestras virtudes populares", escribe Octavio Paz. Sí: regresamos al pasado: al patrón y sus capataces los asiste la autoridad para golpearnos. ¿Qué sigue: el derecho de pernada?
 
La alternativa: levantar la frente, gritar como hombres en defensa de nuestro orgullo y, si no nos hacen caso, aullar y morder como lobos hambrientos.

Servilismo made in Mexico
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...