La elección del Gatopardo: cambiar, para que nada cambie

Nada sustancial cambiará, pase lo que pase en Estados Unidos. Los hombres que gobiernan al país son más poderosos que el Presidente.
 
El análisis que dio a conocer ayer en El País Iñaki Gabilondo obliga a una reflexión. Hace cuatro años el triunfo de Barack Obama entusiasmó a los españoles. Hoy, son indiferentes al juego electoral de la nación más poderosa del mundo.
 
Se esperaban cambios: no los hubo. "Perdimos la fe y la esperanza se nos ha convertido en ceniza", concluye el colega hispano.
 
Cierto, concede el periodista, con los problemas de España, “no estamos para las elecciones” en la Unión Americana. Pero esto va más allá de la crisis: los españoles, comenta Gabilondo, “perdimos la inocencia”.
 
En Rusia, más que desencanto, hay indiferencia, lo que es peor. La declaración de Romney en el sentido de que Rusia es el enemigo geopolítico número uno de Estados Unidos dejó impasibles a los rusos, de acuerdo con un sondeo global que hicieron cosa de veinte reporteros del rotativo inglés The Guardian.
 
"Francamente, no me importa quien gane", dijo Sergei Chernenko, tabernero de 23 años. La contadora moscovita Irina Kaidina, quien tiene a un hijo viviendo en EUA, ni siquiera sabe el nombre del aspirante republicano.
 
China está viviendo una crisis peligrosa: cayó en desgracia uno de los hombres más poderosos y The New York Times reveló que la cúpula política de Pekín tiene fortunas de miles de millones de dólares.
 
Irán teme el triunfo de Romney, quien ha animado a Israel a atacar a la antigua Persia al estilo moderno: sin declaración de guerra. Y la pesadilla del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, es la victoria comicial de Obama.
 
Los europeos no sienten simpatía hacia Romney; tampoco los iberoamericanos ni los africanos.
 
Los árabes están hundidos en guerras civiles, atentados, intrigas: qué les importa. Gane quien sea, EUA seguirá comprándoles petróleo.
 
En México nos molesta que ninguno de los aspirantes nos preste atención.
 
Es que no nos ven como nación, sino como patio trasero y, al tiempo, muro de contención —no muy sólido, por cierto— de indocumentados centroamericanos y de droga: en ese orden.
 
Y en estas últimas horas que faltan para que abran las casillas electorales, ¿qué hacen los dos aspirantes?
 
Obama entró a la cocina del Hotel Bellagio, en Las Vegas, y en plan de chunga y comadreo se ganó la simpatía eterna del personal.
 
El Presidente parece estar tranquilo: llama por teléfono todos los días a esposa e hijas, ve por la TV del avión oficial los partidos de futbol y —al igual que Romney— hace ejercicio a diario en las suites de los hoteles.
 
El tío tiene los pies puestos en la tierra. Les dijo a sus amigos, Ron y Kimberley Kathey que "mi familia y yo estaremos bien, sea cual fuere el resultado". Otro amigo de los Obama, el alcalde de Chicago Rahm Emanuel lo describió como "un guerrero feliz".
 
El republicano, por su parte, es de esos hombres que leen varios libros a la vez. Descansa con una biografía de Theodore Roosevelt y una novela escapista de espionaje en la Guerra Fría. Se levanta a las cinco de la mañana y a esa hora ya trae en chinga a sus colaboradores.
 
Esta es la tercera ocasión que Romney intenta ganar la Presidencia.
 
Y la última. Ya cumplió 65 años y alguno de sus amigos dice que le comentó algo así como "si no gano, me regreso a mi casa en Belmont", Massachusetts.
 
Papá Romney también se sintió presidenciable hace cuarenta años.
 
Hoy es el día y quien se alce con el triunfo tendrá una agenda muy apretada: los Padres Fundadores siempre dijeron que Dios confió a la Unión Americana la responsabilidad de guiar al mundo.
 
Los cínicos, que en tiempos antiguos eran odiados por decir la verdad sin tapujos, retiran al Señor del escenario y ponen en su lugar al Big Business.
 
Hoy los gringos sabrán quién se alojará en la Casa Blanca.
 
Y mañana —el meteorólogo dice— posiblemente una nueva tormenta caerá sobre las mismas regiones que castigó Sandy, principalmente Nueva York y Nueva Jersey.
 
Mero anticipo de los huracanes políticos y militares con los que tendrá que lidiar la potencia encargada por mandato divino de llevar el amor a Cristo y la felicidad al mundo, así sea en la punta de la bayoneta.

Election Day
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...