A desatar primero los nudos fáciles

Suero de aquellos quesos. Radio Pasillo del Palacio chico dice que la alcaldesa Arellanes sueña despierta con construir obra faraónica —o elefantes blancos, que es lo mismo.

Sería bueno y sano que la panista empezara de menos a más, atacando problemas que posiblemente ni siquiera sabe que existen, pero que nos amargan la vida  y nos ponen en peligro a millones de regiomontanos.
 
Tenemos, por ejemplo, el Paso de la Muerte I, en Tercera Avenida y Enrique C. Livas, más o menos donde se juntan Cumbres (supongo que el primer sector) y Leones. Señora de los Siete Puñales: los ateos rezan antes de cruzar Livas.
 
Es una avenida ancha sin semáforos ni isletas: sólo hay a la mitad de Livas un par de pedorras rayas amarillas que garantizan la vida del peatón tanto como la salvaguardan las promesas políticas de Fred Manos de Cuchillo Larrazabal.
 
Autos y camiones se desplazan a velocidad supersónica y diríase que los conductores, como pilotos de aviones de caza, ponen en la mira al hombre o mujer, niño o anciano que comete la temeridad de desafiar —así lo entienden los reyes del volante— a los misiles terrestres.
 
A un lado tenemos al desplumadero pomposamente llamado New York, a donde entran a 400 nudos quienes, ilusos, creen que van a ganar, y salen, a 500 nudos, bien cabreados, los perdedores, o sea todos. Y uno en medio, entre automovilistas que desprecian la vida ajena y choferes que compiten con ellos y entre sí en imprudencia, por no decir barbarie.
 
Nunca, pero nunca, he visto un tránsito ahí. Y es una pena para estos servidores públicos, porque si uno de ellos dedica media hora al día a levantar infracciones, vía simplificación administrativa, a los hotentotes motorizados, en seis meses se podría comprar al contado una mansión en alguna colonia pomadosa de San Pedro.
 
Paso de la Muerte II: aceras norte de Madero en cruce con Simón Bolívar. El de a pie se tiene que jugar el pellejo, porque hay semáforos, pero no tiene flecha. Te puedes esperar a que se detenga el flujo que viene por el poniente de la Calzada, pero te jodiste, porque te atrapa la caravana que avanza por el oriente.
 
Y cuando hay luz roja para estos y aquellos, se enciende la verde para los que bajan por Simón Bolívar.
 
Tierra de Nadie I: Félix U. Gómez, a la altura del puente peatonal que comunica la acera poniente con el complejo hospitalario y administrativo del IMSS.
 
En el lado oriente hay un parabús que nadie puede usar, porque los espacios los monopolizan los taxis. A esto agregamos esos regios ejemplos de civismo y consideración que se estacionan en doble y hasta triple fila mientras esperan que el pariente, la pareja o quien sea termine la consulta o el trámite del caso. Y los hijos de hombre tenemos que pararnos casi a la mitad del arroyo con la esperanza de que pase el camión y el auriga tenga a bien detenerse.
 
Necesitaría todos los volúmenes de la Enciclopedia Espasa Calpe para hacer la reseña de estos desmadres. Quizás el gobierno municipal, si llega a enterarse de dichos desaguisados, simplemente se encogerá de hombros y se hará pendejo: son problemillas muy menores, se dirá a sí mismo.
 
No, no son problemillas menores. El almirante vicealcalde bien podría darse por enterado de que es bueno y santo que corra a los corruptos —y si los mete a la cárcel se ganará mucho champú de cariño—, pero además de sanear esas dependencias, una parte importante de su tarea es corregir este tipo de fallas. No conquistará mucha gloria, pero sí ganará respeto y admiración.
 
Son tantos los problemas que tienen a mi Monterrey en la lona que, por salud mental, se debe comenzar por nudos que se pueden desanudar con un esfuerzo mínimo.
 
Otrosí: hace muchos años Felipe Zambrano, cuando era alcalde de San Pedro, se ponía a barrer en la calle y a dirigir el tránsito. Pero a él le quedaba bien hacer esas cosas. Margarita Arellanes y su equipo, en mi humilde opinión, se vieron mal al salir con la escoba en ristre. La edil debe usar una escoba, sí, pero de hierro, para sacar de la casa comunal a tanto ladrón.
 
También sería bueno, para los regiomontanos y para la nueva administración, tomar distancia del zar de los quesos. Larrazabal no es un compañero presentable y su cercanía le hace mucho daño a doña Marga.

Breve compendio de desmadres
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...