Seguirán militares en las calles con EPN

Felipe Calderón tiene motivos para estar orgulloso. La guerra contra el narco dejó suficientes bajas para ocupar un lugar en la Historia de los conflictos armados.
 
En Corea, de 1950 al 53, murieron 54 mil militares norteamericanos. En los casi 15 años que duró la locura de Vietnam perdieron la vida 56 mil 370 castrenses estadunidenses.
 
Los muertos, en México, son muchos más. La cifra mínima que se maneja es de 50 mil; la máxima, de 150 mil.
 
Pero no toman en cuenta a los desaparecidos: ni se sabe cuántos son. Muchos de ellos fueron levantados hace años: los muchachos de Ciénega de Flores y los petroleros de Cadereyta, para citar sólo dos ejemplos locales.
 
Y de los secuestrados, ¿cuántos yacen en narcofosas o fueron disueltos en los infames tambos de los verdugos?
 
Y ahora el presidente Peña Nieto ordena más de lo mismo a los secretarios de la Defensa Nacional y Marina-Armada. Aunque la directiva no causa sorpresa ni asombro, como sea es un trago muy amargo. Ya había dicho el mexiquense que de entrada no iba a regresar a la tropa a sus bases, buques y cuarteles.
 
Lo que entendemos es que el doctor y almirante Mondragón, hacedor de milagros —saneó a la policía defeña: vaya hazaña—, se aplica de tiempo completo a organizar la entidad que estamos exigiendo a gritos desde hace años: la Gendarmería Nacional.
 
Son útiles las experiencias, sobre todo de Italia, España, Francia, Colombia, Chile y, hasta cierta medida, Perú. Pero, claro, la crisis de México tiene características propias. El enemigo más peligroso no son los cárteles: es la corrupción.
 
Pero en el defe don Manuel Mondragón logró vencer al dragón. No es lo mismo triunfar en una ciudad, así sea una macrópoli como la capital de la República, que imponer la ley y el orden en nuestros dos millones de kilómetros cuadrados. Pero MM es un hombre singular. Si alguien lo puede hacer, es él.
 
Necesitamos —perdón por hacer este tipo de comparaciones: soy antifranquista hasta la médula— algo parecido a lo que fue la Policía Armada española antes de los Pactos de Moncloa: una institución civil con cierto nivel de preparación militar, equipada con carros pesados dotados de blindaje adecuado y armamento semipesado y helicópteros, igualmente con corazas protectoras y armas de defensa y ataque. Pero, desde luego, sin el espíritu represivo del franquismo: lo ideal no es matar a los sicarios, sino capturarlos para que brinden información.
 
Tenemos que sacar de esta pelea a los soldados y marinos. Se les impuso una tarea para la que no están preparados. Los hombres y mujeres bajo banderas son, casi todos, personas decentes con espíritu de servicio y sacrificio. Pero, al igual que en todos los ejércitos de Aire, Tierra y Mar del mundo, hay sicópatas, troperos enfermos: asesinos y torturadores, para acabar pronto.
 
En Nuevo León sabemos de estas cosas. No hay dolor comparable a la muerte de un hijo; y peor si se trata de un muchacho joven, promesa del futuro, abatido a la mala por gente de la milicia con patologías peligrosas. Y todavía, aparte de abatir al doctor Otilio Cantú, estas bestias que deshonran el uniforme pretenden presentarlo como un delincuente.
 
Ya lo han hecho en varias ocasiones: en el Tec, en Ciudad Anáhuac. Y no se sabe que hayan sido castigados.
 
En la nota que publicó ayer en El Norte, el médico Otilio Cantú González —texto escrito con sangre de una alma en sufrimiento— clama justicia:
 
"No, no son los muertos de Calderón, son los muertos de nosotros, son el pueblo que puso la cuota, a nosotros nos tocó que el corazón se destrozara, llorarlos, enterrarlos si fue el caso, otros ni siquiera eso pudieron hacer, y seguir recordando la forma artera de sus asesinatos".
 
Adiós, señor Calderón. A donde quiera que vaya, camine erguido, con la frente en alto. Tiene motivos para estar orgulloso: usted fue el Presidente de la Muerte, la impunidad y la descomposición moral de México.

'No son los muertos de Calderón'
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...