Reforma Educativa no plantea cambios radicales

El Sistema necesita caciques sindicales corruptos hasta la médula. De otra manera no funciona.
 
Por Sistema se sobreentiende al régimen: da lo mismo que el presidente sea del PRI o del PAN. Al PRD no lo podemos incluir todavía, pero llegará su momento.
 
En México lo único digno de confianza son las funciones de lucha libre. Sí, todo indica que como en la milenaria leyenda, la mano escribió en la pared una sentencia.
 
Parecen reforzar esta hipótesis los aparentes desaires que el gobierno de Peña Nieto le ha hecho a Elba Esther Gordillo, y la pamba que le podría recetar su acérrimo enemigo, el secretario de Educación Emilio Chuayffet.
 
Pero vivimos en México. Gordillo será, quizá, despojada de su poder. Y eso qué. En su lugar quedará otro tlatoani tal vez peor que la chiapaneca.
 
Carlos Jonguitud tomó por asalto el edificio del SNTE: metralleta en mano se hizo del poder sindical. En su momento, como suele ocurrir, la hormona venció al cerebro y creyó que Gordillo era su amiga y aliada. En México, Judas Iscariote sería un ejemplo de lealtad.
 
Ahora repican a muerto las campanas. Pero eso no tiene importancia. El Sistema castigó duramente a La Quina, pero lo sustituyó con Romero Deschamps. Es la escuela de la clase política: no sabe hacer las cosas de otra manera.
 
Lo único que parece auténtico y, eso sí, digno de aplauso, es que sólo los líderes de los tres partidos avalaron con su presencia el disparo de lo que, sinceramente esperamos, sea algo más que un misil mediático.
 
Si ya se decidió poner a la chiquillada en su lugar, santo y bueno. Los minipartidos nos salen muy caros —como si fueran de a de veras— y no sirven para nada.
 
Por lo demás, las bases de la llamada Reforma Educativa parecen tener más que ver con la sumisión del magisterio que con los cambios radicales que urge aplicar en todos los niveles de la instrucción pública.
 
Cómo es posible que el alumno, haya o no aprendido, pase automáticamente al siguiente grado. Pero tenemos tantas contradicciones, tantos errores que se nos han convertido en horrores. En Primaria y Secundaria se eliminaron materias que son indispensables en la formación del hombre ciudadano.
 
Y es difícil tomar en serio esto de evaluar a los mentores: en un país tan corrupto como el nuestro pudiera ser una nueva mina de oro para un puñado de pillos.
 
Tenemos, luego, el problema de que las Universidades son responsables de la Preparatoria o Bachillerato. En el Primer Mundo, e incluso en las naciones alfabetizadas del Tercero, la Enseñanza Media engloba lo que aquí separamos como Secundaria y Prepa. El liceo, gimnasio o high school dependen de la Secretaría o Ministerio de Educación, no del ámbito universitario.
 
En México todavía tenemos en las escuelas esas abominaciones llamadas bandas de guerra: sería bueno reemplazarlas por bandas de música. Los muchachos por lo menos aprenderían a tocar un instrumento.
 
Y si en verdad hay un ánimo de mejorar y modernizar, sería también conveniente poner en práctica lo que clamó durante años y años el maestro Humberto Ramos Lozano: enseñar un oficio al alumno. Hoy los chicos terminan la Prepa, y si no pueden seguir a Facultad se encuentran con que nada o muy poco de lo que aprendieron les va a servir para conseguir empleo.
 
Otro asunto que tiene lo suyo de grave es que en México tenemos mucho Gobierno y poco Estado. Los planes educativos duran el sexenio, si bien les va, y luego los tiran a la basura porque el nuevo Ejecutivo tiene un criterio diferente.
 
Así las cosas, tenemos un presidente joven con mañas viejas: educado en la cultura del autoritarismo y apoyado por asociados poco presentables; un titular de la SEP quien, obviamente, no sabe gran cosa acerca de la educación y con una historia política que lo acerca más a los buenos, viejos tiempos del control social, la represión, el fraude electoral y la impunidad.
 
Quedan los señores diputados, quienes tienen prisa en convertir la reforma en ley. Nuestros dignos representantes harán lo que les digan. No hay mucha sabiduría en San Lázaro: ayer quisieron fijarle precio internacional al crudo. Escapan a su agudeza las complejidades de los mercados petroleros.
 
En fin: lo más prudente es esperar un poco a ver cómo pinta el verde.

Mucho Gobierno y poco Estado
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...