Las armas culpables

El relato —y retrato— contemporáneo es terrorífico: en medio una sala de cine, disfrazado como un adolescente en fiesta de Halloween, un joven estudiante de neurología, Jesse Holmes, cuya apariencia de idiota apenas disimula su maldad, dispara a diestra y siniestra contra los asistentes a una fantasía heroica, mientras el hombre murciélago, dedicado a luchar contra el crimen, mira, impotente, los asesinatos desde la pantalla.
 
—Creímos que era parte del espectáculo, dijo uno de los sobrevivientes de la matanza sin darse cuenta de la acertada condición de sus creencias. Obviamente el asesinato masivo es parte del espectáculo; es parte de una cultura militarista, arrogante, belicista, en la cual los videojuegos ya no reflejan la vida; la sustituyen, y la noción del exterminio es la base de la superioridad nacional.
 
El problema no es sólo Holmes, el enloquecido tirador de Aurora, ni tampoco Eric Harris o Dylan Klebold (los asesinos de Columbine); ni siquiera Cho Seung-Hui, el multihomicida del Virginia Tech.
 
Tampoco se debe a la venta libre de armas.
 
La venta de armas es una consecuencia cultural.
 
El problema es más grave, pero la cultura americana y sus defensores mimetizados no lo va a reconocer jamás. No son los fanáticos de la Asociación Nacional del Rifle, sino el rifle como símbolo de identidad nacional; de Iwo Jima a Hollywood; de John Wayne a Rambo; del antifaz de Batman a las capuchas del KKK y los verdugos de Rodney King o Anastasio Hernández Rojas, el mexicano muerto a golpes por la policía fronteriza hace pocos meses.
 
Los estadounidenses no son violentos por tener armas al alcance de la mano: tienen armas al alcance de la mano porque son violentos. Porque esa es su naturaleza, esa es su historia; esa su tradición, esa su finalidad, ese su destino manifiesto. Es la segunda e intocable y definitiva enmienda de su Constitución. Es un principio sagrado, pétreo.
 
Tener y usar armas, en su país o fuera de él, es un derecho nacional, no un accidente. Y su magna industria mil millonaria de fabricación de pistolas, rifles de asalto, aviones bombarderos, granadas, carros de combate, portaciones, submarinos o bombas atómicas hasta cubrir el espacio exterior, son el distintivo de su poderío. De su indeclinable poderío.
 
Y contra eso nada pueden ni el Congreso ni la opinión liberal de los intelectuales demócratas. Tampoco puede el presidente demócrata Barack Obama, quien ha protegido hasta la impudicia al procurador Holder (a pesar del desacato al Capitolio), cuyo secreto sobre la operación de contrabando de armas a México para uso de la delincuencia organizada (Fast & Furious) permanece en el catálogo de la impunidad americana.
 
Por eso resulta innecesario el llamado de nuestros diplomáticos mexicanos en pro de una restricción a la venta de armas de asalto. Tienen 50 o más millones de pistolas de distintos calibres en su país y otras miles fuera de los Estados Unidos como para tomar en serio las voces del patio trasero horrorizado por las matanzas en un cine o por un francotirador enloquecido desde una torre.
 
Como parte de su campaña o guerra o combate o cruzada o como le quiera llamar el agónico panismo gobernante en México a su política de los últimos seis años, nadie ha tocado a los contrabandistas de armas. Les pedimos orden en su casa pero les permitimos meter cien mil armas largas y cortas a nuestra tierra sin detener siquiera  una docena de vendedores de armas. También en F&F hemos guardado silencio.
 
Ya en otras ocasiones hemos comentado en esta columna la iniciativa de punto de acuerdo de la diputada chihuahuense Guadalupe Pérez, a quien la PGR y la Defensa Nacional le negaron información sobre capturas, detenciones y procesos contra traficantes de armas. De acuerdo con los datos contenidos en un punto de acuerdo para abordar el asunto, sólo siete personas habían sido consignadas y únicamente dos procesadas por delitos relacionados con armas y contrabando en los años recientes.
 
Hace apenas unos días en Chihuahua el Presidente supervisó un vistoso operativo: un tanque les pasaba por encima a muchas de las cien mil armas decomisadas a los violentos.
 
Pero el tanque de la justicia nunca pasó por encima de quienes metieron al país esas armas.

Impunidad en el patio trasero de EUA
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...