De muertos y muertos

Quería Felipe Calderón evadirse de la imagen mortuoria de su gobierno y por eso dedicó días y días en las semanas finales de su administración a inaugurar hasta una llave de agua y persuadir de su magno esfuerzo nacional en la construcción, la reconstrucción, los servicios de salud y todas sus hazañas, pero al cuarto para las doce la verdad le dejó caer el invisible peso de su sombra y lo llevó al cenotafio de los soldados muertos cuya monumentalidad competirá con su otra magna; una estela de luz, un enorme cañón de sombra.
 
Quien comenzó con los hijos vestidos de soldaditos, terminó con los verdaderos soldados amortajados en el bronce de la monumentalidad innecesaria.
 
Esta versión mexicana del Valle de los Caídos tendrá su complemento con el Monumento a las (otras) Víctimas (las civiles; anónimas y no), idea generada desde las marchas de Javier y los Sicilianos, lo cual no deja de ser en varios sentidos algo extraño: en esta esquina los muertos civiles; en esta otra, los muertos militares, como si estuviéramos detenidos en el tiempo, en aquella ocasión cuando los estudiantes de la Universidad Nicolaíta pusieron contra la pared al entonces candidato Luis Echeverría y le exigieron un minuto de silencio por los muertos de Tlatelolco, y él aceptó pero también lo ofreció para los soldados.
 
Resulta incomprensible: los muertos de unos y los muertos de otros. Cada quien su vida, diría Basurto; cada quien su muerto diría nuestro tiempo. Como se quiera ver, los mexicanos vivimos prendidos de la nostalgia de la muerte, como habría dicho Xavier Villaurrutia:
 
Si en todas partes estás,
en el agua y en la tierra,
en el aire que me encierra
y en el incendio voraz;
y si a todas partes vas
conmigo en el pensamiento,
en el soplo de mi aliento
y en mi sangre confundida,
¿no serás, Muerte, en mi vida,
agua, fuego, polvo y viento?
 
Pero por desgracia, más allá de las imágenes y los destellos, nada nos regala la poesía en estos tiempos de confusión nacional, como tampoco nada resuelve la reiterada alusión presidencial al esfuerzo tenaz hasta el límite propio y la buena intención y las justificantes axiológicas y las jactanciosas presunciones de valor personal y serenidad ante el riesgo. Eso no llevó a este gobierno al éxito. Al menos no en su capítulo fundamental.
 
Ha dicho el Presidente sobre este monumento militar ubicado en el Campo Marte, cuyo nombre mismo ya es un atropello a la lógica. Lo han llamado Plaza al Servicio de la Patria, que es el Monumento a los Soldados Caídos en Cumplimiento del Deber, según dijo FCH en el arranque de su emotivo discurso, y como todos vemos, la plaza no puede estar al servicio de nada. Habría sido mejor decir "Plaza del Servicio a la Patria" o "Plaza en Memoria de los Servidores de la Patria" eso sin contar con su verdadera condición más de cenotafio y menos de plazuela, pero en fin.
 
"Gracias a ellos —dijo el supremo comandante—, a su templanza, a su valor, a su pundonor, a su sacrificio, el Estado mexicano ha podido enfrentar las amenazas...
 
"…Nuestros soldados y marinos sabían (¿ya no lo saben?) que la defensa de las libertades, la integridad y la seguridad de los ciudadanos frente a una criminalidad creciente, era (¿ya no es?) un mandato constitucional y ético, un asunto prioritario para la viabilidad misma de la Nación...
 
"…En efecto, ante una criminalidad que no sólo atentaba (¿aba?) contra los bienes e integridad de los ciudadanos, sino que se había (¿había?) levantado como peligro verdadero a la seguridad interior del país, ante el llamado de la Patria, que clamaba (¿aba, aba?) por la ayuda de sus mejores hijos, los soldados y marinos de México pasaron lista de presente, y reclamaron para sí el alto honor de defender a nuestras comunidades para liberarlas de tan singular flagelo".
 
Pero hay de otra sopa:
 
"(AP).- El llamado 'Memorial a las Víctimas de la Violencia' tiene previsto ser edificado en un terreno de la capital del País junto a un campo militar y constará de 15 muros de acero con una laguna en medio, según el proyecto ganador de un concurso convocado por el Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México y algunas organizaciones civiles.
 
"Los grupos civiles que respaldaron el proyecto, el cual será financiado con recursos del Gobierno, sostienen que será un espacio de reflexión sobre la violencia que muchas personas han vivido y que no desean que se repita".
 
 
 
MAL FARIO
 
Y como cereza en el pastel de la mala suerte del calderonismo, poco antes de terminar su encargo como secretario de Economía, el señor Bruno Ferrari se enferma de gravedad.
 
"El secretario de Economía, Bruno Ferrari (Crónica), fue hospitalizado la madrugada del martes en la ciudad de México a causa de una trombosis cerebral…
 
"…Información de la dependencia a su cargo detalló que fue intervenido de emergencia en el Hospital Central Militar, donde se le practicó exitosamente una trombolisis…
 
"…Cabe destacar que con este evento de salud, Bruno Ferrari quedaría fuera para seguir operando la dependencia para dedicarse a su recuperación, por lo que el cargo quedará en manos de algún subsecretario".




Cenotafios
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...