México, líder de naciones

Es difícil entender al presidente Felipe Calderón Hinojosa.
 
El panista cede al canto de las sirenas y se estrella en las rocas del autoelogio. Lo peor: no sabe que ya naufragó.
 
El hombre vive en un búnker alejado del mundanal ruido. Me recuerda al personaje de una novela corta de Bram Stoker: cosas horrendas sucedían a su alrededor mientras el tío se decía a sí mismo: “Yo soy inglés; esto no tiene nada que ver conmigo”.
 
El Banco de México advirtió ayer que este año no se generarán suficientes plazas de trabajo. En buen romance, esto significa que habrá más mexicanos en el desempleo.
 
La matanza en el penal de Altamira, Tamaulipas, sacudió al mundo, pero nuestra burocracia se limitó a encogerse de hombros. Habrá una investigación, nos dicen.
 
El asesinato de los normalistas de Guerrero casi es caso cerrado. Los vídeos, las declaraciones de testigos y participantes carecen de importancia. Espeluzna la tragedia: la protesta de los muchachos no era del todo pacífica, pero se supone que la autoridad debe reaccionar con inteligencia y moderación. En todo caso, los estudiantes no portaban armas de fuego y de que hubo cientos de disparos, los hubo.
 
Ah, pero está en marcha la averiguación.
 
Y FCH nos hace saber su satisfacción porque ha cumplido su deber. Declaró –más bien declamó– ayer: “Yo me siento contento porque México está mostrando un rol de responsabilidad y también de liderazgo a nivel mundial”.
 
Vaya, después de tantos años nos ofrecen la pipa con el opio de que somos una nación líder.
 
El michoacano quizá piensa que el espejismo chovinista de un México erguido y orgulloso señalando a otros pueblos el camino a seguir basta y sobra para que el hambriento olvide su penuria y la sociedad se sienta a salvo de sicarios y policías.
 
En Concordia, Sinaloa, el jefe de Estado pontificó sobre las excelencias de su administración. El pretexto: La inauguración del puente atirantado más alto del mundo, según lo hace constar Guinness.
 
Por Dios, a quién le importa eso. Cincuenta millones de mexicanos, quizás más, cambiarían el registro de Guinness por una docena de tortillas. Lo peor:
 
Vivimos algo parecido a una guerra no convencional: tal vez la podamos clasificar como narcoguerrilla, y todos los días caen mexicanos abatidos por los malos.
 
Pero, nos dice el mandatario, México está en proceso de resolver sus problemas. Y desde las alturas del Olimpo que comparte con sus “yes men” presume que ha entregado más obra que Porfirio Díaz en su reinado de 35 años.
 
Mala comparación, desde el punto de vista de la Historia.
 
Antes, nos preocupaban el desempleo, la carestía, los bajos salarios, la ofensiva contra los programas de bienestar social. Ahora sentimos que los violentos tienen a la sociedad con la espalda contra la pared. La respuesta de FCH: la militarización de México. Eso sí, con la bendición de Estados Unidos.


Opio en pipa
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Lo más reciente

Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
Héctor Pérez
Por
HÉCTOR PÉREZ

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...