La amnesia y la anomia

México está gravemente enfermo, pero no sé exactamente de qué. Espero pueda usted ayudarme a dilucidarlo.

Ha vuelto el PRI al poder y lo hemos votado. Lo hemos votado además por franca mayoría y la democracia es inobjetable. Esa no es la cuestión.

La cuestión es que hemos vuelto a un modelo político cuyos rasgos conocemos, cuya historia es pública, no secreta. Desconocemos quizás, en México, lo que es el voto de castigo. De conocerlo, diría que quizás padecemos de amnesia… o de anomia. Ya no sé qué es peor.
 
Émile Durkheim, emblemático sociólogo francés, luego de siglos de maestros que rondaban la idea, aterrizó una teoría terrible, pero muy verdadera. Las sociedades funcionaban, según sus palabras, como seres vivientes, reaccionando ante ciertos estímulos.

Cuando los estímulos eran negativos, el grupo los aprendía y asimilaba, terminando por volver normal una costumbre viciosa.

Durkheim fue un paso más allá. Los pacientes en cuestión cambiaban poco a poco sus estándares morales, hasta transferirlos al resto de sus actividades.

Esta conducta fue llamada por él como anomia. En palabras mundanas, si una sociedad no respeta a sus autoridades, sentirá que es justo saltarse un semáforo en rojo, dar mordida, evadir impuestos, sin sentir culpabilidad alguna. Una sociedad anómica juzgará y apartará, además, a quienes no sean como ellos.
 
Émile Durkheim murió en 1917 y no vería el mejor ejemplo de su teoría puesta en práctica. Algunos años después, el Reich alemán ordenaría eliminar del mapa a todos aquellos que contaminasen el gen ario que sólo ellos poseían. Había que deshacerse, por lo tanto, de lisiados, débiles mentales, locos, gitanos, judíos…

La mercadotecnia que se montó alrededor de una medida tan extremosa fue, a todas luces, brillante. Se aseguraba un futuro mejor con una raza limpia, una economía pujante, más trabajo para todos, sin tener que cargar con el lastre de los incapaces y de los desleales al grupo. Muchos alemanes compraron la idea, porque tenía sentido para el resto. Ya sabemos cómo terminó la historia.
 
El tiempo pasó y Alemania alega ignorancia, pero pide perdón. La gran mayoría de los alemanes al hablarles del tema dirán que sus abuelos no sabían lo que en realidad estaba sucediendo.

Sea o no verdad, la realidad es que existe una estricta política anti-nazi en aquellas tierras. La simbología, los gestos, la literatura (incluyendo Mein Kampf) están vetados. Según su filosofía, se enjuició en Nüremberg a los culpables, el resto empezó de cero, grabó con arrepentimiento lo que sucedió en su pasado, y borró todo rastro de ello en su presente.
 
En México, tal como hizo Porfirio Díaz, el PRI le dio la posibilidad a sus opositores, luego de setenta años de participar en el juego.

Ahora ganó la presidencia, y abiertamente admite que ya no son como antes. El que lo admitan sin ningún reparo me parece a mí la peor de las canalladas. Retuvieron el poder de un país entero en contra de la ley. Eso es un hecho.

Pero aquí no hay juicio político, como pasó con Pinochet. Aquí nunca vino Baltasar Garzón. Aquí no se exigió que se rindieran cuentas como a Fujimori. Mucho menos se hizo el borrón y cuenta nueva, como en Alemania. Nada pasó, ni un chivo expiatorio necesitaron… y encima los premiamos, dándoles la presidencia.
 
Por eso, mi diagnóstico clínico para este país que tanto amo es amnesia, anomia… y depresión.



Nacional espíritu de teflón
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Lo más reciente

Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
Héctor Pérez
Por
HÉCTOR PÉREZ

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...