Las Batallas de José Emilio Pacheco

Un sábado en la noche hace muchos años encontré en el canal 10 una película empezada que tenía como protagonista al chavito que hacía de hijo de César Costa en Papá Soltero, como no había nada más me quedé viéndola y a medida que avanzaba me di cuenta que era la historia de Carlos, un niño que vivía en la colonia Roma del DF y que se enamoraba de Mariana, la mamá de su mejor amigo. Era tan grande e incomprensible lo que siente por ella que tiene que salirse de la escuela e ir a decírselo.

En ese tiempo no conocía aún la obra de José Emilio Pacheco, pero sí conocía la música de Café Tacvba, por lo que creí que la historia de “Las batallas” estaba basada en aquella película de Alberto Isaac que se llama Mariana, Mariana.

Años después cuando entré a la universidad conocí la obra de este autor y me encontré con su poesía, su narrativa y sobre todo, con Las batallas en el desierto, esa pequeña novela que retrata a la ciudad de México a finales de los cuarenta.

En aquellas pocas páginas José Emilio Pacheco utilizaba a Carlos, personaje principal, para hacer una crónica no sólo de la niñez sino de un momento específico en la historia del país. Mientras que por un lado hacía miles de referencias a películas, libros, comics, educación y la vida diaria, por el otro hacía una radiografía de los cambios que el país atravesaba de manos del primer presidente no militar que tenía México.

La inocencia con la que Carlos ve el mundo me conmovió, me hizo identificarme con él y hasta la fecha es una de las novelas que más me ha marcado, no sólo por sus temas, sino por la forma tan ágil y fluida que tiene para describir las cosas en un mundo que por cínicos nos negamos a entender.

Al leerla entendí completamente la canción de Café Tacvba, las referencias que hacían a las canciones dentro de la novela y por el título entendí por qué la canción llevaba ese nombre.



Si bien José Emilio Pacheco escribió más cuentos y fue un poeta destacado, dueño de una sensibilidad muy particular, siempre que leí sus entrevistas me encontré con una persona agradable, muy sencilla que no tenía nada que ver con la imagen del poeta que siempre está en contacto con las musas y por lo tanto vive en una realidad que no comparte con el resto de los mortales.

Por eso, al enterarme de su muerte el domingo 26 de enero, sentí un nudo en la garganta, un dolor en el estómago y ganas de llorar.

Siempre he creído que el mejor homenaje a un escritor es leer su obra: acerquémonos nuevamente a “Las batallas” de Café Tacvba, leamos sus poemas y disfrutemos de la obra de uno de los mejores escritores, en mi opinión, ha tenido México.

Release Me XXXI
LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Lo más reciente

Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
Héctor Pérez
Por
HÉCTOR PÉREZ

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...