El comandante inicia la campaña

Felipe CalderónLa reunión del pasado viernes en el Centro Banamex en la cual el Presidente Felipe Calderón les confió a sus empleados el espíritu Churchilliano en el fondo de su corazón mientras con severidad les leía la cartilla de la honestidad futura, ha sido vista por algunos como la clarinada para movilizar todo el ejército administrativo azul en favor del triunfo electoral panista y –también– la confirmación de hallar lo aparecido en medio de lo perdido; es decir, inclinar su infalible dedo hacia la testa de Ernesto Cordero quien con su jefe compartió tribuna y honores.

Extenso, muy extenso discurso de casi cincuenta minutos, casi cinco mil palabras, en el cual hubo oportunidad para la confidencia, el compromiso, la reflexión, la queja por la crítica injuriosa y ruin y el optimismo indiscutible en el triunfo y la victoria con el ejemplo quizá exagerado de la Segunda Guerra Mundial.

No se sabe con certeza si todo esto ha sido así, excepto en la forma como nuestro Jefe de Estado modestamente comparó sus empeños con los del Companion of Honour, Caballero de la Jarretera;  heredero de Marlborough; Compagnon de la Liberation, Ciudadano de Honor de los Estados Unidos y Premio Nobel de Literatura, entre otras distinciones universales, el enorme Winston Leonard Spencer Churchill, militar, artista, político y diría Octavio Paz, bebedor heroico.

No se sabe cuántas de esas características compartan ambos personajes, pero una relectura de la biografía de Francois Bèdarida nos recuerda ciertos momentos gloriosos  y otros funestos, como el desastre de Galipolli, decisión militar y política equivocada por la cual perecieron o quedaron  heridos 250 mil soldados en una operación desatinada.

“…El fracaso es evidente. Por más que se realiza un nuevo desembarco en agosto, más el norte, en la Bahía de Suvla, no se consigue romper la defensa turca, reforzada por elementos del ejército alemán que cuenta con un consejero de excepción, el general Liman von Sanders. Entonces empieza la verdadera agonía del cuerpo expedicionario. En otoño hay que rendirse a la actitud más razonable: el reembarco.

“La decisión muy discutida y por tanto muy diferida, se toma al fin el 8 de diciembre de 1815, comenzando de inmediato la evacuación. En total el coste del drama de los Dardanelos para los aliados es considerable, puesto que se eleva a 250 mil bajas entre muertos, desaparecidos, heridos y enfermos”.

Pero de seguro no es con este Churchill con quien se ha comparado nuestro presidente, sino con el otro, aquel cuya principal característica fue siempre la inquebrantable tenacidad, el hombre cuya promesa fue combatir en las calles y las playas y no rendirse jamás, ese caballero cuya mejor descripción es anónima y viene citada en el ya dicho libro:

“…Mr. Churchill es el eterno bulldog, la quintaescencia del espíritu de lucha británico, la encarnación del combatiente inglés, sin ceder nunca, siempre presto a alimentar el fuego de la caldera con el piano de cola del salón… Al final podremos verle arrastrándose, irreconocible, cubierto de sangre y feliz por ello, con el corazón de su enemigo entre los dientes…”.


Pero en tanto llega la oportunidad de una masticación como esa, nuestro líder nacional en la guerra contra el mal en todas sus formas, nos dice y nos insiste:

 “Que sepan y sostengan (los delegados convertidos en evangelistas) que hemos trabajado como nunca para cuidar nuestro medio ambiente, arrasado por la ambición de muchos grupos y de visiones estrechas que prevalecieron en México durante tanto tiempo.

“Que hemos sido respetuosos de la libertad y de la palabra de cada quien, y que a pesar de que nunca, nunca se había atacado, o acusado, o calumniado e insultado tanto al Poder, el Poder jamás, jamás se ha utilizado para silenciar la boca o la palabra de ningún mexicano.

“Y en el tema de seguridad. Que sepan ustedes y que sepan difundir que estamos peleando por los mexicanos; que estamos confrontando y venciendo a los criminales, no importa su bajeza y su cobardía en su proceder. Que el miedo que siembran cae aquí, en tierra infértil, porque estamos decididos a rescatar a nuestro pueblo y a nuestras familias y a nuestro México de las garras de la criminalidad…

“Y yo puedo decirles, amigas y amigos, que nuestra estrategia es combatir y vencer a los criminales que asolan (unos asolan; otros asuelan) a nuestro país; que es construir instituciones de seguridad y justicia que le han hecho falta a nuestro México, y sin las cuales no sólo es entendible el avance de los criminales, sino también, no es comprensible un futuro para México”.

En lo personal yo no creo en la definición churchilliana como punto central del discurso del Presidente. Me parece un  elemento oratorio para distraer, una bomba de humo.

Su intención es insistirles a los delegados federales (casi mil 700 asalariados con cheque de las arcas nacionales) sobre su responsabilidad paralela: prolongar una política de partido; esto es promover en las áreas de su responsabilidad la continuidad panista en el gobierno.

“Ese sueño, amigas y amigos, que tienen millones y millones de mexicanos, y que tenemos nosotros, quienes tenemos, en mayor o menor medida, la responsabilidad de conducir al país a través del Gobierno Federal y sus instituciones y dependencias, ese México tiene que venir. A ese México es al que yo les llamo, les pido, les instruyo, les exijo que le hagamos espacio; que venga y que tenga lugar ese México, hoy, aquí y ahora en nuestra realidad mexicana.

“Y esta gran transformación de México, amigas y amigos, se hace y sólo puede hacerse a través de lo que hacemos, precisamente, en el Gobierno Federal. No somos, ciertamente, los únicos que tenemos esa responsabilidad, pero debe quedar muy claro a los ojos de las mexicanas y de los mexicanos, y a los ojos de la historia, que cumplimos con ese deber cuando teníamos que cumplir.

“Es necesario que se sepa, se conozca que esa transformación de México tiene lugar. Pero esa transformación de México, amigas y amigos, tiene que tener lugar en sus espacios de trabajo, en la ciudad y en el estado donde viven, trabajan y representan al Gobierno Federal.

“Ustedes tienen que ser el factor de transformación del país; ésta no es una tarea, simplemente, que se pueda decir o dejar. Allá es cosa del Presidente. Ésta no es una tarea que se pueda delegar a otros. Ésta no es una tarea donde nadie pueda lavarse las manos, y menos, menos un servidor público del Gobierno Federal”.

Ésa es la misión y la otra es nada más la arenga, la envoltura oratoria. Fue quizá como en el caso de la visita a Estados Unidos, un “globo sonda” como la privatización de Pemex, el cual como todos, se desinfló al poco tiempo, pero evitó mirar para otra parte.                           
 

****************

En estos días los lamentos forman parte de la actividad política. El Presidente, como ya leímos arriba, se queja públicamente de tener el gobierno más atacado, acusado, calumniado e insultado de nuestros tiempos y en Estados Unidos, Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México, también alza la voz para la denuncia:

Hay –dice– una campaña negra según la cual los políticos del Partido Revolucionario Institucional estarían dispuestos a pactar con los carteles de la droga con tal de logar condiciones de colaboración en cuanto a la sucesión presidencial.

“No se quién la promueva o de dónde provenga esa especie –dijo Peña al recibir en Washington el galardón anual al Buen Vecino 2011 promovido por la cámara comercial México-EU–, pero he venido para dejar muy clara la posición de mi partido, hemos querido despejar cualquier duda ante esta ‘campaña negra’ que se ha lanzado en Estados Unidos y en el extranjero…”.


****************

Con  harta (y a veces hartante) frecuencia se denuncia la impunidad como la fuente de todos nuestros males. Impunidad quiere decir ausencia de castigo.

Pero pocas veces tiene el gobierno una oportunidad de poner el ejemplo como ahora, precisamente con el infamante caso de la Instituto Nacional de Migración cuya podredumbre ha sido denunciada de manera constante en todos los medios (bueno, no en todos) y en todos los tonos.

Una investigación seria, responsable y cuidadosa podría poner muchas cosas en su lugar y de paso abonarle una buena dosis de credibilidad al discurso de on Felipe Calderón.

Si todo se queda en ceses administrativos y levantamiento de actas e inhabilitaciones imaginarias, permanecerá por otra parte la percepción de cómo se ha usado hasta al Partido Acción Nacional para proteger a quien pudo incurrir en faltas graves, como es el caso de Cecilia Romero, quien tras el cese halló el cobijo partidario.

No se trata, y menos en el caso de doña Cecilia, de una cacería de brujas, pero sí de poner en presente la advertencia hecha anteayer en futuro: “… ¡no toleraré, no toleraré la más mínima falta a la honestidad que los mexicanos les han confiado! Ni un acto de corrupción será permitido”.

En pos del poder
LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Lo más reciente

Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
Héctor Pérez
Por
HÉCTOR PÉREZ

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...