Sári, la de Budapest

Zsa Zsa GaborZsa Zsa ocupa un lugar importante en el palacio de mis primeros ensueños eróticos: qué piernas, qué ojazos, qué sonrisa.

Estaba buenísima.

La recuerdo siempre en technicolor (ni modo, la méndiga compu me exige la hache) baile que baile esta o aquella melodía. En las películas que filmó –al igual que en la sala de cine– caballeros y patanes se volvían locos por la niña de Hungría.

Nueve veces casó Zsa Zsa Gabor: le ganó por una carrera a Liz Taylor quien, además, hace trampa porque dos veces le dio el sí a Richard Burton.

Sári nunca hizo eso. Es como traicionarse a uno mismo.

Ese fue el nombre con que la anotaron en el registro civil de la hermosa ciudad que era, en 1917, parte del imperio austrohúngaro.

Papá Gábor (en el idioma inglés no existe el acento, de suerte que Zsa Zsa quieras que no hizo el cambio de rigor) era militar profesional; mamá era modelo, y abuelita se podría hablar de tú, hoy en día, con Slim: tenía una joyería que bien valía un imperio.

Mamá Gábor quiso que sus tres hijas se dedicaran al espectáculo. Y a los diecinueve años de edad Sári fue coronada como Miss Hungría.

Dicen que el respetable (me refiero, desde luego, al sector varonil) aullaba al ver aquellas carnes tiernas y macizas, cálidas y sonrosadas.

Ese mismo año la criatura hizo su debut en Viena: cantó y bailó en una opereta.

Y en 1937 inicia la larga carrera de los matrimonios. Sabrá Dios por qué, puso la mira en un burócrata turco de cierta categoría: un tal Burham Belge, funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores.

No pude averiguar si el otomano era musulmán, cristiano o librepensador. De lo que estoy seguro es que Zsa Zsa no usó la burka.

Naturalmente que la boda duró lo que el estornudo de un perro pastor alsaciano. En 1941 todas las Gabor, ya sin acento, viven en Estados Unidos.

Las cosas no fueron fáciles para las chicas: América era el único continente donde no se combatía y Hungría era aliado del Eje Roma-Berlín-Tokio.

Pero Zsa Zsa es como la páprika de su tierra natal: le da sabor a todo y si durante algunos años tuvo que cantar tonadas comerciales que hablaban maravillas de este o aquel dentífrico, ya en 1952 se abre paso en Hollywood con “Lovely to look”.

Y de ahí p’al real a ver quién para a la ondina del Danubio.

Zsa Zsa GaborEse mismo año, dirigida por John Huston y en pareja con José Ferrer, filma “Moulin Rouge”. Vaya película: el can-can, las pícaras bailarinas del género, la bohemia de los años, el champaña, el enorme pintor de cuerpo deforme que escribe con su pincel las crónicas de noches mágicas en un París donde nadie perdía el tiempo durmiendo.

Quizás la película más importante de su carrera fue “A touch of evil”, título que ha sido traducido al español mexicano en unas doscientas versiones. Tremendo filme, lamentablemente subvalorado, de Orson Welles.

No más a Orson se le ocurre: el policía honrado es el mexica; el tira deshonesto es el gringo.

Y fíjese en el reparto: el propio Welles, Janet Leigh, Zsa Zsa, Marlene Dietrich, Charlton Heston.

Claro que es una gran cinta, pero a los críticos gringos no les gustó: cómo, hay funcionarios corruptos al norte del río Bravo.

Zsa Zsa trabaja como loca: “Lili”, “Up the front”, “Sangre y luces” –rarísima película esta, filmada en España–, y series de TV: Batman, Bonanza, lo que usted guste y mande.

A qué horas se casa: quién sabe: entre tanto varón que le da el sí hay dos figurones: el gran actor George Sanders y el magnate hotelero Conrad Hilton.

Y novios, bueno. La lista es larga. De entrada diremos que tiene predilección por los dominicanos. Porfirio Rubirosa y Ramfis Trujillo, hijo de Rafael Leónidas, doctor y generalísimo, benefactor de la patria, etcétera, etcétera, etcétera.

Pero en 1966 se topa con un hueso duro: el príncipe prusiano Frédéric von Anhalt, con quien sigue casada.

Es traviesa esta húngara. Tiene ingenio, acuña buenas frases. Veamos, si no:

–Nunca odio tanto a un exmarido como para devolverle los diamantes.

–Creo en la familia numerosa; toda mujer debe tener como mínimo tres maridos.

–Debo ser una buena ama de casa, porque cuando me divorcio me quedo siempre con la casa.

Zsa Zsa está en coma. Ya le amputaron una pierna y con sus dolencias podría llenar una enciclopedia médica. Es jueves 19 por la tarde y en cualquier momento se nos va.

La habrán criticado mucho: ellas, por envidia; ellos, porque no la convencieron de ir a la cama.

De qué la culpan: querían que una mujer tan hermosa muriera virgen o qué.

Supongo que Sári habrá leído a Walt Whitman. El poeta se adelantó, como hacen siempre los de su oficio: casi siglo y medio antes que la ahora muchacha de 94 años abriera sus ojitos en Budapest, escribió:

–Creo en la carne y en los apetitos.

Sé que Zsa Zsa no descansará en paz: va a alborotar a todos los ángeles y arcángeles, querubines y serafines, tronos y dominaciones. Señores: a follar se ha dicho.


Una tentación llamada Zsa Zsa Gabor
LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Lo más reciente

Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
Héctor Pérez
Por
HÉCTOR PÉREZ

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...