La justicia se vende barata

Foto: Víctor Hugo Valdivia EsparandrapoLa presunta complicidad de cinco agentes de la policía municipal en el multihomicidio del casino no nos sorprende ni nos asombra. Lo que nos dejaría pasmados es, precisamente, lo contrario: que los guardias hubieran, por lo menos, intentado cumplir con su deber.

También era previsible la posición de los dueños de la casa de apuestas en relación con la compensación que, se supone, están obligados a pagar a los deudos de las 52 víctimas; los gastos hospitalarios de los heridos y la indemnización a los empleados sobrevivientes de ese infierno de llamas y descomposición humana y social que fue y sigue siendo el Royale.

El abogado de los propietarios, Juan Gómez Jayme, dijo que ni un centavo. Sólo le faltó agregar el clásico háganle como quieran.

El litigante se puede dar el lujo de actuar con arrogancia y desprecio hacia las familias destrozadas o lastimadas. Tiene bien sabido –y para eso no hace falta ser licenciado en Derecho– que en México la justicia es una mercancía que se compra y se vende al mejor postor.

Hace ya rato nos hundimos, como piedra, en el pantano del cinismo. Las autoridades no disimulan sus esfuerzos por proteger el buen nombre de los patrones de la empresa de la muerte.

Y entre los tres escalones de gobierno, se pasan de uno a otro la papa caliente. Al final saldrá que, si acaso, el responsable fue un empleado cualquiera del desplumadero. Esto es, si a los voceros oficiales no les da por culpar de la tragedia al destino.

¿Nos merecemos esto? La verdad, sí. Los culpables somos todos. La burocracia política, por corrupta, al igual que el empresariado, algunas jerarquías de la Iglesia católica y otras confesiones; los medios de comunicación, atentos a velar por sus intereses; y nosotros, por la increíble, cobarde pasividad que manifestamos ante el mundo entero; nuestro incomprensible conformismo; el cinismo, rasgo sobresaliente de la cultura mexicana.

López Portillo, el de la lágrima fácil, se desgarraba las vestiduras y vertía ceniza sobre su cabeza:
–Que México no se convierta en un país de cínicos, decía casi como ruego u oración, supongo que dirigida a los orgullos de su nepotismo, a sus amantes, a sus socios.

La tragedia del jueves 25 no la vamos a olvidar.

El vendaval de la muerte descobijó a nuestra mezquina y tonta élite del poder: vimos que tienen verrugas en las nalgas.
¿O qué, hay alguna persona con poder político que se manifestó a la altura de las circunstancias?

Al sufrimiento de la pérdida de seres amados, se agregó, para variar, la iniquidad de la pequeña burocracia: las groserías, prepotencia, insensibilidad de los judiciales: dieciséis horas tuvieron encerrados a los sobrevivientes, dizque tomándoles declaraciones. No les dieron ni una sabrita ni un sorbo de agua.

Los trataron como si ellos fueran los multiasesinos. Y a sus familiares, quienes con la natural angustia del caso querían verlos, no les dijeron ni pío.

Convengo: había que interrogarlos. Pero, por la Señora de los Siete Puñales, formen equipos de policías que hagan las preguntas y a medida que el sobreviviente termina su declaración, déjenlo ir. Y ofrezcan un bocado, un botellín de agua.

Luego están las quejas contra personal de hospitales. Que en el Universitario les querían cobrar gastos médicos a los heridos; que en el mismo nosocomio empleados menores exigían dinero para entregar los restos mortales a los deudos.

Así que, además de la mutilación espiritual, hay que soportar la complicidad de algunos guardias municipales con los terroristas, la altanería y las obscenidades de los judiciales y la codicia de uno que otro burócrata de galería.
Eso sí: palabras, palabras y más palabras. La ofrenda floral del Presidente Calderón es en sí misma un mensaje: una corona color verde olivo: esto lo resolvemos a cabronazo limpio.

Bah: con razón el maestro Edgardo Buscaglia, especialista en problemas de seguridad y asesor de la ONU con prestigio internacional, dice que al Presidente mexicano le gusta la política de represión.

Y nos envía 3 mil federales. Por Dios, no es un asunto de quién tiene más carabinas: estamos en una espiral de violencia: lo que necesitamos para combatir a los auténticos capos de cuello blanco y computadora portátil –no a los infelices sicarios que, como fruta envenenada, caen de las ramas del árbol de la miseria y la injusticia– es pegarles donde les duele: en el dinero. Detectar y congelar los narcodólares.

Y eso se logra con tareas de especialistas en los servicios de espionaje. Si no los tenemos –y parece que no, porque lo del casino fue una sorpresa, a menos que caigamos en la ingenuidad y sea otra cosa, algo parecido al terrorismo de Estado– podemos pedir ayuda a otros países.

Estados Unidos no es el mundo. Y ellos forman parte del problema. La crisis los beneficia. ¿Por qué no solicitamos la asistencia de naciones como Francia, Italia, Chile, España?

El Mossad y Military Intelligence 5 y 6 son excelentes, pero Israel y Gran Bretaña están demasiado comprometidos con Washington.

El pueblo norteamericano es de lo mejor que hay en el planeta, pero son políticamente ingenuos, creen en esos hombres quienes les aseguran que hablan con Dios, y su élite del poder –subordinada a la asociación mundial– es no poco perversa.

El otro día, para no ir lejos, oí a dos gringos platicar en un café. Han de pensar que ningún mexicano habla inglés. O serían agentes provocadores. El caso es que uno dijo, y el otro le dio la razón.

–Tenemos cientos de miles de soldados en Irak y Afganistán, a miles de kilómetros de nuestro país: los “boys” deberían estar en México, no allá.
 

El casino: tragedia a la mexicana
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Lo más reciente

Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
HÉCTOR PÉREZ
Por
Héctor Pérez
Por
HÉCTOR PÉREZ

Para leer más

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...