Las letras se pondrán los guantes

Dentro de la Escuela de Verano de la UANL, el sábado 27 de julio habrá una actividad especial para los amantes del boxeo: un encuentro a tres rounds donde la literatura se pondrá los guantes.

Los dos primeros rounds son presentaciones de libros dedicados al deporte de los puños. El primero, Historias del ring (Editorial Cal y Arena, 2012), es una antología de Alejandro Toledo y Mary Carmen Sánchez; el segundo es Lauro “El Tigrillo" Salas, nocaut al olvido (UANL / Fondo Editorial Nuevo León 2013), del regiomontano Héctor Leal.

El tercer round es una función de box posterior a la presentación, en un cuadrilátero montado en la explanada de Colegio Civil. Será a partir de las 17 horas; la entrada es libre.

Historias del ring es una colección de altos vuelos de textos sobre boxeo. Por sus páginas aparecen plumas como las de Jack London, Ernest Hemingway, Julio Cortázar, Guillermo Samperio, Ricardo Piglia, Juan Villoro, Enrique Jardiel Poncela, Joyce Carol Oates, Julio Cortázar, Guillermo Cabrera Infante, Eliseo Alberto, Arthur Conan Doyle y Dashiell Hammett, entre otros, quienes desde el cuento, ensayo o novela se ocupan del pugilismo. También se incluye una entrevista con Muhammad Ali, de Ramón Márquez y reportajes de Norman Mailer, José Ramón Garmabella y Héctor de Mauleón.

Los compiladores contestaron este cuestionario vía correo electrónico.

¿Cuál fue el criterio para seleccionar sus Historias del ring?
(Alejandro Toledo): Primero intervino el azar, al reunir lo que Mary Carmen había coleccionado, en su camino como reportera cultural y crítica literaria, y lo que yo tenía, sobre todo de la época en que fui cronista deportivo, como si intercambiáramos estampitas. Al reunir el álbum, digamos, empezamos a ver cuál era el mejor acomodo. Decidimos que no fuera sólo una antología de relatos, por lo que armamos un abanico con los géneros literarios que se han ocupado del boxeo.

Conversamos mucho entre nosotros y con amigos aficionados tanto al deporte como a la literatura, que aportaron textos y nombres. En otros tiempos los escritores escondían sus pasiones deportivas; a partir de Vicente Leñero, Juan Villoro o Eduardo Galeano, se ha llegado a entender que el deporte, en general, es un buen observatorio para contemplar la naturaleza humana, tanto en lo que tiene prodigio como de miseria. Entre escritores ya se puede hablar libremente de futbol o de boxeo, y se citan instantes deportivos como si fueran versos memorables.

El criterio de calidad es obvio en una antología que tiene grandes firmas, lo que no es mérito nuestro sino de los autores que han escrito sobre boxeo. Digamos que el cartel estaba ya ahí, algo disperso, y sólo se necesitó la paciencia de irlo armando poco a poco. Una vez que uno se enfoca en un tema, si se persiste, llegará a tenerse una panorámica completa.


¿Quedó fuera algún texto que les parecía importante y por cuestiones editoriales o de derechos de autor no pudieron incluir?
AT: Hay mucho material que no pudo ser incluido. El primer engargolado daba para un libro de 800 páginas y tuvimos que ajustarnos a 400. El boxeo ha generado mucha literatura; se podría editar toda una biblioteca sobre boxeo. Lo incluido es lo básico, lo esencial. Hay autores como Cortázar con los que uno tiene que decidir: si “Torito” o “La noche de Mantequilla”, por ejemplo.

Lo mismo ocurre con Jack London, que tiene “El mexicano” y “Por un bistec”. Dejamos fuera textos por espacio, no por derechos de autor. Y en los últimos meses hemos seguido recibiendo literatura boxística, como el libro 12 rounds, de edición reciente en Argentina, en donde los nuevos narradores de ese país se asoman a este deporte.


¿Hay algún denominador o hilo conductor en los textos? Es decir, ¿prevalece alguna situación en particular de los boxeadores (pobreza, marginalidad), de sus resultados (derrota, gloria, decadencia), del ambiente?
AT: El libro se armó como un caleidoscopio; en cuanto los géneros considerados hay cuento, fragmento de novela, poesía, ensayo y periodismo. Eso mismo hace que lo que se relate o comente sea diverso; todo tipo de experiencias caben en un cuadrilátero sabiéndolas acomodar.

En la sección de cuento hay algunas reincidencias, como lo que se narra de los peleadores veteranos: en Jack London, la pobreza como punto de partida y destino final; en Hemingway, un boxeador que apuesta contra sí mismo se percata que puede vencer y comete una falta para ser descalificado y salvar así sus ganancias. El fragmento novelístico de Conan Doyle refiere lo que era el boxeo en sus inicios… En cuanto al ensayo, se va del entusiasmo de Salvador Novo, en su descubrimiento de ese deporte, a los disparos reflexivos de Joyce Carol Oates. Hay de todo, con firmas de calidad.

¿En dónde radica la fascinación por el boxeo? ¿Por qué es atractivo ver a dos personas golpeándose?
Mary Carmen Ambriz: Es el enfrentamiento entre iguales, con condiciones físicas similares y un réferi entre ellos atento a que se cumplan las reglas. Acaso lo que distingue a los rivales es la habilidad que uno de los dos expondrá para vencer al otro en el cuadrilátero. Joyce Carol Oates tiene razón cuando dice que si el cuadrilátero de boxeo es un altar no lo es sólo para el sacrificio sino también para la consagración y la redención.


¿Qué responden a los que dicen que el boxeo es un deporte retrógrada?
AT: No he oído ese comentario. ¿Quién dice eso?, ¿qué se dice exactamente?, Entre los jóvenes lo que veo es mucho entusiasmo. Hay una publicación nueva, Esquina boxeo, que también tiene un portal en Internet, en donde se cuentan buenas historias pugilísticas. La pasión boxística está renaciendo, y es una pasión inteligente, con memoria.

De dos o tres años a la fecha el boxeo ha tomado un nuevo auge entre la afición… ¿Es por la televisión que lo retomó o tiene alguna conexión el contexto actual de violencia que vivimos en México?
MCA: Antes, en el México de los años 40 y 50, el boxeo era muy apreciado. Tenía bastantes seguidores, quizá más que el futbol. Con los años, éste último deporte desplazó al pugilismo, al beisbol y a los toros. Ese declive del boxeo también se debió a las mafias, a la ausencia de grandes ídolos, a que hubo una especie de impase en los años de grandes peleadores y nombres connotados. Ahora vemos que el boxeo es el segundo deporte que más aficionados tiene en el país. Cierto, mucho se debe a las televisoras, a la inversión de promotores, pero también a un redescubrimiento de las nuevas generaciones.

Y no creo que el boxeo tenga una conexión con la violencia que vivimos. Si se habla de violencia creo que debemos aceptar que tanto las instituciones públicas como privadas son culpables de este deterioro que ha sufrido el país y, claro está, nosotros como ciudadanos, como sociedad civil, también sería sano asumir cierta corresponsabilidad en este problema social.


¿En qué nivel estamos en México en materia de periodismo deportivo?
MCA: En una decadencia. El periodismo deportivo se hace de forma rápida y descuidada. Se piensa que no hay lectores para grandes reportajes en esta materia. En la prensa mexicana han quedado ausentes plumas de la calidad de Fray Nano, José Ramón Garmabella o Ramón Márquez, quienes contagiaban al lector de ese ritmo vertiginoso que se respira junto al cuadrilátero. Cada vez los editores de los medios impresos y electrónicos creen fervientemente que el lector no tiene tiempo y no quiere leer textos largos; en cierto sentido, piensan por el hipotético lector y deciden que es mejor proporcionarle una información resumida, con menos caracteres… casi deglutida y en la boca.

En Nocaut al olvido. La historia de Lauro “El Tigrillo" Salas, el periodista regiomontano deportivo Héctor Leal rescata la historia del primer campeón mundial de boxeo nacido en Monterrey.

Leal también respondió por correo acerca de su libro.

¿Quién fue Lauro "El Tigrillo" Salas?
Lauro “El Tigrillo de Monterrey” Salas fue un peleador de época, un hombre que destacó en los años 40 y 50, cuando el boxeo mexicano empezaba a dar sus primeras satisfacciones en nuestro país.

Salas hizo historia en el boxeo al convertirse en el primer peleador regiomontano con un título mundial tras vencer en una dura batalla al norteamericano Jimmy Carter, el 14 de mayo de 1952 en Los Ángeles, en una decisión dividida para arrebatarle el cetro universal de los pesos Ligeros.

Aunque duró poco como monarca mundial de los Ligeros su victoria ante Carter lo encumbró en la historia. Fue un peleador de empuje, sin tener una pegada aniquiladora poseía la rabia y el coraje para salir adelante en sus pleitos, además de aguantar mucho a la hora de recibir golpes.


¿Por qué hacer un libro sobre él?
La verdad siento que Lauro Salas es un personaje importante en Nuevo León, pues fue el primer peleador regiomontano en ostentar un título mundial de boxeo, además, imagínense en la época de los años 40 y 50, el pugilismo era casi inhumano, ya que los boxeadores de esa época subían a un ring a repartir golpes una vez por semana, o una vez por mes, había muy poco tiempo como para prepararte para un combate profesional.

En la actualidad, los boxeadores pelean un promedio de dos combates por año.
Salas fue de los primeros ídolos de la ciudad en el aspecto boxístico, por ejemplo, había otros personajes importantes en el beisbol como el jardinero de los Sultanes, Epitacio “La Mala” Torres, y antes el famoso boxeador Panchito Villa, quien fuera campeón nacional de peso Gallo y Pluma. Lauro merece un homenaje con este libro por sus logros como peleador.


¿Qué logros tuvo en lo profesional?
Fue de los primeros mexicanos en ser ídolo en Estados Unidos, en este caso en Los Ángeles, ya que combatió en el famoso Olympic Auditorium, así como en el Hollywood Legion Stadium. En estas arenas peleó infinidad de ocasiones. Como mexicano era querido en tierras estadounidenses gracias a su personalidad y a su profesionalismo a la hora de pelear.

Fue además monarca Pluma por el estado de Texas y California varias veces. Otro detalle de Salas es que se midió a varios peleadores que fueron campeones del mundo como Harold Dade, Manuel Ortiz, Sandy Saddler, entre otros. Nunca tuvo miedo de ceder algunas libras de más en sus peleas, situación que obviamente le perjudicaba en el momento de los combates, pero aun así era valiente.


Leo en la de forros del libro que entraba con un pasodoble taurino a sus peleas ¿Qué otras características personales lo distinguían?
Era un hombre como en aquellos años de los 40 y 50 que gustaba de vestir con trajes elegantes, zapatos lustrados, su peinado en el lugar correcto; además disfrutaba de bailar danzón.

Como el beisbol era el deporte por excelencia en México en aquella época, Salas disfrutaba jugarlo como lo hacían la mayoría de los jóvenes mexicanos de esos tiempos.

Era alegre, platicador, buen hijo y gustaba de convivir con sus sobrinos y comprarles detalles, ya que él no tuvo hijos.
Se codeaba con gente de Hollywood, como el actor ya fallecido Ricardo Montalbán, de La Isla de la Fantasía.


¿De qué barrio regiomontano era? ¿Cumplía con el perfil de peleador humilde que se gana la vida con los puños?
Lauro nació en las calles Colegio Civil y Colón; más tarde se mudó con su familia a la colonia Talleres donde vivió hasta el final de sus días. Él provenía de una familia trabajadora; su padre laboraba en Ferrocarriles Nacionales y su mamá era ama de casa. Era una familia numerosa. Lauro quería salir adelante, vendía periódicos, hacía mandados; no eran una familia rica, pero su papá era un hombre trabajador que procuraba que no les faltara nada a sus hijos, sólo que Lauro pues quería empezar a tener su propio sustento y pudo conseguirlo con el paso de los años gracias al boxeo.

¿Qué tan famoso llegó a ser en Monterrey y en México?
Cuando fue monarca mundial Lauro fue recibido en el Aeropuerto del Norte, el domingo 25 de mayo de 1952, por decenas de aficionados que esperaban abrazar a su ídolo por la hazaña que había conseguido.

Acuérdense que en esa época los deportistas tenían contacto con el pueblo, podían saludar a cualquier persona que se les acercara, no es como ahora que los atletas andan con guardaespaldas; son otros tiempos, hoy son intocables y antes, no. En la Capital no fue ídolo por la simple y sencilla razón de que casi no peleó allá, pero su título mundial le dio otro status.


¿Qué pasó después de su campeonato? ¿Por qué parece estar condenado al olvido?
Estoy convencido que a Lauro, como a muchos otros deportistas regiomontanos y de México en general, no se le da la importancia debida por sus logros.

Siento que en los últimos años ha estado un poco apagado por distintas circunstancias, se habla poco de él, de su hazaña; es raro que sepan quién fue. Es más normal que lo conozcan en el medio boxístico e igual tiene que ser alguien que quizás lo vio al menos ya de retirado o que leyó de él en alguna publicación.

Actualmente pocos medios se preocupan por dedicarle un espacio a estos personajes históricos. Y vaya que tenemos muchos; por ejemplo, es fecha que no encuentras muchos libros de futbolistas regiomontanos o inclusive jugadores que estuvieron en Tigres y Rayados que ofrecieron grandes momentos a la ciudad.

Pero con este libro Lauro está más vivo que nunca: sus anécdotas, su título, su andar en los cuadriláteros, el año de su coronación. Lo volvemos a recordar con el cinturón en sus manos, para deleite de los aficionados al boxeo y al mismo tiempo para el público que desee leer algo diferente. Con las páginas del libro Nocaut al Olvido, y las fotos que aparecen en él, estará de nuevo presente en la mente de los regiomontanos.
Lauro hizo historia y eso ya nadie se lo quitará.

Alejandro Toledo (Ciudad de México 1963) es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Ha publicado cuento, novela, ensayo, conversaciones con escritores, reportajes y se ha encargado de varias antologías.

Mary Carmen Ambriz (Ciudad de México, 1970) estudió Periodismo y Letras Hispánicas. Ha ejercido el periodismo cultural en suplementos literarios, revistas y periódicos. En 2006 publicó Entre la pluma y la brújula (UAM-Xochimilco), recopilación de crónicas, reportajes y entrevistas.

Héctor Leal (Monterrey, 1971) es periodista desde hace casi 25 años. Ha trabajado como reportero y editor especializado en deportes en Tv Azteca Noreste, El Norte, Milenio y Récord. Box en Colegio Civil
LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE...
INICIA LA FERIA DEL...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
LLEGA 'LA ÚLTIMA PROFECÍA' CON NICOLÁS CAGE.- Hace...
UN SUPERHÉROE DE PELÍCULA.- Después de cuatro años...
UN RIÑÓN ES EL PRETEXTO.- La segunda parte...
PRESENTA 'EL DICCIONARIO DEL CAOS'.- Fernando Rivera Calderón...
EL TALENTOSO MÚSICO ESTARÁ EN EL AUDITORIO...
¿UN MATRIMONIO MÁS? La historia de esta cinta...