Presenta Los yaquis en la FIL

Paco Ignacio Taibo II es un visitante frecuente de la Feria del Libro de Monterrey. Ya sea con sus thrillers policiacos, alguna novela de aventuras o sus populares libros de divulgación histórica, su obra prolífica normalmente encuentra entre las paredes de Cintermex, en octubre, espacio para ser difundida.

En esta edición no será la excepción y el escritor capitalino trae Los yaquis, un libro dedicado a investigar una guerra que duró cuatro décadas y culminó con un genocidio sobre esta tribu sonorense.

Paco Ignacio Taibo II presenta Los yaquis el jueves 17, a las 18 horas, en la Sala A, de la FIL.

El autor, por cierto, viene de entrada por salida a la Ciudad. La firma de autógrafos con él se preparó, para evitar contratiempos, antes de su presentación. Será a las 16:30 horas, en el local de Editorial Planeta.
Taibo II charló con La Rocka telefónicamente sobre su nueva obra.

¿Por qué escribir un libro sobre los yaquis?
Estoy en plena batalla por tratar de recuperar partes de la historia de México que habían sido ocultadas.
Aquí lo increíble es que hubo una guerra popular que duró cuarenta años y un genocidio durante nueve años que reduce a los yaquis a una cuarta parte de la población original. Asesinatos en masa, fusilamientos, restablecimiento de la esclavitud. Y de alguna manera había sido hábilmente ocultado. Son historias que hay que recuperar.

Este ocultamiento viene de la parte oficial. ¿Pero qué tanta bibliografía existe, por qué no es tan conocida su historia?
Hay material, porque si no, no habría podido escribir el libro, pero es material fragmentario; había que armarlo. Había algunas investigaciones interesantes, las de Edward H. Spicer, el antropólogo norteamericano; trabajos de historiadores regionales de Sonora y mucho material pequeñito, disperso en archivos. El problema es que en la memoria esto quedó como corto, porque un año después del genocidio se produce la Revolución y de alguna manera la Revolución se come la memoria colectiva de este país. Había tenido éxito el intento de Porfirio Díaz de enmascarar el genocidio yaqui.

¿Cuál es el origen de este genocidio?
El origen es la guerra, una guerra de cuarenta años en la que tratan de desposeer a los yaquis de sus tierras, hay momentos terribles: el Congreso de Sonora llega a decir que no son mexicanos. O sea los vaqueros sí son mexicanos, pero los yaquis, no. Hay continuas operaciones, provocaciones para comerse el territorio. El río Yaqui era de una gran riqueza y fertilidad.

Pero los yaquis eran una tribu pacífica, cuando de repente dicen ‘hay que pacificarlos’, dices ¿de dónde?. Si eran pacíficos, nunca combatieron fuera de su territorio, tenían cultura desarrollada, una religión, una estructura bastante más democrática que la del porfirismo. Entonces,(dicen) ‘indios salvajes’. ¡Salvaje el ejército que entraba asesinando en las comunidades!. De tal manera que todo es una mascarada que produce la guerra. Y de hecho los yaquis triunfan varias veces contra el ejército federal. Llega un momento en que un tercio del ejército federal está en Sonora, entonces planean el genocidio, la destrucción total, a principios de siglo.

¿Qué ha pasado con los yaquis?¿Queda descendencia de estas tribus que den referencia de lo que pasó?
Allí están los yaquis, siguen combatiendo por la tierra. Es verdaderamente increíble que al paso de tantos años el tema no haya sido totalmente resuelto. Lo que ocurre es que en la memoria colectiva de la tribu encuentras muy poca precisión, por esto: no hay palabra escrita, no se conservaron documentos, porque en la memoria se sobre relató la Revolución, la guerra contra Obregón años después, el primer reparto de devolución de la tierra que hace Cárdenas. Entonces la memoria existe, sin duda, pero es débil. Encontré algunas valoraciones en la memoria de los yaquis que me parecen equivocadas. Por ejemplo, hay un culto mucho más desarrollado por Tetabiate (Juan Maldonado Waswechia), el segundo dirigente de la rebelión, que me parece que cuando investigas a fondo no se sostiene, y hay una valoración poco justa del gran dirigente de la revuelta yaqui que es Cajeme (José María Leyva).

Decías que el origen de la guerra contra los yaquis es desposeerlos de sus tierras. Pero también hemos sido históricamente racistas y discriminadores. Lo vemos ahora en las opiniones contra los maestros de la CNTE, de Oaxaca…
Es muy común en este país, lamentablemente, que aparezcan culpables que no lo son. La gente debería hacerse las preguntas correctamente. La pregunta no es ‘¿por qué los maestros han enloquecido y están desquiciando la Ciudad de México?’ sino ‘¿qué los ha obligado, por qué el gobierno ha sido sordo?’. En el origen de todo esto ¿no está una ley injusta que tratan de imponerles y de la que no los consultaron jamás?
Esta mentalidad, desde luego apoyada mediáticamente, de hacer responsables a quienes no lo son, es muy común. Pero hay otro factor.

Yo creo que en nuestro país se incuba una visión progresista de la sociedad nacionalista, popular, pero también se incuba una visión fascista. Y en estos comentarios que leemos sobre los maestros, en relación a qué etnia pertenecen o de su pobreza, son insultantes y forman parte de lo peor de este país. Cuando un verdadero subnormal, tarado, insulta a una maestra oaxaqueña y dice cosas como ‘es una naca, una vaga, no trabaja’, yo quisiera ver a ese idiota yendo a caminar dos horas todos los días para trabajar y encontrar una escuela que no tiene techo, que no tiene electricidad, que no tiene agua, que no tiene baños y que tiene que darle clases a tres grupos de primero, segundo y tercero porque no hay maestros suficientes, para ver si es cierta su valoración de esta maestra.

Estamos en un debate ideológico en nuestra sociedad. Y lo mismo pasa con la historia. El saber qué pasó es una batalla. Lo reseño en el libro: decenas de intervenciones de historiadores que les encanta la idea de que Porfirio Díaz era muy simpático y que este país se desarrolló económicamente (con él). Y lo digo con todas las letras: Porfirio en el conflicto yaqui restablece la esclavitud, que había sido abolida con Hidalgo. De ese tamaño. Mandan a los yaquis como esclavos a Yucatán, pero como esclavos para la pesca de perlas en Baja California. Los niños son vendidos a los hacendados como sirvientes. Estamos hablando de una situación terrible.


Sobre el autor:
Paco Ignacio Taibo II es el creador de la serie protagonizada por el detective Héctor Belascoarán Shayne; dirige la célebre Semana Negra de Gijón cada año. Activista social, historiador y autor de la biografía más leída del Che, así como de más de 40 obras en distintos géneros literarios publicadas en 28 países. Un personaje local, Mariano Escobedo, pasó por la revisión de su pluma en El General orejón ese. Ha merecido tres veces el Premio Internacional Dashiell Hammett a la mejor novela policiaca, el premio francés 813 a la mejor novela negra extranjera publicada en Francia y el premio Bancarella en Italia al libro del año. Paco Ignacio Taibo II
LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE...
INICIA LA FERIA DEL...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
LLEGA 'LA ÚLTIMA PROFECÍA' CON NICOLÁS CAGE.- Hace...
UN SUPERHÉROE DE PELÍCULA.- Después de cuatro años...
UN RIÑÓN ES EL PRETEXTO.- La segunda parte...
PRESENTA 'EL DICCIONARIO DEL CAOS'.- Fernando Rivera Calderón...
EL TALENTOSO MÚSICO ESTARÁ EN EL AUDITORIO...
¿UN MATRIMONIO MÁS? La historia de esta cinta...