Historia del cine de luchadores

Santo vs Los Zombies, Blue Demon y las invasoras, Las momias de Guanajuato, Santo vs las mujeres vampiro... El cine mexicano de luchadores desde hace décadas ha acompañado las tardes sabatinas de miles de niños y adolescentes mexicanos. 

La impartición de justicia por parte de sujetos enmascarados, que salvan a voluptuosas mujeres de monstruos de apariencia primitiva y movimientos torpes (con el infaltable laboratorio con luces intermitentes de fondo), forman parte del roce con la cultura popular de varias generaciones.

Una tercia de periodistas apasionados del deporte de las máscaras y los costalazos, José Xavier Návar, Rafael Aviña y Raúl Criollo, decidieron compilar todas las películas que sobre luchadores se hubiesen producido en México. 

El resultado es ¡Quiero ver sangre! Historia ilustrada del cine de luchadores, un volumen publicado por la UNAM que en su segunda edición consta de 400 páginas, pesa más de dos kilos y reúne la filmografía nacional del género desde 1938 hasta julio del 2013. 

“Es la Guía Roji autorizada del cine de luchadores”, presume en entrevista telefónica Pepe Návar, previo a su presentación este sábado 9 de noviembre, en el Centro Cultural Barrio Antiguo, a las 14 horas, dentro de las actividades del Festival Penumbra.

Pero, ¿por qué un libro de luchadores, cuál es su relevancia?
"Su relevancia es que es una manera de identificación del pueblo; ocurre igual con la lucha libre. Es cultura popular que identifica a los mexicanos. ¿Quién no ha visto una película de luchadores? ¿o quién no ha ido a ver un combate? Nos identifica mucho, es un género que está muy vigente en la televisión abierta y de cable.

Sus ratings están por arriba de las películas de Pedro Infante, de los melodramas de rumberas. El cine de luchadores es muy rentable. No deja de sorprender. Obviamente no está en su mejor época. Su época de oro fue en los 50 y los 60. Pero se siguen haciendo películas. En la medida que se haga cine de época se rescatará el cine de luchadores. Ya no estamos para enfrentarnos a los marcianos o a toda la descendencia de Drácula, Frankenstein y la Momia en versiones rurales. Hay otras cosas muy ingeniosas. Se han visto animaciones muy ingeniosas de la Triple A o en cortos excepcionales que andan circulando".

Para Návar, columnista de rock y cine en diversos periódicos y revistas, había que rescatar ese cine y darle un contexto histórico y filmográfico. Además, tiene otra relevancia: estas películas financiaron otra clase de producciones.

“Hay que recordar que este cine –el que hacían El Santo y Blue Demon- en algún momento con el dinero que daba mantenía al otro cine mexicano. Se podían hacer las películas que iban a concursar a los festivales de Cannes y San Sebastián con el dinero que dejaba el cine de luchadores. Eso no está bien visto todavía. Hay historiadores como Emilio García Riera que nunca les cayó el veinte de eso. Y críticos exquisitos de una nueva generación como Andrés de Luna y Gustavo García que no les gusta ese cine, lo denostan mucho. Sin embargo, es un cine muy rentable. Y se tiene que ver como cultura popular, con una serie de claves de humor. No te lo puedes tomar en serio. Es muy divertido”.

El libro que presentarán en Monterrey, aclara, es la segunda edición de un título originalmente publicado en 2011 que agotó sus 3 mil ejemplares.

“El primer libro tenía casi 300 páginas, creció en 100 páginas más. Lo que pasa es que se incluyeron 54 nuevas entradas. Porque cuando salió el libro mucha gente que lo leía nos decía ‘yo conozco a una persona que tiene una película de lucha libre, o yo conozco a estudiantes del CCC o el CUEC que hicieron una, ¿por qué no viene?'".

El libro llega incluye hasta El Santos vs la Tetona Mendoza, de Jis y Trino. No le falta ninguna película; trae una dvdgrafía actualizada, un estudio sobre el cine de cómicos y su trascendencia en el cine con una tira cómica de Jis y Trino, especial. 

Trae una entrevista con de Fernando Osés, “La sombra vengadora”, quien fue el mentor de todas las películas de luchadores y guionista de cabecera de las películas de El Santo. E incluye un prólogo de Juan Villoro”, dice.

Návar no sabe si habrá una tercera edición de la obra, porque ya han llegado siete u ocho películas y documentales más. Es probable, en todo caso, que se haga una edición digital en internet para irle adicionando trabajos. 

No obstante, Raúl y él ya preparan un nuevo libro: se llamará 289 películas de cine bizarro mexicano para morir… de risa (y ninguna es de luchadores).

“El número puede variar, pero se reunirán películas sobre agentes secretos, vengadores, detectives mexicanos, taqueros; habrá cine de horror, fantástico… Va a estar muy bueno”, anticipa. 

Más info del libro y de Penumbra: www.quieroversangre.com y www.penumbra.com.mx. El Centro Cultural Barrio Antiguo está ubicado en Abasolo 846 Oriente, entre Diego de Montemayor y Dr. Coss. La entrada es libre. Presentan ¡Quiero ver sangre!
LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE...
INICIA LA FERIA DEL...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
LLEGA 'LA ÚLTIMA PROFECÍA' CON NICOLÁS CAGE.- Hace...
UN SUPERHÉROE DE PELÍCULA.- Después de cuatro años...
UN RIÑÓN ES EL PRETEXTO.- La segunda parte...
PRESENTA 'EL DICCIONARIO DEL CAOS'.- Fernando Rivera Calderón...
EL TALENTOSO MÚSICO ESTARÁ EN EL AUDITORIO...
¿UN MATRIMONIO MÁS? La historia de esta cinta...