El camino del dragón

Cuando en 1966 se estrenaba la serie de televisión "The Green Hornet" (El Avispón Verde), el mundo descubrió algo más que un intento de competir con la popularidad de Batman. Descubrió a una leyenda, descubrió a Bruce Lee.

Nacido en San Francisco, California, pero criado en Hong Kong, Bruce Lee se convertiría no sólo en un carismático actor de cine, sino también en un innovador director del cine de acción y un revolucionario artista marcial.

Bruce comenzó su carrera tras mudarse a Hong Kong de pequeño. Su primera ‘actuación’ fue aparecer de bebé en Jin Mén Nû (La chica del Golden Gate), y a partir de ahí actuó como estrella infantil. Sin embargo, el crimen en Hong Kong estaba a la orden del día, por lo que Bruce se metía constantemente en broncas.

Sus padres decidieron que Bruce necesitaba aprender artes marciales y lo enviaron con el más grande maestro de su tiempo: Yip Man. Bajo las instrucciones de Yip Man, Bruce se volvería un excelente peleador. El problema vino cuando derrotó en una pelea a un muchacho con nexos con la mafia y el padre de Bruce decidió enviarlo de regreso a Estados Unidos a vivir con su hermana.

De vuelta en San Francisco, Bruce comenzó su escuela de kung fu, donde empezó a enseñar lo que se convertiría en su propio estilo: el Jeet Kune Do. La fama de Bruce como maestro creció en California y lo llevó a ser invitado a participar en "The Green Hornet" como Kato, el chofer del Avispón Verde.

Sin embargo, Bruce Lee no se sentía a gusto siendo secundario y hubiera abandonado su faceta de actor si no hubiera ido a Hong Kong de vacaciones. Ahí se dio cuenta que en oriente era extremadamente popular, al grado que "The Green Hornet" era conocido como "The Kato show".

Bruce descubrió que la razón era sencilla: el público oriental quería héroes con quienes identificarse. Así, en 1971, Bruce reinició una vez más su vida cinematográfica, esta vez en Hong Kong, donde obtuvo su primer papel protagónico en Táng Shän Dà Xiöng o El gran jefe. La cinta, dirigida por Wei Lo, cuenta la historia de un joven que llega a un pueblo a vivir con sus primos, trabajadores en una fábrica de hielo.

Bruce ha prometido no pelear, por lo que en un principio no hace nada al ver los abusos de los dueños de la fábrica. Pero cuando las cosas van muy lejos, Bruce finalmente estalla. Y ese estallido sería el punto donde Bruce Lee, el ícono de acción, nacería. Aunque Wei Lo realizara la cinta de manera muy tradicional (y sin presupuesto), Lee marcaría un antes y un después del cine de artes marciales.





El éxito se repetiría en Jïng Wu Men (Contacto en China, filmada en 1972), donde nuevamente se narra una historia de acción y honor en la que Lee debe vengar el asesinato de su maestro.





Tras el gran éxito de Contacto en China, Lee decidió separarse de Wei Lo y tener total control creativo en su siguiente proyecto, ese mismo año: Meng Long Guo Jiang (El camino del dragón). En ella, Bruce interpreta a un joven en Roma que se enfrenta a mafiosos que extorsionan a los dueños de un restaurante. Bruce innovaría el cine de artes marciales incluyendo rasgos de su cine favorito: el western, convirtiéndose en una especie de justiciero a la manera de los pistoleros del spaghetti western.





Además, en esta cinta surgiría otra leyenda, Chuck Norris, a quien enfrenta en el memorable duelo en el Coliseo, escena soberbia que muestra que como cineasta, Lee entendía muy bien el cómo generar tensión. Esta cinta demostró que había Lee para rato, y fue entonces que decidió hacer su obra más personal, una película donde expondría sus ideas sobre el kung fu. Su título, El juego de la muerte.

Tristemente, esta historia jamás pudo verse como Lee la planeó, pues al ser invitado a participar en Enter the dragon (conocida en México como Operación Dragón, primera cinta norteamericana sobre artes marciales), Lee pospuso El juego de la muerte esperando retomarla después, lo cual no pudo hacer pues moriría de un edema cerebral al poco tiempo de terminar la filmación de Enter the dragon, en julio de 1973.

Así terminaría la vida de quien revolucionara el cine de acción. Filósofo, cineasta y artista marcial, Bruce Lee tiene un legado que se extiende más allá de Enter the dragon, con tres memorables cintas que vale mucho la pena descubrir. Toda una leyenda.




Cine para el fin del mundo #161
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

EL RETORNO DE 'LA BELLA...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN...
LLEGA 'LA ÚLTIMA PROFECÍA' CON...
UN SUPERHÉROE DE PELÍCULA.- Después de...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...
PRESENTA 'EL DICCIONARIO DEL CAOS'.- Fernando Rivera Calderón...
EL TALENTOSO MÚSICO ESTARÁ EN EL AUDITORIO...
LA VIDA DE DON ALFONSO A TRAVÉS...