Majestuoso

Fotos: TITA ELIZONDO

Con una banda como Opeth es difícil no hacerse preguntas comparativas. Y las confrontaciones son con ellos mismos, sin poner a otras bandas en la balanza. ¿Siguen siendo metaleros? ¿Ahora son más accesibles? ¿Es preferible la voz gutural de su cantante o su interpretación melodiosa? ¿Es mejor el pasado o el presente del grupo?
 
Seguramente la mayoría de los cerca de mil asistentes al Teatro de la Ciudad anoche, tuvo al menos una de esas interrogantes en su mente en algún momento del concierto. Y seguramente las respuestas, si las hubo, no importaron tras el fascinante despliegue sonoro que se pudo escuchar por parte del quinteto sueco.
 
Minutos antes de la banda estelar, The Advent Equation tuvo poco más de veinte minutos para mostrar su trabajo en el escenario. Aunque el sonido no fue del todo generoso al principio de su actuación, el quinteto regiomontano mostró en su repertorio de cuatro canciones las buenas hechuras de su música. Las referencias al grupo que precedían siguen siendo evidentes, pero en los cortes nuevos que tocaron se advierte una intención de adquirir personalidad propia.
 
Luego, minutos después de las 21 horas, apareció Opeth sobre el escenario. Desde ese momento, pocos pudieron retornar a sus asientos.
 
El concierto sirvió para reafirmar la faceta progresiva del grupo, desmarcada en disco del instinto metalero del pasado. Quizá a algunos de sus fans más antiguos desencantó que en directo trasladaran lo que en estudio han delineado recientemente, porque incluso los temas rescatados de obras antiguas como My arms, your hearse o Still life, fueron de corte “tranquilo” (si cabe el término).
 
De cualquier manera, la música ganó anoche. El Teatro, cuya acústica y visibilidad destacan entre los foros de la localidad, permitió apreciar claramente a una banda en su mejor momento. Los cinco cortes de su álbum Heritage, por ejemplo, mostraron al Opeth con influencias del progre italiano —y crimsoniano—, del hard rock setentero y algunas fusiones jazzísticas. “The lines in my hands”, incluso, fue estrenada anoche, según dijo el cantante, disculpándose a su manera y de antemano por si había fallas en su ejecución. No las hubo: sonó estupenda.
 
Mención aparte merece la personalidad de Mikael. El cantante, guitarrista y líder del grupo es un tipo con una personalidad enigmática y un sentido del humor singular. Lo mismo se burlaba socarronamente del bajista Martín Méndez que refería anécdotas inventadas con Julio Iglesias (“Deliverance” fue escrita por encargo del español, dijo) o se autodenominaba “Piñata González” (chiste de su anterior visita al País, que hace que la gente lo coree con ese mote).
 
Y también conviene apuntar que limitar todo el encanto del grupo a la inventiva de su líder es injusto: el trabajo del resto de los músicos es igual de sobresaliente; destacando el del guitarrista Fredrik Akesson, con sus solos precisos, y el de Martin Axenrot en la batería, con su pegada de matemática avanzada.
 
Fue hasta la novena canción, “Heir apparence”, que por primera vez se escuchó la voz gutural de Akerfeldt y el estruendo cimbró el recinto. La intensidad sacudió también a decenas de asistentes que reaccionaron a la faceta heavy del grupo con meneo de cabelleras y ovaciones.
 
En esa recta final recordaron sus raíces —aunque sin regresar a sus dos primeros álbumes—, presionaron los pedales de la distorsión y sonaron igual de convincentes que en sus ejecuciones transparentes. El par de temas finales hicieron añorar a la banda de death metal: se escucharon intensos, sólidos, magníficos.
 
No obstante, con la evolución que ha alcanzado Opeth no hay lugar para lamentos (ni agradecimientos) o comparaciones. Simplemente aceptar esa delimitación en su trayectoria: adiós a la banda de metal, bienvenido el grupo progresivo.


 
 
Inicio: 21:03 hrs.
Finalización: 22:55 hrs.

 
Repertorio:
 
1.- The devil’s orchard
2.- I feel the dark
3.- Face of Melinda
4.- Slither
5.- Credence
6.- To rid the disease
7.- The lines of my hand
8.- Folklore
9.- Heir apparent
10.- The grand conjuration
11.- The drapery falls
 
Encore
 
12.- Deliverance


Opeth en Monterrey
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

Otras secciones

PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...
LLEGA 'LA ÚLTIMA PROFECÍA' CON NICOLÁS CAGE.- Hace...