El jazz también es polémico 

Del 9 al 14 de mayo se efectuará la novena edición del Encuentro Internacional de Jazz y Música Viva en en el Teatro  del Centro de las Artes. Conversamos con el guitarrista Omar Tamez, fundador, productor y director artístico del evento, quien nos habló de las expectativas así como de los participantes y la relación del Encuentro con los músicos nacionales y locales.

Al que no le guste, que organice su propio festival, dice el guitarrista Omar Tamez, director del evento anual en el que la participación de músicos regiomontanos y mexicanos es casi nula.

¿Quiénes participan en esta novena edición del Encuentro?alt

Bueno, está Herb Robertson, Jonathan Golove, Harvey Sorgen y Joe Fonda de Estados Unidos de América. Conrad Bauer de Alemania, Laure Donnat de Francia, Marcos Mezquida de España, y de México, Rémi Álvarez y yo  (N. de la R.- Luis Rosales, de Monterrey, se ha agregado al programa).

¿Qué puede esperar el público que asista a este Encuentro?

Todos los estilos de jazz. Lo que van a llevarse al escuchar cada concierto es un bufete de muchas cosas, porque habrá piezas de instrumento solo, habrá dúos, tríos, cuartetos, quintetos y por supuesto piezas donde estén los diez músicos en escena. Cada concierto por ende es único.

¿Cuál es tu tarea como productor, fundador y director del Encuentro?

Como productor me doy a la tarea de conseguir a los músicos, en muchos casos viajo a entrevistarme con ellos, debo decir que no tengo un salario permanente, que no estoy contratado por nadie y que nadie paga esos viajes. Es una cosa que hago yo porque me da la gana hacer. Reviso el arte, hacer publicidades, entrevistas, voy por los músicos al aeropuerto.

En pocas palabras, ¿tú organizas el Encuentro?

Sí; por supuesto está toda la gente que apoya, de instituciones también.

¿Entonces eres tú quien hace el programa de cada año, tú decides qué músicos tocan?

Sí.

¿Cuáles son los criterios que sigues para seleccionar el programa de cada año?

Primero, tener diversidad instrumental; por ejemplo, éste es el primer año que viene una trompeta y es increíble. Tener algunos músicos de los que yo llamo “Grandes Maestros”, la gente que tiene al menos cincuenta años de carrera, esa gente siempre da un plus.

Buscar siempre un músico joven. Que ésta sea su primera experiencia internacional importante, como en este caso Marcos Mezquida, un chico de 23 años pero que ya trae seis discos a su espalda y giras por toda Europa.Siempre me ha gustado que haya una mujer, siempre he buscado tener esa parte en el encuentro.

Aparte, siempre me ha gustado que haya “multirracialidad”, que haya negros, blancos, mulatos. Siempre busco algún músico que es de la calle, tener a alguien que ni pierdas el tiempo en darle partituras. Esos son siempre criterios que busco y como te comentaba,  la formación instrumental.

Me interesa saber qué opina un músico de otro, siempre busco esa mancuerna. Por ejemplo he pensado: ¿qué pasa si un músico local, bajista o baterista, me presenta una propuesta? Bueno, ese año tendré que traer dos baterías o dos bajos, para que ese músico pueda participar y seguir teniendo esa columna vertebral sólida, porque no es que un músico mexicano o local no sea bueno, pero lo que sí sabemos todos sin excepción es que ninguno está acostumbrado a trabajar tanto repertorio en tan poco tiempo.

¿A qué se debe la poca participación de músicos mexicanos?

A la misma razón por la cual abrimos el periódico y hay tantos empleos y la gente se queja de desempleo. Sigo sin entender por qué a nadie jamás se le ocurrió presentar una propuesta. A mí me parece que los músicos estamos bien locos, porque nos sentamos en casa esperando a que suene el teléfono y nos llame Pat Metheny para decirnos que necesita de nuestros servicios.

¿Entonces lo que tú propones es que toquen la puerta? 

Claro, y nadie debe de pensar que se le va a cerrar la puerta.

¿Pero entonces por qué al músico extranjero ofrecerle la invitación y al músico nacional pedirle que toque la puerta?

Primero que nada, porque el músico internacional trae cincuenta años de carrera. A mí un músico novato del extranjero como Marcos (Mezquida) me tiene que traer una propuesta.Si un músico mexicano se siente ofendido porque necesita… yo me siento ofendido de que se sientan ofendidos, si no tenemos carrera. No es porque valen más o menos, ni porque merecen o no merecen. No hay ningún criterio, simplemente necesitamos músicos de nombre para que apuntalen. Es como armar un equipo de futbol: a los futbolistas de gran nombre los negocian, a los novatos les dicen: vente a hacer una prueba. Nosotros mexicanos debemos aprender a hacernos nuestro lugar.

¿Cuál crees que sea la causa de la no participación de los músicos regiomontanos en el Encuentro?

Yo la verdad pienso que cuando comenzó fue escepticismo, y después me gustaría pensar que, no lo sé… aunque muy adentro sé que hay mucha envidia, y sé que es una pena que tengan envidia cuando cualquiera lo podría hacer. Lo único que necesitan hacer es meterse en la que uno se mete. ¿Quieres hacer algo? Ve y hazlo; pero claro, es más fácil envidiar y criticar que arriesgar.

¿Ha habido el acercamiento de los músicos regiomontanos hacia ti como director del Encuentro?

No. Ningún músico regio, ni uno solo en nueve años se me ha acercado. No hay un solo músico en Monterrey que me haya dicho que quiere participar. Cuando pongo en la convocatoria: diez programas de mano de no más de un año de antigüedad, significa que tocas una vez cada cinco semanas y media. Si eso es un grandísimo trabajo, entonces cómo pueden esperar merecer tocar con tipos que hacen 200 conciertos al año.

¿Entonces este Encuentro no busca difundir músicos locales ni nacionales?

Por eso se llama “Encuentro Internacional”. Si no, le hubiera llamado “Encuentro mexicano de jazz”. Lo que me importa a mí es que necesitamos público para que los músicos tengan trabajo tocando esta música. Si no tenemos público, los músicos van a seguir tocando en Liberación o en “Las Pampas” o en rodeos o en no sé dónde.

¿Has pensado en algún momento quedarte sólo en la organización del Encuentro  y no participar como músico?

No, porque primero soy músico, no promotor.Segundo porque todos los músicos (invitados) saben que soy músico y no me permiten no tocar. Pero eso no significa que como yo soy guitarrista, no pueda haber otro guitarrista mexicano en el Encuentro. Además eres el elemento integrador, eres el que conoce a todos.

¿Cuáles son tus expectativas para esta edición del Encuentro?

Primero, que haya mucho público. Después, personalmente tener a Harvey Sorgen, Herb Robertson y Conrad Bauer es tener otros tres “goles de chilena”. Darle la posibilidad  a la gente de que pueda escuchar toda esta música y en vivo. Que los cursos estén llenos de todo aquel que quiera aprender, no solo para músicos jazzistas.

¿Cómo se encuentra el jazz en Monterrey?

Yo pienso que en la medida en que cada músico estemos más equilibrados, más en paz, que no nos enganchemos en discusiones, porque no tiene ningún sentido. Si alguien se siente ardido pues que se ponga un “curita”, si alguien se siente ofendido pues que se des-ofenda, si alguien se siente excluido que tome el teléfono y me llame, pero no ganamos nada discutiendo ni peleando. No tenemos una escena como para generar polémica. Nosotros lo que necesitamos es cada músico, amorosamente, hacer la música en la que creemos, en la que nos gusta y entregársela al público.

¿Hay una escena de jazz en Monterrey, o no la hay?

Yo creo que hay fragmentos de una escena, pero está todo diseminado. Si dividimos una célula no tenemos un organismo. La escena la hacen los organismos. Tenemos que sumar, tenemos que reconocer y sentirnos contentos. Yo veo que Óscar González va a presentar su disco que hizo en Nueva York y digo: ¡genial! Primero que nada, porque es muy fastidioso decir que uno es el único que ha hecho discos fuera, eso es tan egocéntrico, tan pedante, tan chafa. Y segundo, porque si dos lo hacen, mañana van a ser tres, pasado cuatro, cinco, etcétera. Entonces me parece que ahorita hay un organismo todo diseminado.

Cuando yo puse la convocatoria en el grupo (de Facebook), yo dije: es para todos, involú-crense. No se quejen de que no han participado, porque no lo han hecho (participado) porque no han querido. Si quieren participar ahí está el lugar. Claro, con los criterios de quien lo dirige, de quien lo fundó, por mero respeto. Lo mínimo que uno puede esperar es que respeten los criterios de uno. Y en todo caso, si no estás de acuerdo con los criterios… haz otro festival y todos saldremos ganando.

 

NOTA: La información completa del Encuentro de Jazz está disponible en la nota "Van por el noveno".

 

Bufete jazzístico
LO MÁS VISTO:

Otras secciones

PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...
LLEGA 'LA ÚLTIMA PROFECÍA' CON NICOLÁS CAGE.- Hace...