La encrucijada: rectificamos el camino o nos hundimos

La crisis que vive Nuevo León es la más grave de su historia. Somos testigos, víctimas, y culpables de la decadencia de un sistema social que ya no puede seguir funcionando de la misma manera porque está a punto de colapsar. Debemos hacer algo. La pregunta es: ¿qué?

En tiempos bíblicos, correspondió a Moisés el rol de enlace entre Dios y su pueblo para difundir un decálogo que, en teoría, salvaría a la humanidad.

Guardando toda proporción y sin pretender en lo más mínimo infundirle un matiz religioso a este ejercicio periodístico, presentamos una decena de “mandamientos” cuya aplicación podría ayudar a resolver, en el largo plazo, la mayoría de los problemas que hoy padece Nuevo León.

Son 10 puntos que surgieron de entrevistas (por separado) con cuatro protagonistas sociales, cuatro voces nuevoleonesas que, en su ámbito específico, han demostrado fortaleza, inteligencia y valor. Los cuatro son muy diferentes entre sí, en ideologías políticas, por ejemplo; pero coinciden en un renglón: quieren mejorar a Nuevo León.
Hay otros personajes en nuestro Estado que podríamos haber consultado; tal vez luego lo haremos.



I Rechazarás el individualismo
Primero yo, luego yo, después yo. Eso suena demasiado a Monterrey. Y eso ya no puede seguir.

El pensar en nosotros mismos –y nuestros más cercanos– por encima de los derechos de los demás; mostrarnos indiferentes y proclives al atropello del prójimo en aras de nuestro bienestar, ha contribuido a la degradación social.

“La realidad ya rompió la burbuja del individualismo: todo ese narcisismo, el yo, (el) quiero ser exitoso, eso está en una crisis, lo ves en los jóvenes, en todas las edades y sectores”, advierte Xavier Araiza, dramaturgo, editorialista y promotor artístico.

“La idea de la competencia y el individualismo no se ve en otro lado en el país tanto como aquí”, dice. “Esa idea del regio como superior, incluso sobre los chilangos, o sobre Guadalajara, por ser polos competitivos. Y muy imitadores de los gringos, además.

“No hay otra salida al mundo global”, sugiere, “que asumir un proyecto socialista, democrático y libertario. No la idea del socialismo ruso, sino que la riqueza de una sociedad se distribuya en los satisfactores de los individuos: economía, educación, salud, vivienda, cultura, diversión, para que potencie sus capacidades y deje la violencia que estamos viviendo en términos absurdos”.

En todo caso, apela Ximena Peredo, el individuo tendría que aprender a encontrarse consigo mismo. “Tengo la impresión de que lo que conocemos como ‘egoísmo’ es una persona de puertas y ventanas cerradas, que lee y relee todos los días el instructivo para sobrevivir”, dice la activista cívica, también editorialista de El Norte.

“Tiene miedo porque a veces presiente que se está equivocando, pero no es capaz de comentar su soledad ni su miedo con otros. De este aislamiento afectivo surgen otras enfermedades sociales, como la avaricia, la competencia contra el hermano, la prepotencia.

“Creo que a todos nos hace falta pasar tiempo con nosotros mismos. Escucharnos en lo profundo. Entrarle al silencio”.


II Serás exigente con las autoridades
Hacer ver a los gobernantes que estamos al pendiente de sus acciones y omisiones es vital en la construcción de una nueva sociedad. Peticiones, reclamos, denuncias son el camino a seguir para mostrar nuestra inconformidad.

La lógica es muy sencilla: el ciudadano es el jefe y el gobernante está obligado a obedecer.
“Yo me asumo responsable y empiezo a construir a partir de demandar, primero que nada, entendiendo que soy el patrón y jefe de los funcionarios públicos”, afirma Tatiana Clouthier.

Hay que hacer uso de los organismos de denuncia a través de instancias de gobierno o particulares. Y también, crear algunas vías alternas. Una de ellas es buscar a quienes nos piden sonrientes el voto cada tres años, los diputados por ejemplo. No es complicado localizar su correo electrónico. Y exigirles que trabajen en nuestro favor.


III Te organizarás con otros ciudadanos
La apatía ciudadana no es un mal menor. La idea de que la participación individual es inútil para intentar cambiar los problemas comunes, aletarga a la ciudadanía. Algunos analistas políticos, sin embargo, señalan que un 20 por ciento de la población está interesada en la política y con ánimos de revertir la situación actual.

Ese porcentaje no tiene por qué permanecer tan bajo. Es obligatorio organizarnos para salir más rápido de la oscuridad.

“Sólo se organizan quienes creen en el futuro. La gente con esperanza se junta, reflexiona, toma decisiones. Quien ama a los niños y a las niñas debe estar organizándose para mejorar en algo, el entorno”, dice Ximena Peredo.

Las formas de organización, son múltiples y abarcan lo laboral, escolar, vecinal, cultural e intelectual, explica Xavier Araiza.

“Lo acabamos de ver en Francia: la gente se manifestó: no estamos de acuerdo con lo que quiere hacer el Presidente… salieron a la calle. Pero estamos hablando de una sociedad democrática, organizada, absolutamente distinta a lo que es México. Tenemos un rezago de democracia impresionante, pero ante la crisis en la que estamos ya no podemos seguir. O la enfrentamos y hay procesos democráticos abiertos, o estamos a la vuelta de un país militarizado”.

Tatiana Clouthier sugiere buscar a quienes tienen pensamientos afines y apoyarse en la tecnología para ello. “No estás solo. Trabaja de forma conjunta. Una de las maneras más maravillosas –que no teníamos en nuestro momento– son las redes sociales”.


IV Dejarás el rollo y entrarás en acción
¿Te crees un activista porque escribes tus opiniones en la sección de comentarios de un blog? Eso no basta. El compromiso ciudadano no debe limitarse a la protesta desde la computadora o la queja en la plática de sobremesa. Hay que hacer algo.

“(Tengo que) Asumirme responsable: yo puedo ser generador de cambio, en mi entorno inmediato y en mi entorno más lejano. Me quejo de la corrupción: ¿cómo me comprometo a no participar en ella? Tengo hijos en la escuela: ¿cómo le doy seguimiento para que se use bien el recurso que baja a la escuela? ¿Cómo no dejamos que esos espacios se queden abandonados, para reclamar los espacios públicos que son nuestros? Son acciones muy fáciles que podemos ir llevando a cabo”, dice Tatiana Clouthier.

Hay que tomar una posición social, sugiere Xavier Araiza. “Hacer una autorreflexión: yo qué estoy haciendo ante el problema social, el miedo, el futuro cerrado; y no quedarte en el lamento, en la crítica de lo que está pasando. Ir a la acción”.

Ramón de la Peña, rector del CEU, experto en educación y editorialista de El Norte, pone el ejemplo de los jesuitas, quienes primero apostaron por la educación y luego tomaron otra postura.

“Los jesuitas pensaban que poniendo escuelas y educando a los líderes se podía transformar el país. Pero rápidamente se dieron cuenta que no necesariamente los líderes educados en sus escuelas iban a actuar como buenos samaritanos para educar al país. Empezaron a cerrar escuelas y se fueron a trabajar con los que menos tienen, menos saben y pueden. Lo peor que puedes hacer es no hacer nada”.

La tarea de vencer la inercia del desánimo se antoja difícil en estos tiempos sombríos, apunta Ximena Peredo.

“Sin embargo, es mucho más sencillo y gratificante construir lazos de amistad cívica con otros para que el andar sea, en sí mismo, una renovación personal y colectiva”.


V Tomarás el poder
Las palabras político y gobernante suelen dar náuseas a los mexicanos. Es inevitable ligarlas a otras palabras odiosas como corrupción, mentiras, arribismo, impunidad, fraude, decepción, enriquecimiento, cinismo.

Sin embargo, en una república democrática como la que aparentamos tener, es inevitable lidiar con ellos en aras de mejorar nuestras condiciones.

Tatiana Clouthier, quien renunció al PAN por defender sus convicciones, aboga por las candidaturas ciudadanas como una vía para mejorar el rumbo.

“No es el pilar para la solución, pero al existir las candidaturas ciudadanas se obliga a los partidos a que tengan que hacer su chamba a la hora de seleccionar, porque ya ven que hay otro camino dispuesto. Es abrirles a los partidos la competencia real. Y los obligas a mejorar los procesos de selección, a poner mejores hombres y mujeres como candidatos”.

Araiza también coincide en que la ciudadanía puede llegar al poder, pero señala que hay que estar atentos a esta nueva figura (la candidatura ciudadana) que parece se pondrá en boga.

“Es muy delicado, imagínate un candidato ciudadano apoyado por Televisa… tiene que haber un sustento cultural y ético. Hay que ver quién tiene mínimamente coherencia para tratar de cambiar las cosas. Hay gente que no está en partidos políticos que hace política, los cuales pueden ser candidatos y garantizar una coherencia”.


VI Apagarás la tele
La televisión educa a nuestra sociedad. Y si Chavana y Recta son los modelos televisivos con mayor impacto en Monterrey, ¿qué nos podemos esperar?

Una población alejada de los libros y la cultura (como lo indican reiteradamente diversas encuestas) recurre a la pantalla chica como fuente de entretenimiento e información casi única.

“Los medios han agudizado mucho ese sentido de desesperanza”, dice Ramón de la Peña. “Hay que equilibrar y lanzar mensajes. Usar como proceso educativo a la sociedad, no solo sacar la escena donde están los muertos, las balas, la destrucción”.

Xavier Araiza, mientras tanto, señala que los medios de comunicación, principalmente los televisivos, hacen espectáculo de todo.

“Los medios inhiben el razonamiento, la crítica, la polémica, la diversidad, y además todo lo convierten en espectáculo, hasta cuando hablan de pobreza o de un asesinato. Y nunca sabemos por qué se dan los fenómenos: ¿qué hay detrás de una mujer que mata a las hijas y luego se suicida? Nada más aparece la nota amarillista”.

“Hay que apagar la tele”, enfatiza, sin rodeos, Ximena Peredo. “Quienes solo tenemos servicio de televisión gratuita, estamos condenados a la intoxicación moral. Los productores, casi todos, han perdido los escrúpulos. Creen que nos gusta la basura y compiten por ver quién ensucia más la pantalla. Se encargan de manipular la realidad haciéndonos creer que la realidad se concentra en la pantalla.

“Los noticieros son ahora programas de entretenimiento que obedecen a intereses de la empresa. Todas las mañanas prescriben la dosis de indignación y de miedo que deciden inyectar al espectador”.


VII Honrarás a la familia
Aunque suene a slogan trillado, el núcleo familiar influye mucho en la cohesión social. Los hogares desintegrados son caldo de cultivo para deserción escolar, adicciones y violencia. No es difícil advinar de dónde surgen tantos sicarios, halcones y narcomenudistas.

Y ojo: el machismo arraigado en nuestra sociedad ha afectado al pilar principal de la mayoría de los hogares: la mujer.
Además de la violencia física y psicológica que en números alarmantes se ejerce sobre ellas, las discriminaciones laborales permanecen, aunque se ha visto que su eficacia en el trabajo en muchas ocasiones es superior a la de los hombres, incluso –o sobre todo– en cargos públicos.

El ingeniero De la Peña, experto en la materia, ofrece datos sorprendentes que clarifican el panorama: el nivel educativo de la mamá influye mucho en los estudios de los hijos.

“En familias con una mamá sin educación básica, sólo el 2 por ciento de los hijos llega a la universidad. Con una mamá con secundaria terminada, el 28 por ciento de los hijos llega a la universidad (esto es catorce veces más).

“Si una mamá tiene bachillerato o profesional, entre el 75 y 80 por ciento de los hijos llegan a la universidad”.

De la Peña sugiere: “Vamos a echarle ganas a que, sobre todo las mamás, tengan la educación primaria terminada. Si educo a un hombre, educo a un buen empleado. Si educo a una mamá, educo a una familia entera. Históricamente las restricciones que han tenido (ellas) son terribles. Vamos a cambiar eso”.

Además, habría que romper con algunos estereotipos de familia que muchas veces son perjudiciales, plantea Ximena Peredo.

“La idea de que todos nacimos para cumplir ciertas obligaciones, como casarse y tener hijos, es uno de los malentendidos que más dolor ha provocado en el ser humano y en el planeta. Muchas familias resultan verdaderos infiernos para sus integrantes y esto es, en parte, porque la familia nació por accidente o inercia y no por convicción e ilusión.

“A las nuevas generaciones nos toca cuestionar y romper con estas inercias para, si así lo decidimos, construir familias amorosas, en donde aprendamos a dialogar, a cuidar el planeta y a gozar de la vida, o bien, vivamos nuestra vida sin reproducirnos, gozando la certeza de saber lo que queremos y lo que no.

“La familia debería de acompañar al individuo hacia su libertad, sin embargo, muchas veces es la escuela para competir, para sentirse culpable, para desconfiar”.


VIII Enfrentarás el miedo
¿A quién le conviene que los ciudadanos seamos una bola de miedosos?

Cierto, no se requiere salir a la calle para, a cualquier hora del día, escuchar autos a toda velocidad, sirenas, helicópteros, disparos. Las víctimas inocentes de “la guerra contra el crimen organizado” están frescos en nuestra memoria con una advertencia: esto me puede pasar a mí o a mis cercanos.

¿Cómo afrontar el miedo?

“El miedo es un pensamiento. Si nosotros sustituimos ese pensamiento, podremos salir adelante. A final de cuentas tenemos miedo, porque sales a la calle y te pueden matar como mataron a Lucy, pero pongámosle una causa al miedo”, dice Tatiana Clouthier.

Señala que hay que tratar de llevar una vida normal, aunque con precauciones: tal vez dejar de acudir a ciertos lugares; hacer fiestas en casa y no en los antros, o empiezas a visitar lugares con mejores medidas de seguridad.

“Hay una modificación (de las costumbres), pero no hay un acceder a que ellos (los malos) te ajusten la vida, sino yo ajusto mi vida y voy haciendo adecuaciones”, menciona.

Una pregunta que habría que hacernos, comenta Ximena Peredo, es si este temor es consecuencia de no vivir como nos gustaría.

“Si pensamos nuestra vida como una cadena de obligaciones por cumplir, es seguro que tendremos miedo. En cambio, si concebimos nuestra vida como una experiencia única y diaria, disfrutaremos sin lastres el presente. El ser humano es tan poderoso en su corazón y en su mente, que podría dejar de temer incluso a la propia muerte”, señala.

Xavier Araiza va más allá: “Quienes quieren controlar autoritariamente, militarmente esta sociedad, están induciendo miedo; además de lo real, las balaceras, los ejecutados.

“El miedo es un instinto primario que hay que mantener, porque te aguza los sentidos. Pero el miedo llevado al paroxismo, a la paranoia, te paraliza. Los grandes dictadores (Hitler, Mussolini) trabajan con el miedo en la sociedad. Es un asunto complicado que hay que analizar política, sociológica y psicológicamente”.


IX Impulsarás la educación para todos
“El menos educado es el que gana menos dinero. Es el que menos capacitación recibe, es el que más hijos tiene, es el que menos accesos a servicios de salud de primer mundo tiene y además vive en un ambiente francamente degradado”, apunta con dureza Ramón de la Peña, quien bastante sabe del tema.

Es claro que impulsar la educación resulta fundamental para intentar modificar, a mediano y largo plazo, lo que estamos viviendo. Invertir en educación genera mayores dividendos que invertir en armas para el Ejército, por ejemplo.

¿Pero qué ocurre con quienes hoy estudian y deberían ser, desde ya, factores de cambio? Existe, en lo general, indiferencia, apatía, mediocridad (ir pasando las asignaturas escolares o realizando servicios sociales sacando copias o contestando teléfonos).

Hay también, por supuesto, estudiantes excelentes al margen de la política y otros que quieren tratar de hacer algo desde la trinchera estudiantil… y son reprimidos.

“Cuando pasó el asunto de los estudiantes del Tec, un grupo de jóvenes intentó hacer al interior un performance, algo sencillo, y les llamaron la atención. En la Uni, un grupo de jóvenes que ha querido llamar la atención del Gobernador, quien no está haciendo nada en cuestión de seguridad, fueron amonestados”, comenta Tatiana Clouthier.

Xavier Araiza aboga porque las escuelas se conviertan en lugar para que surjan las ideas, las propuestas, las acciones.

“La palabra universidad te lo dice, lo que debe ser el pensamiento, el crisol de la investigación, de la crítica, de la autorreflexión.

“Tenemos intelectuales muy conservadores, que no son más que cajas de resonancia de las ideologías económicas y sociológicas que le sirven a este capitalismo. Capitalismo en función de lo que deja dinero. Y rásquese como pueda el tema social, el colectivo, los espacios públicos”, señala.

La visión humanista de Ximena Peredo apunta a revalorar la educación sentimental, sin descuidar, claro, el tema de que la educación básica en México sea deplorable.

“Últimamente me he dado cuenta que la educación formal inhibe nuestra creatividad. Nos recorta a todos con el mismo estilo, nos alimenta con los mismos anhelos que, al paso del tiempo, se convierten en obsesiones que devienen en frustraciones. Lo que necesitamos los profesionistas y los analfabetas es revalorar la educación sentimental.

“Llenar a los individuos de conocimientos no siempre los transforma en mejores personas. Aunque, por otro lado, y esto es una tragedia nacional, el nivel académico en primarias y secundarias está por los suelos. Los niños y las niñas tienen derecho a saber miles de maravillas que no están aprendiendo por muchas razones, pero subrayo una: Elba Esther Gordillo”.


X Santificarás el arte y la cultura
“Estoy convencido que alguien que de adolescente o de niño haya leído a Salgari, a Verne, a Mark Twain, a Balzac no se va a volver un sicario; su palabra está empeñada. El honor está en nuestras vidas y corazones gracias a esa literatura, a Robin Hood, a Los tres mosqueteros, a El Conde de Montecristo”, comentó el escritor y promotor cultural Benito Taibo a LA ROCKA durante su visita a la Feria del Libro de Monterrey 2010 promoviendo su novela Polvo.

Dice Ximena Peredo: “Cuando la persona se asume como creadora, ya sea con plastilina, con un tambor, un crayón, óleo o con una cámara, el individuo se siente parte de una armonía especial.

“No es necesario que todos lean a los autores de culto, sino que todos tengamos acceso a elegir las expresiones artísticas que nos hagan vibrar, ya sea como ejecutantes o como consumidores. Yo no temo a la banda ‘colombia’ que sabe bailar tan sabroso y que mejora el ánimo de los camiones con su ritmo; yo más bien temo a quien es incapaz de expresar lo que lo constituye como persona”.

El arte, pues, sensibiliza, alimenta el espíritu, ofrece oportunidades de expresión, mueve conciencias. ¿Cómo acercarlo a la gente?

“Los artistas: músicos, pintores, bailarines, escritores, tenemos que ver cómo nos manifestamos y difundir la música, la pintura, la literatura en los espacios que podamos”, señala Xavier Araiza. “Creo que la educación y la cultura, en un espacio abierto donde haya apoyo económico y político de los gobernantes, pueden empezar a cambiar la inercia que tenemos de violencia. Como se experimentó en algunos otros lados, en ciertas partes de Colombia, por ejemplo. Si seguimos temerosos de expresarnos, no va a pasar nada”.


Los entrevistados
Tatiana Clouthier.- Activista política, integrante de la organización cívica Evolución Mexicana, heredera de una tradición de lucha por la democracia.
Xavier Araiza.- Editorialista, dramaturgo y promotor artístico. Propietario del espacio cultural Gargantúa
Ramón de la Peña.- Maestro, exrector del ITESM - Campus Monterrey, editorialista en El Norte, actual rector del CEU.
Ximena Peredo.- Editorialista de El Norte, escritora, activista ciudadana.
 

Artículo publicado originalmente en la edición impresa No. 132, febrero de 2011.

10 mandamientos para NL
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTARÁN TAMBIÉN DOCUMENTAL.-  La marcha de...
CONTINÚAN ACTIVIDADES.- Las actividades en torno...
¿QUIÉN COMENZÓ A CONTAR LOS...
EL SABOR DE LA VIOLENCIA.-  De...
HABRÁ FERIA EN LA ALAMEDA.- El...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...