Llegó al IEJ hambriento de éxito

Si de comer bien y con excelente compañía hablamos, el ejemplo lo pone el encargado del despacho del Instituto Estatal de la Juventud, Francisco Salazar Guadiana: en menos de un año, el funcionario ya demostró su gran apetito... por la promoción personal.

El funcionario ha sido cuestionado numerosas ocasiones desde que, en febrero de 2011, asumió el cargo por voluntad de su amigo Rodrigo Medina, presumiblemente para enfilarlo a una candidatura a diputado local.

Sin experiencia en el rubro ni preparación académica especializada, y sin ser “joven” de acuerdo al estándar que maneja el propio Instituto (el límite es 29 años, él ronda los 40), Salazar Guadiana nada ha hecho para disminuir las críticas. 

Por el contrario, sus gastos en comidas y cenas (a cargo del erario) indican que el funcionario designado para atender a los jóvenes de Nuevo León seguramente tiene un objetivo paralelo, pues no escatima en la promoción personal.

Un botón de muestra: En marzo de 2011, a un mes de tomar posesión, Salazar Guadiana se reunió con un periodista del diario Milenio en la cantina La Nacional, famosa por sus ricos guisos y precios que no cualquier bolsillo puede cubrir. Lo invitó a comer básicamente para hacer “relaciones públicas” personales.

La reunión está consignada en el renglón de Transparencia del Gobierno del Estado, pero allí dice que el funcionario citó al periodista para “publicidad de campaña Impulso México”, lo cual es una mentira, como lo aclaró el colega (omitimos su nombre porque no merece una mancha al citarse en la falsedad de Salazar Guadiana; sin embargo, se puede consultar en los registros de Transparencia).

El monto que los ciudadanos pagamos por esa comida de relaciones públicas se desconoce, ya que el Instituto, en violación al espíritu de la ley de Transparencia, suele reportar varios gastos individuales aglutinados en un sólo renglón.

Frank Salazar (así le dicen) es un “papá guapo y joven que nos deleita por la ciudad con su paterna presencia”, según la descripción de la revista de socialitos Chic -en la que aparece en portada-; sí, es un papá que se rige por las tendencias actuales de mercadotecnia política.

Porque si de ‘vender’ su imagen se trata, Frank no sólo aparece en primer cuadro de los videos y álbumes de fotografías en el Faceboook del Instituto en los cuales presume logros como llevar miles de juguitos Fruti King a una colonia marginada, actividad denominada ‘Que Nuevo León no tenga sed’.

También se cita con empresarios, periodistas, académicos, directivos de asociaciones, conductores de televisión y servidores públicos en restaurantes cuyos gastos son cubiertos, como es costumbre, por los ciudadanos.

La práctica no está penada en sí misma, pues en cualquier nivel de Gobierno los funcionarios ejercen gastos de representación; por ello se registran en el apartado de Transparencia.

Sin embargo, llama la atención que durante los doce meses del 2010, año en el que Salazar aún no era el encargado del IEJ, el organismo destinó a dicho rubro 20 mil 437 pesos.

Al tomar la dirección el amigo del Gobernador Medina, los gastos de alimentación y representación se dispararon al triple en solo ocho meses (de febrero a septiembre; el último trimestre del 2011 aún no se reporta a Transparencia, el aumento podría ser mayor).

El costo total de las comidas y “gastos de representación” que el Instituto Estatal de la Juventud ha registrado en el periodo disponible suma 60 mil 622 pesos, de los cuales 39 mil 014 pesos son específicamente de las reuniones que Salazar realiza con motivos diversos que en general se reconocen como relaciones públicas.

Por ejemplo, en el mes de marzo del 2011, el “Hombre de éxito” llevó a cabo reuniones que tuvieron un costo de poco más de 10 mil pesos.

Algunas de las comidas, claro, más costosas que otras porque, como dice el popular dicho, “según el sapo, la pedrada”. Frank Salazar destinó $880 pesos para una comida con un grupo de chavos de break dance, sin embargo, cuando se reunió con Jesús Saveedra, representante de Red Bull, gastó $1’500 pesos, casi la misma cantidad de la minimulta que le aplicó la Comisión Estatal de Transparencia y Acceso a la Información Pública por ocultar la información que le había solicitado una diputada panista.

“En nuestro Estado no hay excusas, hay oportunidades, y nosotros se las ponemos en la mesa”, dijo Frank en alguna entrevista, refiriéndose al trabajo que realiza en el Instituto Estatal de la Juventud. No detalló a quién le ponía las oportunidades en la mesa, pero al ver los gastos de comida podemos darnos una ligera idea...

¿Estará hambriento de un escaño en el Congreso local? En mayo del 2011 gastó $13 mil 395 pesos en quedar bien con otros.

Algunas de las reuniones que sostuvo Salazar fueron por “agradecimiento”, como detallaron en Transparencia, tal es el caso de la reunión con el equipo de producción del programa de televisión @Red.

También se invitó a comer a José Antonio Treviño Roble, alias “Recta”, con la excusa del evento Bboy City. La cita con “Recta” le costó al Instituto $1,049 pesos, prácticamente nada si la finalidad era que la ciudadanía conociera el rostro de Frank Salazar, perdón, la labor del Instituto...

Entre la lista de quienes han tenido la suerte de comer a expensas del erario por invitación ya sea del mismo Frank Salazar o por parte de su equipo, también figuran Enrique González, de Locatel; Laura Chávez, editora de la revista Chic (“para publicidad de evento”), y Sergio Ganem, de Fuerza Regia, entre otros.



Entrando y gastando
Al llegar al IEJ en febrero de 2011, los gastos de representación se dispararon.
Gastos de representación y alimentación en 2010: $20 mil 437 pesos
Gastos de representación y alimentación de febrero a septiembre 2011: $60 mil 622 pesos.
*Toda la información está disponible en Transparencia del micrositio del Instituto Estatal de la Juventud en la página web del Gobierno de Nuevo León.

‘Juventino’, otro caso
Frank Salazar también fue objeto de críticas en julio del año pasado cuando el Instituto inició la práctica de obsequiar ‘preseas’ a personajes y ganadores de concursos. Lo malo es que el detalle era un muñequito muy parecido al flamante funcionario. Ante las acusaciones de estar realizando promoción personal con recursos públicos, al tal ‘Juventino’ le cambiaron el color de pelo. 

¿Hombre o hambre?
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTARÁN TAMBIÉN DOCUMENTAL.-  La marcha de...
CONTINÚAN ACTIVIDADES.- Las actividades en torno...
¿QUIÉN COMENZÓ A CONTAR LOS...
EL SABOR DE LA VIOLENCIA.-  De...
HABRÁ FERIA EN LA ALAMEDA.- El...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...